Ana María Ibarra/ Claudia Iveth Robles

Visiblemente contentos, los recién ordenados sacerdotes, Gustavo Balderas, Jesús Figueroa y Felipe Ramos celebraron su primera misa en diferentes dfechas y en sus respectivas comunidades de origen

Pbro. Gustavo Balderas

Pbro Gustavo Balderas

Gustavo Balderas presidió el pasado domingo 24 de febrero en el Santuario de  San Lorenzo, contando con la presencia del señor obispo, don J. Guadalupe Torres Campos, así como con sus compañeros de ministerio y su padrino, el padre Alfredo Abdo Rohana, rector del Santuario y otros sacerdotes más.

Contento por haber apadrinado en su ordenación sacerdotal al ahora sacerdote Gustavo Balderas, el padre Abdo dirigió su homilía, mostrando su alegría.

“Es una inmensa alegría compartir esta Eucaristía presidida por quien recibió aquí su primera Comunión. Aquí sirvió, se animó a entrar al Seminario, salió dos años para reafirmar y afianzar su vocación. Hoy ya ordenado sacerdote, celebra en este santuario su primera misa”, dijo el padre Abdo.

Agregó que Dios llama a los hombres para ser sus discípulos.

“Estoy contentísimo, es el primer sacerdote que apadrino. Felicidades Gustavo, espero que con mi ministerio te haya dado algún testimonio. Cuenta con mis oraciones, con esta comunidad que te vio crecer”, felicitó el padre Abdo.

Agradecimiento

Por su parte, el padre Gustavo, mejor conocido como Guily, agradeció:

“Familia, amigos, gracias por acompañarme en este día tan especial. Agradezco la confianza del señor obispo por permitirnos colaborar con usted. Sabemos que fue por inspiración del Espíritu Santo que decidió ordenarnos. Nos encomendamos a sus oraciones para ser hombres al servicio de la comunidad”, dijo.

El sacerdote recordó el nerviosismo y la alegría del primer día de su servicio como monaguillo en dicho templo.

“Ahora estoy aquí como sacerdote”, expresó.

El padre Gustavo presentó a los sacerdotes asistentes, y a su familia.

“Les presento al padre Agustín Navarro, el primer sacerdote en que me inspiré para mi vocación. Esta es mi familia. Mis hermanos y yo hemos crecido con el ejemplo de mis padres, de quien recibimos valores”, señaló al presentarlos.

Así mismo, el papá del padre Balderas agradeció a los sacerdotes y al obispo por todo lo que han dado en la vocación de su hijo. Y al finalizar la celebración los asistentes fueron invitados al festejo organizado para el nuevo sacerdote, cuyo servicio es en la parroquia Santa Teresa.

Pbro. Felipe Ramos

La cantamisa de Felipe Ramos se realizó en la parroquia La Asunción de María, donde el padre Francisco le dedicó unas palabras

“La cantamisa tiene muchos significados y es el regreso a los orígenes, lugar donde se conoce a Dios, donde se le responde…Dios dice acuérdense de todo el camino como yo los hice andar 40 años por el desierto, tengan presente todo”, dijo.

Pidió reccordar su camino y el llamado de Dios a su corazón. 

“Hay que recordar sin temor, Dios nos dice recuerden como creyentes, no como resentidos, adoloridos no como sufridos, porque en todo ese recorrido fui yo quien les transformó el corazón”, dijo el padre Francisco. 

El sacerdote recordó a padre Felipe que si Dios les dejó entrar en el sacerdocio es para que sean pastores “y el pastor no es un título ni es un hombre, el pastor es un sacerdote con un corazón que se asemeja al del pastor”, expuso. 

“Ese corazón que Dios vio en ustedes queridos padres Felipe, Gustavo y Jesús, es el corazón que Dios encontró digno de ser corazón de pastor, no es un corazón para otra cosa”, puntualizó. 

El padre Felipe agradeció, la presencia del obispo, sacerdotes, familiares y amigos y dijo sentirse muy contento y agradecido con Dios y de estar en la comunidad La Asunción de María. 

“Querido padre cuente con mi obediencia y colaboración en favor de este pueblo que Dios nos ha confiado, que siempre nos tenga en la oración para que seamos buenos sacerdotes que hagan presente a Cristo buen pastor… a todos muchas gracias”, dijo el padre Felipe.

Así fue como al final recibió innumerables aplausos por parte de la comunidad. Al final se realizó un ameno convivio para festejar al nuevo sacerdote, que estará sirviendo en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro 

Pbro. Jesús Figueroa

La cantamisa del padre Jesús Figueroa se realizó en la parroquia La sagrada Familia, donde el nuevo ministro habló sobre cómo Dios lo llamó al sacerdocio a pesar de su avanzada edad y cómo lo fue guiando hasta ser hoy sacerdote. 

“El sacerdocio es don y misterio, don en cuanto a gracia que no corresponde a los méritos personales, pues es elección del Señor la vocación, y misterio en cuanto se refiere al contacto con los divinos misterios, los sacramentos”, dijo. 

Expresó sentirse maravilloso y dijo que cada mañana escucha el llamado “Ven y sígueme”que le hace Dios mismo para ser “sacerdote para siempre”. 

“Es hermoso ser como Jesús, ser su Palabra, ser profetas de salvación, ser con Él luz del mundo, sal de la tierra, ser su corazón”, dijo el padre Jesús. 

Y concluyó: “Es maravilloso ser la persona de Cristo, Cristo Jesús se hace presente y actúa a través de ti, no existe en el mundo dignidad más grande que esta, ser estar y actuar en persona de Cristo”.

Al finalizar la misa el neopresbítero recibió aplausos de la comunidad, con la cual luego compartió amenos momentos de convivio, amntes de ir a su comunidad de servicio, la parroquia La Virgen de la Luz. 

Compartir