Pbro. Eduardo Hayen Cuarón/ Lic. en matrimonio y familia

Criar solo(a) a los hijos

1.- Los hijos son la riqueza. Para una madre o un padre solo puede ser muy pesada la crianza de los hijos. Al no tener ayuda de un cónyuge, puede ser que el mal humor esté a la orden del día y que las relaciones con los niños se hagan tensas. La madre o el padre deben estar conscientes de que el gran tesoro de sus vidas son sus hijos, no importa si en la casa hay un poco de desorden.

 

2.- Los hijos imitan a su modelo. Ellos están atentos a cómo reacciona su padre o su madre. Si ven que su padre o su madre están enojados o tienen arranques de ira, ellos también desarrollarán el mal humor y harán pataletas y berrinches por cualquier cosa. Así que lo más saludable es que vean a su progenitor que reacciona con serenidad e inteligencia ante las situaciones adversas.

 

3.- Sembrar la fe. Dios no es un accidente en la vida, sino Alguien absolutamente necesario para la propia felicidad. Hablar de Dios, orar juntos, asistir unidos a la iglesia, participar de los sacramentos… todo ello necesita un hijo recibir de su padre o madre para poder abrirse a la fuente de la felicidad, que es Dios.

 

4.- Recordar que los padres son dos. Aunque muchos hijos no conocen a su padre o a su madre, ya sea por la separación, el abandono o la viudez, los hijos debe ir comprendiendo que un hogar completo lo integra un matrimonio para toda la vida, y que es la mejor fuente de estabilidad y armonía para el crecimiento de todos. Es necesario capacitarlos para que ellos formen, en el futuro, sus propios hogares integrados.

 

Hijos de parejas gay, algunas complicaciones

Es una realidad cada vez más común en México que existan niños criados por dos mujeres o dos hombres. Hace más de diez años se han venido realizando investigaciones sobre los efectos que puede tener, sobre el menor, la crianza por una pareja del mismo sexo. En el periódico L’Osservatore Romano se publicó un artículo de Lucceta Scaraffia donde habla de algunos problemas que surgen en torno a los hijos de parejas homosexuales.

 

1.- La mayoría de los hijos criados por parejas homosexuales son de parejas mujeres. Esto requiere que el embarazo sea de una de las dos, lo que plantea serios problemas. El hijo hará comparaciones entre su madre biológica y su ‘madre social’, y una de las dos será preferida por el hijo, como ocurre naturalmente en una relación de matrimonio entre hombre y mujer.

 

2.- En las parejas de dos varones también hay complicaciones. A veces ellos recurren al alquiler del vientre de una mujer para poder tener un niño. Uno solo de ellos proveerá del semen, lo que creará un conflicto en el niño de identificación con sus ‘padres’.

 

3.- Los hijos que nacieron por adquisición de semen de un banco, se sienten perturbados por saber que cuestiones de dinero estuvieron al origen de su concepción.

 

4.- Cuál será la orientación sexual del hijo. La investigaciones han encontrado la tendencia común de que los hijos criados en hogares de personas homosexuales tienden a la homosexualidad, especialmente los hijos de parejas lesbianas.

 

5.- Mayor uso de drogas y alcohol. Aunque los estudios indican que los hijos de parejas del mismo sexo tienen un alto rendimiento escolar, también son más proclives a utilizar drogas y alcohol, y muestras tener menores niveles de autonomía y niveles altos de ansiedad.

 

6.- Los hijos de parejas del mismo sexo solicitan mayor asistencia pública, una menor identificación heterosexual, aumento de las relaciones homosexuales y menor seguridad con experiencia en la familia de origen.