Claudia Iveth Robles

“Hombres, mujeres, desaparecidos, seguimos en la lucha todos unidos”, gritaron al unísono familiares de hombres y mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez, quienes se manifestaron el pasado miércoles 30 de agosto en las afueras de la Fiscalía, para mantener presente en la conciencia colectiva la existencia de víctimas de la desaparición forzada y de la tortura.

Esta manifestación a la vez fue un grito para demandar acciones que lleven a los familiares de desaparecidos, a encontrar o saber de sus seres queridos.

Previamente, este grupo, al que acompaña el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte que dirige el padre Oscar Enríquez, asistió a la misa que celebró en obispo don Guadalupe Torres en la Catedral, con esta misma intención, el domingo 27 de agosto.

Ya en la fiscalía, los manifestantes colgaron en cuerdas algunos zapatos, ropa y pertenencias de sus familiares desaparecidos, como un signo de que siguen esperando su regreso.

Evento solidario

El padre Oscar Enríquez, director del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte dijo que por primera vez los colectivos también marcharon desde el puente de Sanders hacia la Fiscalía para concientizar a la comunidad sobre esta realidad.

Explicó que el evento se realizó frente a la Fiscalía porque consideran que el Estado es responsable de la búsqueda de los desaparecidos, y de sancionar a los responsables de estas despariciones.

Pero también tuvo la intención de solidarizarse con los familiares de los desparecidos y tratar de compartir su pena.

“El Estado es el único violador de derechos humanos ya sea por omisión o comisión. Hay que reclamar al Estado porque tiene el compromiso de brindarnos seguridad plena, y ante estas violaciones le toca investigar. Este es el grito de los colectivos”, dijo el sacerdote.

Llamado a la sociedad

En la expresión colectiva se hicieron presentes también los sacerdotes Francisco García, Pedro Luis Reyes y José Ríos, quienes acompañan a madres de mujeres desaparecidas.

El padre Oscar explicó que los colectivos han realizado mesas de trabajo con la autoridad para manifestar sus preocupaciones y necesidades, e informó que recientemente se reunieron con el fiscal del Estado para externarle sus reclamos por la poca respuesta en los procesos de búsqueda de desaparecidos.

Finalmente el sacerdote hizo un llamado a la sociedad para que se haga sensible y consciente de que las desapariciones forzadas existen y laceran la dignidad humana. Y en este sentido pidió imitar a cristo en expresiones de solidaridad.

“Debemos construir una Iglesia más samaritana, que no pase de largo ante estos gritos y problemas”, expuso el padre Oscar.

La sigue esperando

En el evento, Luz del Carmen Flores externó su tristeza ya que su hija desapareció hace 9 años cuando tenía 19 de edad. Y desde entonces no sabe nada de ella.

“Las autoridades no dicen nada, ellos se la pasan con indiferencia. Ella es una de las muchachitas que dicen que han visto en el centro pero las autoridades no hacen nada”, denunció la madre de Luz Angélica Mena, a quien sigue esperando volver a ver.