Claudia Iveth Robles

“Estamos llamados por nuestra consagración, llamados a ser luz del mundo”, dijo el obispo don José Guadalupe Torres Campos en la misa por la vida consagrada el pasado sábado 02 de febrero en el auditorio del Colegio Teresiano.

Fueron 75 religiosos y religiosas, que acudieron a a esta celebración donde además de dar gracias a Dios por la vida consagrada, convivieron y compartieron los alimentos.

Como un primer momento del encuentro se presentó el consejo directivo del equipo de la vida consagrada y comentaron los sueños que tienen uno definir las funciones del equipo para dejarlo ya hecho y otro visitar cada una de las congregaciones para sentirse hermanos y ver sus necesidades.

Posteriormente cada congregación llevo un símbolo de su congregación y platicaron de su fundación y cuál era el carisma que aportaban a la diócesis de Ciudad Juárez.

Para luego participar de la Eucaristía, presidida por el obispo don José Guadalupe Torres Campos.

En su mensaje el obispo dijo que la Iglesia es la presencia viva del espíritu santo, que distribuye carismas, dones y talentos de manera maravillosa; y que la vida consagrada, es impulsada por el Espíritu Santo.

“Nosotros todavía tenemos mucho que hacer, venimos al templo al encuentro del Señor, nos da su luz, nos ilumina, tomamos de su luz, para que seamos sus colaboradores, amigos, consagrados, consagradas para llevar esa luz de Cristo” expresó el prelado.

Añadió que están llamados por su consagración a a ser luz del mundo.

“En esta realidad de Ciudad Juárez, al escuchar su presentación cada una de sus comunidades, pensaba para mi tanta riqueza que tenemos y bendición que tenemos en ustedes en su carisma, apostolado, y abarcamos todos los ámbitos, todas las realidades”, dijo el obispo.

Destaco que en la realidad de esta diócesis a veces cargada de situación de dolor, pobreza, ignorancia, abandono, Dios invita a ser luz y llevarla a las naciones y en la diócesis.

En la presentación de ofrendas, paso una representante de cada congregación y porto en su mano una vela como signo de ser luz en la diócesis.

Al final de la misa religiosas y religiosos se tomaron la foto del recuerdo y compartieron los ricos tamales y atole.

Para saber…

En 1997, el Papa Juan Pablo II instituyó un día de oración para las mujeres y los hombres en la vida consagrada. Esta celebración está asociada con la Fiesta de la Presentación del Señor, el 2 de febrero.

 

 

FRASES

Me quedo con el mensaje de ser luz y ser sal del mundo y sal de la tierra; me comprometo trato de vivir mi consagración para poder transmitir a los demás lo que es el Evangelio.

Hermano Juan Pablo Espinoza/ Hermano Marianista/ 10 años en la vida consagrada

 

Contenta y emocionada porque en Ciudad Juárez hay 33 congregaciones religiosas que queremos ser luz al servicio de la Iglesia diocesana; como religiosa quisiera comprometerme, ofrecer eso poco que hay en mí, sobre todo en la paciencia y que la gente encuentre en mi un remanso de paz.

Hermana Rosa Elvira Díaz / Compañía de de Santa Teresa de Jesús/ 38 años de vida religiosa

 

Me lleno de confianza en el Señor; quiero continuar con mucha alegría el camino que Dios me dio.

Mary Patterson/ Siervas del Cordero de Dios/ 18 años de vida religiosa

 

Mi Señor es de ayer, hoy y siempre y es la luz que nos ilumina a todas para seguir con este camino.

Irma Rivera / Clarisas Capuchinas/ 19 años en la vida consagrada

 

 

 

 

Compartir