Hoy la Iglesia celebra el nacimiento de san Juan Bautista, el único santo al que los católicos festejan dos veces en el año…Presentamos aquí algunas curiosidades sobre el precursor de Cristo, quien fue primo de Jesús.

 

San Juan el Bautista, primo de Jesús, tuvo un papel importante en la historia de la Salvación, ya que fue el precursor de Jesucristo, es decir, quien preparó el camino. Por tanto, fue el ultimo profeta en anunciar la llegada del Mesías.

Presentamos 12 curiosidades sobre la vida de este santo, que quizá desconocías

 

  1. La Iglesia celebra normalmente la fiesta de los santos el día de su nacimiento a la Vida Eterna, que es el día de su muerte. En el caso de san Juan Bautista se hace una excepción y se celebra también el día de su nacimiento terrenal. Por lo tanto san Juan Bautista tiene dos fiestas a lo largo del año: el día de su nacimiento, que es el 24 de junio, y el día de su  muerte, que es el 29 de agosto. Es decir es el único santo de quien se celebra su natividad y su muerte.

Se celebra el 24 de Junio el día de su nacimiento para resaltar que nació 6 meses antes que Jesús. Si haces cuentas, verás que después del 24 de Junio, día de San Juan Bautista, son 6 los meses los que quedan para la Navidad

 

  1. San Juan Bautista fue santificado en el vientre de su madre. Cuando la Virgen María, embarazada de Jesús visita a su prima Isabel, según el Evangelio, estando aún en el seno materno, al quedar lleno del Espíritu Santo, exultó de gozo por la próxima llegada de la Salvación del género humano. Su nacimiento profetizó la Natividad de Cristo, el Señor y su existencia brilló con tal esplendor de gracia, que el mismo Jesucristo dijo no haber entre los nacidos de mujer, nadie tan grande como Juan el Bautista.

 

  1. En la fiesta de la natividad de san Juan Bautista, el 24 de junio, se conmemora el nacimiento terrenal del precursor. Es digno de celebrarse el nacimiento del precursor, ya que es motivo de mucha alegría para todos los hombres tener a quien  corre delante para anunciar y preparar la próxima llegada del Mesías, o sea, de Jesús. Fue una de las primeras fiestas religiosas y en ella la Iglesia nos invita a recordar y poner en práctica el mensaje de Juan.

 

  1. Al igual que Jesús, San Juan el Bautista recibe su nombre por mandato divino, a través del mismo ángel, el arcángel Gabriel. Había encargado a Zacarías, padre de san Juan bautista, ponerle por nombre Juan. Con el nacimiento de Juan, Zacarias recupera su voz, que perdió al dudar de las palabras del ángel y lo primero que dice es: “Bendito el Señor, Dios de Israel”.

 

  1. Jesús nació de una virgen  y san Juan Bautista de una estéril. Isabel, la prima de la Virgen María, estaba casada con Zacarías, quien era sacerdote. No habían podido tener hijos y ya estaban en edad avanzada, pero no se cansaban de pedírselo al Señor.
  2. Juan creció muy cerca de Dios, cuando llegó el momento, anunció la venida del Salvador, predicando el arrepentimiento y la conversión y bautizando en el Río Jordán. Juan Bautista es el precursor, es decir, el enviado por Dios para preparar el camino al Salvador, por lo tanto es el último profeta con la misión de anunciar la llegada inmediata de El Salvador.

 

  1. Juan iba vestido de pelo de camello, usaba un cinturon de cuero y se alimentaba de langostas y miel silvestre. Venían hacia él los habitantes de Jerusalén y Judea y los de la región del Jordán. Juan bautizaba en el Río Jordán y la gente se arrepentía de sus pecados, predicaba que los hombres tenían que cambiar su modo de vivir para poder entrar en el reino que ya estaba cercano.

 

  1. El primer mensaje que daba Juan Bautista era el de reconocer los pecados, pues para lograr un cambio hay que reconocer las fallas. El segundo mensaje era el de cambiar la manera de vivir, esto es, el de hacer un esfuerzo constante para vivir de acuerdo con la voluntad de Dios. Esto serviría de preparación para la venida del Salvador. En suma, predicó a los hombres el arrepentimiento de los pecados y la conversión de vida.

 

  1. Fue testigo de la verdad hasta la muerte. Murió por amor a ella.

Herodías, la mujer ilegítima de Herodes, pues era en realidad la mujer de su hermano, no quería a Juan el Bautista y deseaba matarlo ya que Juan repetía a Herodes: ‘No te es lícito tenerla (a la mujer de su hermano)’. La hija de Herodías en el día de cumpleaños de Herodes, bailó y agradó tanto a su padre, que éste juró darle lo que le pidiese. Ella, aconsejada por su madre, le pidió la cabeza de Juan el Bautista. Herodes se entristeció, pero por el juramento hecho mandó que le cortaran la cabeza a Juan el Bautista, que estaba en la cárcel.

 

  1. La vida de Juan el Bautista nos enseña a cumplir con nuestra misión que adquirimos el día de nuestro Bautismo: ser testigos de Cristo viviendo en la verdad de su Palabra, transmitir esta verdad a quien no la tiene por medio de nuestra palabra y ejemplo de vida. A ser piedras vivas de la Iglesia.

 

  1. San Juan el Bautista nos enseña a reconocer a Jesús como lo más importante y como la Verdad que debemos seguir. Nosotros lo podemos recibir en la Eucaristía todos los días, nos hace ver la importancia del arrepentimiento de los pecados y cómo debemos acudir con frecuencia al sacramento de la Confesión.

 

  1. Podemos atender la llamada de Juan Bautista reconociendo nuestros pecados, cambiando nuestra manera de vivir, y recibiendo a Jesús en la Eucaristía, el examen de conciencia diario ayuda a la conversión, ya que con este estamos revisando nuestros comportamientos ante Dios y ante los demás.

(Tomado de Tekton centro televisivo)