Claudia Iveth Robles

El pasado viernes 15 de diciembre, el obispo don José Guadalupe Torres Campos bendijo una pequeña capilla que se habilitó en el interior del Centro Católico de Evangelización y Catequesis, Cecade, la cual estará disponible como lugar de oración y resguardo del Santísimo, cuando haya un retiro o encuentro en el lugar.

El padre Oscar González, administrador del CECADE recordó que hace tres años, cuando el obispo le encomendó la administración de este edificio, se planteó dos tareas importantes: la primera, mejorar las condiciones físicas del edificio, pues se trata de un edificio muy emblemático para la diócesis, pero también antiguo, por lo que estaba deteriorado.

Y otro aspecto fue el impulsar las actividades pastorales que ahí se realizan, para lo cual, además era necesario contar con una capilla de oración, que nunca se había habilitado.

El padre Oscar dijo que poco a poco han ido logrando consolidar estos objetivos, y se dijo feliz por poder contar ya con un espacio de oración.

Actualmente en el CECADE funcionan diversas oficinas de Movimientos y grupos de la diócesis. Ahí recientemente se instalaron las oficinas Radio Guadalupana, y ya operaban los movimientos de la Renovación, Comunidad de María Mediadora, Grupo Gravedad, Cursillistas y Pastoral Social.

Recientemente se agregaron oficinas para el grupo que promueve el Método Billings en la diócesis, y también se rentaron espacios a dos academias de deporte, pues también la actividad física es importante y fortalece el espíritu.

A la bendición de la nueva capilla aciudieron integrantes de los movimientos antes mencionados, quienes se colocaron en torno al obispo para la ceremonia de bendición.

La capilla se ubica en la segunda planta del edificio, en el ala deerecha.

El obispo agradeció al padre Oscar el impulso que ha dado a este centro de evangelización y dijo que este nuevo espacio será de gran apoyo espiritual para los movimientos y grupos que asisten al CECADE.

Tras estas palabras el obispo realizó una oración de bendición y luego roció con agua bendita los muros de la capilla.

“Es parte sustancial de todo cristiano tener espacio para la oración, para el recogimiento para alimentar el espíritu… es un espacio para ustedes, para la comunidad. Vengan a conocerlo. Muchas veces no conocemos los espacios diocesanos que tenemos”, dijo el padre Oscar al finalizar el evento.