Claudia Iveth Robles

Con el objetivo de revisar la situación que guarda su membresía y así realizar un proyecto que convoque a más participantes en este servicio apostólico, el pasado miércoles 22 de noviembre se realizó una Asamblea diocesana de la Acción Católica, uno de los primeros movimientos que se hizo presente en la diócesis local.

Se reunieron miembros de agrupaciones como la Unión Femenina de Acción católica mexicana, Movimiento de Enfermeras de Acción Católica, Acción Católica de Adolescentes y Niños, así como el grupo de varones y el de matrimonios.

La reunión tuvo lugar en el templo de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, donde se celebró la Santa Misa presidida por el padre Javier Gómez, asesor diocesano de la Acción Católica desde hace un año, y luego se llevó a cabo la asamblea en el salón de actos.

Cimiento de la diócesis

En la asamblea, los integrantes de cada una de las ramas de la acción católica revisaron el trabajo realizado durante el año y reflexionaron sobre cómo incrementar su presencia en las diferentes parroquias, como un servicio de su apostolado.

El padre Javier Gómez dijo que la Acción Católica tiene presencia en la diócesis desde antes de su erección canónica, cuando todo el trabajo apostólico de esta porción de la Iglesia descansaba justamente en estos grupos, de tal forma que han sido los cimientos del apostolado, con presencia en todas las parroquias.

El sacerdote reflexionó sobre el decrecimiento de la membresía de la Acción Católica y consideró que se debe a “los cambios de perspectiva de la Iglesia”.

“Uno de los objetivos claros de la Acción católica es la formación católica … la acción católica es un auxilio en la formación de los laicos”, dijo el sacerdote con la intención de ampliar este servicio a otros movimientos.

Destacó que muchos de los templos existentes en la diócesis fueron construídos con el apoyo de los grupos de la AC, que realizaron actividades para estos logros.

“Actualmente estamos haciendo un proyecto, después de esto nos tocará echarlo a trabajar, evaluarlo y ver la necesidad de una asamblea nueva”, puntualizó el padre Javier.