Ana María Ibarra

Para reflexionar y hacer programación en torno a la Pastoral Juvenil y de adolescentes, los obispos de la Provincia Eclesiástica Chihuahua se reunieron el pasado viernes 8 de febrero en la Diócesis de Ciudad Juárez con sus respectivos equipos de trabajo.

Participaron en esta reunión el arzobispo de Chihuahua, y los obispos de Parral, Nuevo Casas Grandes y la Tarahumara. El obispo de Ciudad Juárez tuvo como representante al padre Salvador Magallanes, asesor diocesano de la Pastoral Juvenil.

Riqueza de la Iglesia

Monseñor Constancio Miranda, arzobispo de la Arquidiócesis de Chihuahua, dijo en entrevista que los obispos de la provincia se reúnen seis veces al año para tratar temas ordinarios de las diócesis.

“Este tema (de los jóvenes) nos interesa mucho por el pasado Sínodo y la Jornada Mundial de la Juventud, sobre todo porque la Iglesia tiene un gran porcentaje de personas jóvenes que trabajan para ella. Nuestra inquietud es saber atenderlos, queremos estar con ellos, que sean protagonistas de la Iglesia”, dijo.

Explicó que la Provincia Eclesiástica de Chihuahua siempre se ha destacado por involucrar a los jóvenes, aunque reconoció que nunca deben estar tranquilos en cuanto a este tema.

“Al hablar de jóvenes nunca debemos creer que ya está todo solucionado. Nuestra actitud es de estar atentos, de estar sirviendo de la mejor manera. La presencia de los jóvenes enriquece a la Iglesia, por eso debemos de darles lugares protagónicos”, advirtió.

“El mensaje es que sigamos adelante, necesitamos de su consejo, de su cercanía, de su oración, de su servicio, estamos dispuestos a seguir llevando a cabo la pastoral de toda la provincia”, finalizó.

Trabajo provincial

Mientras los obispos se reunían a puerta cerrada, asesores y agentes de Pastoral Juvenil de las diócesis revisaron los acuerdos a los que llegaron en la pasada reunión y observaron que sólo se cumplieron dos de ellos. No obstante, pudieron descubrir que el trabajo como provincia puede redundar en riqueza pastoral.

“Vimos la necesidad de reunirnos más frecuentemente. Analizamos nuestras necesidades, nuestros temores, nuestras realidades como diócesis. Aunque somos distintos hay muchas semejanzas”, dijo el padre Salvador Magallanes, asesor de Pastoral Juvenil en la diócesis local.

Los asistentes acordaron revisar una propuesta de trabajo provincial que se trabajará en la siguiente reunión a realizarse 22 y 23 de marzo en Chihuahua capital.

“Hay mucha riqueza en los asesores y en los coordinadores juveniles, están muy preparados, apasionados, analíticos, críticos inclusive. Las aportaciones de los señores obispos fueron muy adecuadas, están muy abiertos, con mucha sencillez y disposición de trabajar con nosotros”, finalizó el padre Salvador.

 

Conclusiones

En el encuentro de los obispos con los agentes de Pastoral Juvenil se presentó una propuesta de estructura de la Pastoral Juvenil a nivel provincia, además de la necesidad de analizar las realidades juveniles de cada diócesis para fortalecer el trabajo en los grupos.

“Queremos trabajar de la mano con ustedes. Dios nos bendijo al ponerlos en nuestras diócesis. Vamos a ser muy prudentes y descubrir en qué necesitamos ese acompañamiento para que sea más preciso”, expresaron los jóvenes.

Por su parte, los obispos ofrecieron su acompañamiento y los invitaron a actualizar el trabajo pastoral con jóvenes, para responder a las necesidades más urgentes. También encomendaron salir en busca de aquellos jóvenes que no están dentro de la Iglesia, así como llegar a los matrimonios jóvenes.

Compartir