Claudia Iveth Robles

En una misa presidida por el obispo don José Guadalupe Torres Campos, integrantes del  Apostolado de la Divina Voluntad celebraron el pasado miércoles 23 de mayo tres años de presencia en la diócesis.

La misa se realizó en la parroquia Jesucristo Sol de Justicia, y asistieron  grupos de la Divina Voluntad que se formaron en las parroquias Jesús el Salvador, Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, Santa María Goretti y Jesucristo Sol de Justicia.

Como se recordará, en marzo del 2014 el doctor Salvador Thomassiny, traductor de los escritos de la Sierva de Dios Luisa Picaretta visitó la diócesis para promover la espiritualidad que de estos escritos surgió, el de la Divina Voluntad.

En su homilía, el obispo don José Guadalupe recordó que el aniversario coincidió con la liturgia en honor a San Juan Bautista. E hizo ver que lo importante no son los escritos de  Luisa Picarreta en sí mismos, sino Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

“Reflexionar esos escritos es un instrumento para llegar a Cristo y, a ejemplo de San Juan Bautista y sobre todo de María, debemos escuchar la Palabra de Dios y cumplirla. O más bien escuchar la voluntad de de Dios y llevarla a la práctica”, dijo el obispo.

Don Guadalupe animó a los apóstoles de la Divina Voluntad a no dejar el FIAT (“hágase”) en una idea o concepto, sino llevarlo a ejemplo de María.

“Los exhorto a que se esfuercen en conocer la voluntad de Dios para cumplirla en el servicio a Dios, pero también al más pobre, al enfermo y necesitado”, dijo.