Preguntamos a cinco padres de familia, servidores de la Iglesia, con hijos pequeños o ya mayores, sobre lo que, en su experiencia, es lo más importante que un hijo debe escuchar-recibir de su padre.

 

Claudia Iveth Robles/ Ana María Ibarra

El padre es una figura muy importante en la vida de los niños. Cuando el padre se involucra con sus hijos, se hace realmente una diferencia en la crianza, sobre todo en el área de desarrollo intelectual, emocional, sexual y psicológico.

De acuerdo a los expertos, la mayoría de los niños se desarrollan de mejor manera cuando papá vive con ellos y es cercano y cariñoso.

Y en definitiva, la relación con el padre marca la vida de las personas, ya sea que haya estado presente… o ausente.

Al celebrarse hoy en México el Día del Padre y dada la importancia de esta figura, preguntamos a cinco padres de familia sobre lo que, en su experiencia, es lo más importante que un hijo debe escuchar-recibir de su padre.

Aquí los testimonios:

Seguro de su misión/ Sergio Cano, Renovación Católica Carismática

Sergio Cano es un padre joven. Sus hijos apenas tienen 10 (Estefanía), 7 (Sebastián) y 4 (Christian). Pero eso no impide que Sergio tenga ya muy claro cuáles son las cosas que los hijos necesitan escuchar de sus padres.

Cooordinador del Movimiento Diocesano de Renovación junto con su esposa Karina, Sergio compartió las frases que él mismo expresa a su hijos y le han ayudado a fortalecer el lazo de amor con ellos:

Lo hiciste muy bien

Debemos Siempre valorar el esfuerzo que un hijo hace para ordenar su recámara, sus juguetes o al hacer su tarea escolar. Creo que les hace mucho bien escucharlo, pues los anima a tartar de hacerlo mucho mejor.

Gracias

Pedirles un favor a los hijos en alguna actividad del hogar los hace sentirse parte de los roles y responsabilidades de una familia. Pero darles las gracias, los incentiva a ser más creativos y a buscar formas diferentes de contribuir en estas tareas.

Te ves hermosa (o)

Cuando los hijos empiezan a tomar atención de cómo se ven, se peinan, se visten, decirles esta frase los ayuda mucho a elevar su auto-estima y seguridad en sí mismos.

A Dios gracias

Qué bonito es enseñar a nuestros hijos desde temprana edad a ser agradecidos con Dios por todo lo que somos y hacemos en la vida. Y qué gratificante es escucharlos decir: ¡Dios es muy bueno, papá!

 

Siempre con Dios/ Willy Lara, presidente MFC

Para Wilberto Lara, presidente, junto con su esposa Mildred, del Movimiento Familiar Crisitano, ser padre de tres hermosos hijos (Ashley, Alondra y William) “es un regalo de Dios”.

Willy recordó que en el tema 11 del MFC, “El don preciosísimo de los hijos”, propone a los matrimonios valorar el don de los hijos, informar sobre las diferentes relaciones interpersonales que se dan en la familia y utilizar el diálogo con profundidad y eficacia para ello.

“Ahí Dios me enseñó a demostrar y expresar mis sentimiento a mis hijos, que queremos pero no sabemos cómo hacerlo”, dijo. Y añadió lo que ahora siempre dice a sus hijos:

 

Yo creo  y confío en ti.

Deseo incentivar su seguridad al actuar, ya que esto permitirá que al momento de tomar una decisión en su vida lo hagan con seguridad y confianza. De una u otra manera, siempre elegirán una buena alternativa, si creen en sus decisiones.

¡Tú puedes!, admiro tu esfuerzo.  

Deseo estimularlos para aumentar su autoestima y a motivarlos a seguir superándose. Evito elogiarlos (¡eres el mejor!) porque eso se concentra en el resultado y yo deseo reconocer su esfuerzo.

Eres muy especial.

Cuando les decimos lo especiales que son, ellos te lo agradecerán por siempre y continuarán actuando correctamente en diferentes circunstancias de la vida. Se volverán adultos perseverantes y entusiastas en el logro de sus objetivos.

Sin Dios no somos nada

Enseñarlos a ser independientes de nosotros, pero dependientes de Dios.

Abrazarlos

Al hacerlo, sienten una mayor seguridad y protección, deseo que sepan que siempre estaré a su lado pase lo que pase.

 

Willy recordó que “Dios nos hizo personas a su imagen y semejanza y nos dio la capacidad de trasmitir la vida a otras personas haciéndonos co-creadores también a su imagen y semejanza (FC#38)”. Y compartió:

“Después de hacer vida lo aprendido me di cuenta lo importante que es para nuestros hijos, demostrarles con dulces palabras y acciones lo mucho que los queremos. ¡Ellos necesitan escucharlo!

 

Frase…

Felicidades a todos los padres de familia, en especial a mi papi querido don Noel Lara Corona, un ejemplo de amor y servicio a Dios, a su esposa e hijos. Mi admiración.

Willy Lara, MFC

 

Predicar con el ejemplo/ Alberto Chávez, Congreso de matrimonios

Alberto Chávez, de Congreso de Matrimonios es padre de familia desde hace 30 años. Con su esposa María Teresa ha procreado cuatro hijos: tres mujeres de 30, 28 y 22 años y un varón de 13 años.

Convencido de que el papa siempre debe estar presente en la vida de los hijos, Alberto confesó que fue hace 17 años cuando él mismo se reencontró con Dios, lo asumió como el Padre que es, y hoy le sirve con gran alegría desde su labor en Congreso de matrimonios, pero sobre todo desde su misión como papá.

Beto opinó que algo que los hijos necesitan escuchar de su papa es en definitive un te quiero, un te amo.

“También es fundamental decirles “siempre estoy para ti, preguntarles qué necesitan y que sepan que en los momentos más difíciles, está su papá para apoyarlos. Lo veo principalmente ahora que tengo tres mujeres ya casadas”, dijo.

Beto, como muchos le conocen en Congreso de Matrimonios, recomendó a los papas decir siempre a sus hijos: “estoy orgulloso de ti”, y no sólo estarlos regañando.

Sobre la diferencia entre hablarle a un hijo y a una hij, expuso:

“Desde que estoy en el camino de Dios, a mis hijas les ha hablado con respeto, son mis niñas, que las quiero mucho y como ya se casaron, siempre bromeo diciéndoles ¿por qué nos dejaron?!”, dijo el feliz padre.

Pero opinó que con el varón es distinto, ya que los hombres son más duros y reacios a acatar órdenes.

Beto recordó que cuando su hija mayor tenía 8 años, se le hacia muy difícil hablar con ella. Pero su encuentro con Dios le ayudó mucho para recomponer la relación con sus hijos a ser paciente y tolerante, a controlar sus impulsos e ira, lo que es importante para dar testimonio a los hijos.

“El testimonio es lo principal, porque vale mas que mil palabras”, expresó.

Como mensaje a los papas de esta diócesis, Beto recordó la parte del Magisterio de la Iglesia que nos afirma que los padres son los principales y primeros educadores de sus hijos. “Así es, y debe ser”, sentenció.

 

Apoyado por la Virgen/ Manuel Zorrilla, diácono

Con 55 años de edad y 6 años como diácono permanente, Manuel Zorrilla es padre de  Alejandra, su unica hija, quien ahora tiene 27 años de edad y lo ha convertido en abuelo de un niño y un niña.

Manuel sufrió la muerte de su esposa cuando su hija tenía solo 11 años, y aunque sintió que el mundo se le vino abajo, fue el mismo Dios quien le dio la fortaleza para seguir adelante.

“Hemos vencido muchos obstáculos. Cuando perdió a su mamá, le expliqué que tenemos otra madre, y que es nuestra Virgen Santísima, que ella iba a estar siempre con ella”, dijo.

“Yo le pedí mucho a la Virgen que intercediera por mí para que me diera la paciencia y la fe para seguir adelante con mi hija”, compartió Manuel.

Así, para Manuel lo primero que necesitan los hijos del papá, es que sepan escuchar y evitar así un posible distanciamiento.

“Entre mi hija y yo hay una buena comunicación”, compartió respecto a su hija, aunque reconoció haber batallado para conseguirla.

“La comunicación es la base de toda relación humana. Le comunicamos a nuestros hijos valores morales, cristianos y como padres de familia católicos, es importante que les enseñemos a ver la vida desde la perspectiva de la fe, de la esperanza y el amor”, dijo.

Manuel reconoció que su diaconado le ha ayudado mucho como padre, y aunque marca mucho los espacios para estas dos funciones, en algunos aspectos ha hablado con su hija más como diácono, “porque como padre hay cosas que se nos pueden pasar”.