Entrevista al padre Andrés Esteban López, quien impartió en Ciudad Juárez la conferencia “La gran batalla espiritual”

Blanca Alicia Martínez
Seguir el ejemplo de Jesucristo, tomar las armas de la fuerza del bien para oponernos al mal que se nos presenta en nuestra vida es lo que implica el combate espritual, una acción propia de la vida cotidiana de todo cristiano, pero que se refuerza en el tiempo litúrgico de la Cuaresma que nos llama a la conversión.
EL padre Andrés López, sacerdote de la Arquidiócesis de México, licenciado en Teología por la Universidad Católica Lumen Gentium es un experto en ética y humanidades, quien ha colaborado en exorcismos.
El sacerdote fue uno de los expositores del Congreso Binacional Pro vida que se realizó en Ciudad Juárez, evento donde Periódico Presencia lo entrevistó
Licenciado en Economía y en Filosofía, especialista en Ética, Maestro en Humanidades (Estudios Tomistas), el padre Andrés respondió así a las preguntas de Presencia, luego de presentar la conferencia “La gran batalla espiritual”:

¿Qué es el Combate Espiritual, y porque es importante para los cristianos?
Nuestro Señor Jesucristo antes de predicar el evangelio, se retiró 40 días al desierto en los que a a través de la oración y el ayuno se preparó para su misión, y combatió contra Satanás que se acercó para tentarlo. El Combate Espiritual no es otra cosa que seguir el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo y tomar las armas del cristiano para que a través de la fe, la oración y el ayuno y de la santa caridad, podamos oponer al mal que se nos presenta en nuestra vida, la fuerza del bien y resistir con la gracia del Espíritu Santo.

¿Cuál es el fin último de este combate?
Es para cada uno de nosotros, la Gloria de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, el amor del Padre, poder vivir en la comunión con el Espíritu, alcanzar la vida eterna, hacia allá nos dirigimos y para alcanzar esa gran cima, esa gran victoria, tenemos que llevar esa gran cruz sobre nuestros hombros y dar este combate.

¿Cómo se relaciona el combate espiritual con la Cuaresma?
Todo cristiano esta en combate espiritual permanente, por eso somos iglesia militante y como bautizados y confirmados reafirmamos nuestro compromiso para oponerle a las obras de la carne y del mundo, de satanás, nuestra firme convicción de seguir a Jesús, esa es la victoria que vence el mundo, nuestra fe, pero de modo particular, cada año la cuaresma, la iglesia nos llama a dedicarnos con mayor esmero con mayor fuerza y dedicación a la penitencia y a la oración para convertirnos más profundamente hacia el Señor.

¿Cuáles serían las armas en concreto para realizar este combate y tentaciones?
En primer lugar, vida sacramental, la confesión que nos reconcilia con Dios, nos repara nuestras heridas, sana nuestra alma cuando está enferma, le devuelve la vida cuando está muerta a causa del pecado grave, la comunión eucarística que nos une a Jesús, de un modo inefable nos fortalece y nos ayuda a vencer con él, y resistir el mal, y la oración en los momentos especialmente de prueba, la oración en la súplica confiada a Dios, espontanea, nuestro corazón, pedirle que en su misericordia nos sostenga, desde luego la oración del Santísimo Rosario, el arma predilecta de todos los santos con los que han dado el combate espiritual, la meditación de la palabra de Dios, con la que Jesús venció también el mal de las tentaciones en el desierto, las obras de caridad, entre ellas la limosna, pero no solo la limosna, sino cualquier obra sincera de amor al prójimo, todo eso son medios que están a nuestro alcance, todos podemos tomar y ejercer inmediatamente y que nos llevan hacia el Señor.

¿Es posible la perfección cristiana?
Claro que es posible, y no solo es posible, sino que es un mandato de Jesús, Jesús dice, sean perfectos como mi Padre Celestial es perfecto, sean santos como Dios es Santo y para el hombre es imposible por nuestra herida que llevamos a causa del pecado, nuestras inclinaciones desordenadas, pero nuestro Señor Jesucristo, Él nos da la gracia de su Santo Espíritu para hacer lo posible en nosotros esa vida divina que consiste en la perfección, en la santidad y caridad.

Algunos consejos para el combate espiritual

¿Podría darnos algunos consejos concretos para esta Cuaresma en este sentido?
Quisiera invitarlos a todos a que vivíamos la cuaresma como una verdadera invitación y llamado personal a la conversión, es urgente que nos convirtamos hacia el Señor y que queramos realmente transformar nuestra vida y nuestro corazón, expulsar de nuestro corazón todo lo que nos aparta de Dios, a veces llevamos odio, rencores, resentimientos, vicios y si no nos tomamos con seriedad nuestra propia salvación, para expulsar esos vicios de nuestra vida, para sacar el odio y el egoísmo, envidia, nuestra vida se nos ira con ese defecto que no nos dejara vivir en plenitud las bienaventuranzas que Dios nos ofrece y que nos pone en riesgo la vida ; primero, como consejo piensa primero qué quieras dejar, qué quieres abandonar , a qué necesitas morir en esta Cuaresma y decidirte a hacerlo, toma las armas para el combate y ejércelas, para que al final de la cuaresma renovado en tu bautismo, en la Pascua, puedas gozar de la gloria que el Señor nos ofrece en su resurrección.

¿Algo que desee agregar?
Quisiera decirles, que tenemos en la inmaculada Concepción de María, nuestra gloriosa Señora, la victoria asegurad en el combate espiritual, porque en ella el mal nunca ha vencido, nunca la ha tocado, nunca la ha herido, y cada vez que la invocamos en nuestra vida, esa victoria también se hace presente en nosotros, ella nos forma, nos forja para que podamos participar de lo que Dios ha hecho en ella preservándola del pecado también en nosotros purificándonos de nuestras culpas y renovándonos por la santidad del Espíritu que obra en nosotros

Compartir