Ana María Ibarra

Firme en la lucha, impulsada por el dolor de no saber dónde se encuentra su hijo Daniel Armando Guzmán Ramos, desaparecido el 16 de abril del 2012, se encuentra Luz Elena Ramos de la Torre, quien busca hacer visible el problema de las víctimas de desapariciones forzadas, cuyo día internacional hoy se conmemora.

Daniel, en ese entonces de 17 años, desapareció durante un viaje que realizó en compañía de un amigo a Ciudad Jiménez, Chihuahua, para visitar a su novia.

Los jóvenes partieron en una motocicleta y durante su estancia allá, una noche el amigo de Daniel se bajó de la motocicleta y no volvió a ver a Daniel.

“En lo que he investigado, los sospechosos de la desaparición de mi hijo son policías del sector donde encontraron la motocicleta que estuvieron esa noche en turno. Pero no hemos podido llegar a nada”, compartió Luz Elena.

Aunque sólo un policía se presentó a declarar, este reconoció que esa noche hicieron un recorrido de rutina. El otro oficial nunca fue obligado a declarar y en este momento se encuentra desaparecido.

“Cuando a uno le pasa esto, todos lo de alrededor son sospechosos, como la novia, ya que cuando mi hijo llegó a Jiménez, ya tenía otro novio. O el mismo novio de la muchacha, quien nunca fue presentado y hoy está detenido en otro Estado. Hasta el amigo, quien indica que mi hijo se dirigió rumbo al centro, contrario al lugar donde encontraron la motocicleta”, compartió Luz Elena.

Para la madre de familia este proceso ha sido doloroso y desgastante ya que la investigación se realiza en Ciudad Jiménez, a donde tiene que viajar constantemente sin ningún resultado, sino lo contrario, tiene que enfrentarse con malos tratos y burlas de parte de las autoridades que llevan el caso.

“Cuando andaba sola me traían de un lado a otro, ahora con el apoyo del Centro de Derechos Humanos tengo una guía para poder dirigirme”, dijo.

Como todas las madres de desaparecidos, la vida de Luz cambió, pues con su hijo, se llevaron parte de su vida.

“Se los llevan a ellos y nos llevan con ellos. Sin darnos cuenta dañamos a los que están a nuestro lado, a veces olvidamos al que tenemos al lado por buscar al que está perdido. Es una lucha, pero así seguiremos”, compartió.

Entrevistada en su domicilio, Luz Elena invitó a las familias de desaparecidos a denunciar sus casos, y a la comunidad, a tomar conciencia del tema y a participar en apoyo a las familias de las víctimas.

“Quienes tengan miedo de denunciar acérquense al Centro, ellos les ayudarán. A la comunidad que se concientice y nos ayude a promover las propuestas para la nueva ley, no por nuestros hijos que no sabemos cómo los vayamos a encontrar, sino para que ya no desaparezcan más”, invitó.

Compartir