Ana María Ibarra

En el marco de su fiesta patronal, la comunidad parroquial de San Martín Obispo recibió la presencia del obispo diocesano, don J. Guadalupe Torres Campos, quien bendijo la imagen de su santo patrono, realizada por el fraile benedictino coautor del diseño de la Basílica de Guadalupe.

Fue el pasado 18 de noviembre cuando el templo parroquial lució completamente lleno durante la misa de acción de graciascon celebrada por los sacerdotes, Héctor Aguilar, párroco de la comunidad, Manuel Bañuelos Mariano Miranda y Jesús Caldera, vicarios.

 

Llamado a la santidad

Agradecido por la invitación, monseñor Torres Campos ofreció la Eucaristía por toda la comunidad parroquial de San Martín Obispo, por las familias y por la paz.

Enseguida el obispo pronunció la oración de bendición de la imagen de San Martín Obispo, para luego incensarla, mientras algunos miembros de la comunidad colocaban flores frente a ella.

“Hoy nos alegramos como comunidad, como parroquia, como Iglesia. El Señor nos llama para que vayamos viviendo la santidad en la sencillez de la vida y hoy nos alegramos por confiarnos este don”, dijo el obispo en su homilía, en la que resaltó que la santidad es vocación que es para todos.

El obispo resaltó la santidad de San Martín Obispo y  motivó a la comunidad a seguir sus pasos.

“Nos alegramos por este ícono que viene a darle el sello de identidad de un pueblo. San Marín Obispo, un ejemplo de vida y de santidad. Pidámosle nos muestre el camino de la santidad y nunca apartarnos”, invitó.

Así mismo, resaltó dos aspectos de la santidad: la alegría y el servicio.

“Caminen con alegría en la entrega, en la donación. Martín fue un batallador, que luchó, que se entregó, así debe ser nuestra vida”, señaló.

Por otra parte, el obispo los exhortó a seguir trabajando en la misión evangelizadora.

“Me alegra verlos muy unidos en el servicio, en el amor a Dios. Me enorgullecen. Sigan trabajando con ese espíritu, con esa obediencia, con esa entrega, esa es la santidad”, finalizó.

 

La imagen, fruto de la oración

El padre Héctor Aguilar, párroco de San Martín, explicó en la misa que hace dos años y medio se comenzó a construir el templo y se pensó en darle una forma que significara el abrazo de Dios a su pueblo.

Dijo que para la elaboración de la imagen se buscó a fray Gabriel Chávez, un monje benedictino, arquitecto, experto en arte sacro –coautor del diseño de la Basílica de Guadalupe-, a quien se le encomendó también el diseño del presbiterio.

“Esperaba que la imagen tuviera mucho color, que es el estilo de fray Gabriel, pero no. A fray le gustó así, fue fruto de la oración. Quiso dejarlo así, en mármol blanco, porque si Dios permite en un futuro, el ambón, el altar y la sede serán de mármol”, explicó el sacerdote, quien no dejó pasar la ocasión para agradecer al obispo su presencia.

“Es una alegría tenerlo aquí en la parroquia. Gracias porque siempre está disponible para acompañarnos. Gracias por dejarse tocar por San Martín”, expresó el párroco.

Al finalizar la Eucaristía, la comunidad se envolvió en un ambiente de fiesta, celebrando con una tradicional kermés.