Depresión, el mal silencioso de nuestro tiempo

Silvia del Valle

 

Platicando con mi hija mayor, comentábamos que cada vez es más común saber de personas que sufren y batallan con la depresión. Lo más preocupante es que cada vez es más común verlo en niños y jóvenes.

 

Hace poco se supo que en Torreón, un niño de sexto de primaria llevó un arma a la escuela, disparó contra la maestra, contra varios compañeros y luego se suicidó. Esto, solo es consecuencia de una gran depresión que no fue detectada a tiempo y por consiguiente no fue tratada.

 

Sufrir depresión es algo confuso y por lo mismo es difícil de ubicar de primera mano. Nosotros como papás debemos estar atentos a los comportamientos de nuestros hijos para detectar algunos signos de alerta y darles un tratamiento adecuado.

 

Aquí te dejo mis 5Tips para prevenir la depresión en nuestros hijos y en caso necesario, ser capaces de detectarla en ellos y actuar adecuadamente para ayudarlos a salir de ella.

 

PRIMERO: Observa a tus hijos para que conozcas sus reacciones en las diferentes circunstancias.

En este tema es vital que conozcamos muy bien a nuestros hijos, sin importar la edad, ya que, cualquier cambio de actitudes pueden ser signos de alerta.

 

En el desarrollo natural de nuestros hijos, es muy común que al llegar a la pubertad y luego en la adolescencia, se presenten este tipo de cambios súbitos de carácter, pero siempre sucederán dentro de ciertos limites, por eso es muy importante conocer los alcances del carácter de nuestros hijos y estar alerta si alguna de sus actitudes los sobrepasa.

 

Muchas veces me comentan que por las circunstancias de la vida cotidiana se hace un poco difícil la convivencia familiar, pero es muy importante darnos el tiempo para convivir con nuestros hijos y escuchamos a diario y que ellos sepan que se pueden acercar a nosotros para platicar de sus cosas en el momento en que ellos lo consideren necesario.

 

El canal de comunicación debe ser claro y estar siempre abierto.

 

SEGUNDO: Aprende un poco sobre la depresión y cuales son sus síntomas más comunes.

 

  • En este tema tan difícil y tan común en nuestros días, es necesario que pongamos atención y empeño en aprender más sobre él.

 

Te comparto algunos de los síntomas más comunes de la depresión en los niños:

Irritabilidad, ira u hostilidad extrema

Tristeza frecuente acompañada de llanto

Disminución por las actividades

Dificultad para divertirse

Aburrimiento constante y persistente

Aislamiento social

Autoestima baja

Quejas frecuentes de dolencias físicas

Problemas de concentración

Bajo rendimiento escolar

Cambios de hábitos alimentarios y de sueño, etc.

 

A veces creemos que nuestros hijos son flojos y que no hacen lo que deben o lo que les pedimos por voluntad, pero a veces, la razón por la que no pueden hacerlas cosas es una cuestión más profunda, puede ser por que padecen depresión.

 

En algunos casos la depresión es causada por una deficiencia en las sustancias que segrega el cerebro como es la dopamina, en otros casos es por que las circunstancias que rodean al niño son muy adversas y le generan angustia; sea cual sea la causa, es necesario estar atentos para tomar las medidas necesarias para ayudar a nuestros hijos; y de ser necesario pedir ayuda a los especialistas correspondientes.

 

TERCERO: Oriéntalo para que sepan darle a las cosas y emociones su justo valor.

Puede haber muchas causas de la depresión pero en la mayoría de los casos es una gran tristeza o frustración por no poder tener todo lo que ellos quieren.

 

Esto en la gran mayoría de los casos es causado por la mercadotecnia y las necesidades que la sociedad nos va imponiendo, aun a los más pequeños de la familia.

 

El no tener el videojuego de moda, el juguete que todos tienen, la última versión del celular más popular, pueden ser motivo para que caigan en un desgano o una tristeza profunda y de eso a la depresión, solo hay un paso muy pequeño.

 

CUARTO: Que comprendan que no todo lo que la moda nos quiere imponer lo debemos tener.

Debemos educar a nuestros hijos para que aprendan a ser felices por lo que son, por la familia que Dios les dio, por los valores que tienen y que los caracterizan como familia, por el estilo de vida que como familia llevan y sobre todo por tener una relación muy personal con Dios.

 

Poner su felicidad en el tener cosas, provocará que tengan muchas crisis de frustración e infelicidad y por lo mismo, que vivan frustrados y deprimidos.

 

Es mejor que los eduquemos para que sepan dar gracias a Dios por lo que tienen y que aprendan a esperar con paciencia por lo que desean, con la conciencia de que pueden no llegar a tenerlo, pero aun así serán felices.

 

Y QUINTO: Dale mucho amor a pesar de sus actitudes y acompáñalo.

Nuestros hijos necesitan de nuestro cariño para crecer sanos y fuertes. Y nosotros como papás estamos obligados a demostrar nuestro amor por ellos con gestos claros que les den seguridad y les fortalezcan la autoestima.

 

Por eso debemos de quitarnos de pretextos y atrevernos a abrazar y besar a nuestros hijos, siempre de forma respetuosa y en los lugares adecuados; pero debemos estar seguros que ellos saben que los amamos por que son ellos y no por lo que hacen o por lo que tienen.

 

Por supuesto que esto no significa que aprobemos todo lo que hacen, por el contrario, como los amamos mucho, los debemos educar para que sean hombres y mujeres de bien, con principios y valores claros y firmes convicciones, dispuestos a defenderlos en caso de ser necesario y dar testimonio de su fe.

 

Y también por el amor que les tenemos, tendremos cuidado de estar al pendiente de ellos y si vemos algún comportamiento fuera de lo normal, tomaremos las medidas necesarias y aumentaremos las interacciones con ellos a fin de detectar cualquier síntoma de este mal que aqueja a nuestra sociedad y que no hace excepción de nuestros niños y jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: