Claudia Iveth Robles

El pasado mes de diciembre, fieles de la Diócesis de Ciudad Juárez se reunieron en la parroquia Jesús El Salvador para probar y deleitarse con el sazón del padre Beto Luna, quien representó honrosamente a la diócesis y a la ciudad en el famoso reality de cocina MasterChef  México, y esta ocasión decidió realizar un evento a beneficio de la parroquia.

Mujeres, hombres, jóvenes y niños llegaron al desayuno organizado a beneficio del Ministerio de Caridad de la parroquia, que decidió además realizar una subasta de platillos del famoso concursante de MasterChef.

Desayuno y subasta

Para el desayuno tradicional, el sacerdote preparó unos deliciosos chilaquiles elaborados en una salsa especial que el sacerdote preparó en el momento con chile habanero, chiles secos, tomate, cebolla asada y queso menonita.

Más adelante, el peculiar chef, preparó un omelete “estilo padre Beto”, con queso y chile, otro más con atún y queso y otros con camarones, el cual se subastó en 600 pesos a beneficio del ministerio de caridad.

“Es algo muy bonito, yo siempre digo si uno hace el pan del cielo, hace el pan para los demás, es como compartir el pan y darlo a las personas, es una oportunidad muy bonita”, dijo sonriente el sacerdote, mientras preparaba los desayunos para la subasta.

Entre los comensales se encontraba el obispo don José Guadalupe Torres Campos, quien dijo estar muy contento de saborear el sazón del MasterChef.

“Estamos muy contentos en la parroquia Jesús el Salvador. He degustado un platillo exclusivo que ha inventado esta mañana, un omelete que lleva queso y una salsa de Jamaica ¡felicidades a la parroquia!”, dijo don Guadalupe.

“Venimos para apoyar la causa…nunca había probado un omelete con camarón y lo disfrutamos mucho, desde que supimos que vendría a cocinar el padre Beto, nos anotamos para apoyar”, dijo Juan Pablo Flores, el ganador de la subasta del omelet con camarones, por 600 pesos.

Durante toda la mañana, los asistentes al evento organizado por el grupo de caridad de la parroquia, se divirtieron y disfrutaron los deliciosos alimentos, y al final, Rocío Cervantes organizadora, agradeció a Dios y al padre Beto Luna por apoyar la causa.

Rocío explicó que todo lo recabado en este desayuno se entregará al Ministerio de Caridad de la parroquia, que cada lunes entrega despensas a personas y familias de escasos recursos.