Opinión del P. Hayen