En entrevista con Presencia el consejero que preside la comisión de política y Libertad religiosa del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, habla sobre el reto que tienen los católicos en este proceso electoral 2018…

 

Blanca Alicia Martínez

Primera parte

Mauricio Limón Aguirre, doctor en derecho, consejero del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, habla en entrevista con periódico Presencia sobre los retos que enfrentan los católicos en el proceso electoral 2018.

Dado que el comentario generalizado es que será una elección muy difícil, por todo lo que se enfrenta y los candidatos que se presentan, pedimos su ayuda para poder discernir mejor el voto 2018.

Presentamos su entrevista en dos partes. En esta primera parte nos habla de los retos de los católicos y los criterios para un mejor voto, y en una segunda parte que presentaremos más adelante, nos guía en lso consejos de los obispos de México para las elecciones, y ofrece uin mensaje directo a los jóvenes que, en teoría, serán quienes, junto con las mujeres, definan el rumbo del país en términos de democracia electoral.

 

¿Cuál es el reto más difícil que enfrentan los católicos mexicanos en el proceso electoral 2018?

Creo que son dos: el más importante hacia el interior y el segundo hacia el exterior. Hacia el interior me refiero hacia la toma de conciencia sobre el papel y el rol fundamental que tenemos para la construcción de un país, de un México y de una ciudad mejor, y si consideramos que sólo el 5% de los católicos participamos en alguna organización política social, una organización de la sociedad civil, pues eso refleja el desinterés que tenemos por la construcción de nuestra ciudad y de nuestro México, y esa falta de compromiso es en el fondo una falta de compromiso con los demás, de tal manera que ese creo que es el reto más importante: el hacer conciencia de que si los católicos participáramos activamente en política y participáramos activamente en nuestra ciudad, entonces otro México y otra ciudad tendríamos.

Hacia el exterior creo que el problema es que en ocasiones nos agotamos en acontecimientos importantes, pero coyunturales, como son la elecciones de este año, que sin duda son muy importantes, relevantes, pero a final de cuentas coyunturales. En ocasiones, vamos, en el mejor de los casos votamos con un voto razonado, pero ahí queda, ya no más, no nos comprometemos con nuestra ciudad, no nos comprometemos con nuestro México y pensamos que con el ir a votar es más que suficiente. Porque ciertamente la democracia, digamos electoral, es la llave de la democracia participativa, pero hasta ahí. Simplemente abre una puerta, pero hay que entrar a limpiar la casa, hay que trabajarla, y creo que ese es el reto: primero hacer conciencia, y segundo no quedarnos con la coyuntura.

 

El IMDOSOC y la Comisión Episcopal de Pastoral Social elaboraron un manual de construcción de ciudadanía…¿Por qué quisieron hacer este manual?

Este manual se basa en las experiencias de una organización que ha venido trabajando muy fuertemente en este tema, y lo que quisimos fue recoger esta experiencia de “México Unido contra la delincuencia”, y en este manual quisimos, tanto desde la comisión episcopal y el IMDOSOC, recoger esta experiencia que ha demostrado ser muy eficaz en los entornos a donde ha llegado. Quisimos dar a conocer esta experiencia, efectivamente es un manual que va indicando a través de diversos talleres qué hacer, cómo tomar conciencia, a final de cuentas que nuestra fe y la política no están divorciadas, nuestra fe y la construcción de una ciudad no están divorciados, sino todo lo contrario. Es un manual con ejemplos que va ayudando, va guiando al que vaya trabajando en estos temas para hacer réplicas en los talleres de construcción de ciudadanía.

 

En estos talleres y encuentros con la gente ¿han podido descubrir un sentimiento generalizado sobre este proceso electoral?

Específicamente en estos talleres noporque no tienen qué ver digamos, específicamente, con la participación política o electoral coyuntural. Pero hemos hecho otros talleres, sobre todo en universidades, donde ha sido muy interesante. En primer lugar te das cuenta que hay llenos completos y eso significa que entre los jóvenes, por lo menos universitarios, sí están interesados y nosotros hemos llegado con el mensaje de que hay que participar, que hay que votar, y la verdad es que en los talleres que hemos tenido nos topamos ya con un gran interés, muy listos de participar. Esa parte ha sido muy positiva. Pero lo que sí es que vemos dos cosas: una, que en general se agotan en el proceso electoral y no ven que, independientemente del que vaya a ganar (tanto la elección local como federal), es fundamental la participación de la ciudadanía y particularmente de los cristianos de los católicos que necesitamos comprometernos para que esa transformación sea para bien.

Pero vemos otra cosa: que en general hay todavía mucha duda sobre qué criterios utilizar para discernir la mejor opción, en conciencia de cada uno.

Mi percepción de estos foros es que hemos sido tan bombardeados, que nos hemos quedado con los personajes y son personajes que pueden ser más o menos atractivos, pero hasta ahí nos quedamos, y no saben qué otros elementos serían relevantes para la toma de decisiones.

 

¿Y cuáles otros elementos son relevantes para decidir?

Nosotros les hemos ofrecido, desde el IMDOSOC, cuatro criterios de discernimiento. Uno, evidentemente, es el candidato o la candidata para la presidencia, pero también para gobernador o para alcalde o para diputado o para senador… ciertamente lo que hemos dicho es: “no te quedes con la fachada de la imagen que te quieren hacer ver o el propio candidato, o los medios de comunicación, sino que conoce un poco más de él, su vida personal, su congruencia, sus valores que dice confesar, los valores que en su vida privada también refleja, su modo de vida, si es congruente con sus ingresos, la ley su declaración tres de tres, eso es importante, porque te va perfilando, valga la redundancia, un perfil de candidato o candidata.

Segundo, las propuestas, porque aparentemente, de acuerdo con los medios de comunicación, se nos plantea que todos son iguales y que todos los partidos y que todos los candidatos son iguales, sin embargo cuando uno entra a su propuesta, te das cuenta de que no son iguales. Hemos propuesto en estos talleres que le entren a tres temas de análisis o más, claro, si se puede, donde en las distintas plataformas políticas tú puedas ver qué temas… y ¿qué temas revisar?, pues los temas que cada uno considere que son importantes, o en las cuales uno está comprometido. Por ejemplo tu servidor: yo estoy comprometido en temas de medio ambiente, entonces yo ya analicé las plataformas de los 4 ó 5 candidatos, y me doy cuenta que, por ejemplo, uno de ellos no tiene nada, otro tiene declaraciones muy amplias, y bueno, ya por lo menos me voy dando cuenta que en mi materia de interés sí hay diferencias. O por ejemplo en temas de legalidad, o en temas de combate a la pobreza, entonces te vas dando cuenta que las propuestas no son iguales, y por lo tanto los métodos o las formas no son iguales. Ahí uno va a ver si va en la línea de lo que uno está luchando o de lo que uno quiere trabajar, o de lo que uno aspira en esos tres temas.

Entonces lo primero es el personaje, lo segundo es la propuesta y el tercer criterio es el partido político, porque aquí en esta elección particularmente, ya desde las pasadas, tuvimos la presencia de independientes, y nosotros visualizamos que el independiente es una forma de expresión de un cierto hartazgo a la partidocracia, pero que también vemos que los partidos políticos son insustituibles en la democracia. Lo que pasa es que hay una partidocracia que ha demeritado su imagen en términos democráticos y políticos, entonces a la hora de ir a votar, hay como una opción positivo o negativo sobre el partido político y eso es a lo que hacemos invitación: conoces al partido político, conoces su historia, conoces su actuar, cómo se ha comportado, si es que ha tenido la oportunidad de estar en el gobierno local o en el gobierno federal o en el municipal. Por ejemplo si tu alcalde es de un determinado partido, si hay regidores de otro partido, ese partido en general ¿cómo se ha comportado?

Y cuarto criterio, obviamente el partido gobernante. Si tú tienes un presidente municipal de un determinado partido, probablemente no votaste por él, pero te das cuenta que va en la línea de tus convicciones personales, que ofrece lo mismo que tú estás trabajando, son criterios que te ayudan a discernir.

Y obviamente todo inspirados por la Doctrina Social de la Iglesia, es decir, hay criterios fundamentales, por ejemplo la lucha contra la pobreza, el respeto a la vida desde la concepción hasta su muerte natural, el derecho fundamental de los padres a educar, el derecho y la obligación del Estado de aportar los elementos de educación básica para el desarrollo de la personalidad, las propuestas de mejora tecnológica o de la infraestructura, etcétera. Si van en la línea también del cuidado del medio ambiente, pues son criterios básicos fundamentales desde los cuales creo que los católicos estamos obligados a discernir estas propuestas y las ideas del candidato y del partido.