También llegaron nuevos sacerdotes franciscanos a la diócesis…

 

Con la ordenación sacerdotal de seis nuevos presbíteros para la diócesis, vinieron algunos cambios de servicio en parroquia, los cuales fueron dados a conocer por el obispo don José Guadalupe Torres Campos en la junta de Presbiterio del pasado martes 12 de septiembre.

A los nuevos sacerdotes el obispo les asignó los siguientes destinos: Fernando de Santiago, como vicario de la parroquia Santa María Magdalena, en  Ciudad Ahumada; Víctor Vega en el equipo formador del Seminario; Gary Eduardo Reyes sera vicario de la parroquia Santa Cecilia, Jesús Caldera fue nombrado vicario de San Martín Obispo y Víctor Ortega fue nombrado vicario de Catedral, en sustitución del padre Fernando Valle, quien fue nombrado vicario de Santa Teresa de Jesús.

El padre Jesús Salinas va como vicario a la parroquia San Pedro de Jesús Maldonado, que además tiene como nuevo párroco al padre Carlos Daniel López, ya que su anterior párroco, padre Armando Delgado, fue enviado a servir como cabeza de la comunidad parroquial Jesús Príncipe de la Paz.

Otro nombramiento que ya había dado a conocer el obispo es el del padre Mariano Miranda, sacerdote de la Orden de canónigos Regulares de la Santa Cruz, quien fue nombrado vicario de san Martín Obispo.

 

Padre Villa se reintegra

En esta junta el obispo anunció que el padre Héctor Xavier Villa, quien regresó hace un mes de Roma al haber concluído su compromiso en el Colegio Mexicano, ahora será párroco de Nuestra Señora del Rosario, ya que el padre Gregorio Ciria presentó su renuncia por límite de edad.

El padre Villa también fue designado por el obispo como asesor de la formación permanente de los sacerdotes en todas las etapas, desde el Seminario en lo vocacional, pero de manera especial con los sacerdotes, que ahora están divididos por grupos de edad.

 

Llegan Franciscanos

Igualmente se informó sobre la llegada de nuevos sacerdotes franciscanos a la diócesis: Francisco García Martínez será el nuevo pearroco de Mártires Mexicanos y Miguel Angel Galarza, quienes se unen al trabajo del padre Mauro Muñoz, quien seguirá sirviendo en la parroquia, ahora como vicario.