Claudia Iveth Robles

Con la Santa Misa, la tradicional Fiesta Mexicana y el grito de Independencia, la comunidad de la parroquia Mater Dolorosa festejó 31 años como parroquia el pasado sábado 15 de septiembre.

La fiesta inició con la Santa Misa celebrada por monseñor Isidro Payán, como invitado especial, y concelebrada por el padre Jesús Lozoya y el diácono permanente Abraham Gutiérrez.

Al término de la Santa Misa los fieles pasaron a degustar los ricos antojitos mexicanos gorditas, enchiladas, elotes, tamales y demás, para luego disfrutar de una velada con los diferentes grupos musicales.

Entre ellos Grupo Amaykán, Compañía de Danza folklórica de la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez y Grupo Estilo de Juárez. Además de artistas locales de la parroquia que deleitaron a los presentes con cantos apropiados a las fiestas mexicanas.

Entre el buen ambiente musical familias enteras disfrutaron de una velada inolvidable para luego realizar los honores a la bandera.

Fue Carlos Iván Cardoza, presidente del Consejo Pastoral de la Parroquia, quien presentó la arenga libertaria que escribió el padre Gustavo Fong (qepd) hace 15 años, cuando era párroco y posteriormente encabezó el grito de Independencia, al grito de todos ¡Viva México!

Un sacerdote contento

El padre Jesús Lozoya, quien lleva 9 años como párroco de Mater Dolorosa, dijo sentirse contento por encabezar la comunidad de Mater Dolorosa.

“Lo importante es que la gente lo quiera a uno, así uno se siente bien”, dijo.

Señaló que la comunidad celebra 31 años como parroquia. Explicó que la comunidad está conformada por personas mayores, aunque también hay jóvenes que están avanzando.

Mater Dolorosa pertenece al Decanato de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, que abarca 11 parroquias ubicadas al sur de la ciudad.

“Mater tiene su prestigio gracias al padre Fong, por haber preparado muy buenos servidores, laicos comprometidos”, expresó el padre Lozoya.

Recordó que actualmente hay misas dominicales de 8:00, 10:00, 12:00 y 7:00 de la tarde. En cada misa acuden alrededor de 300 personas, aunque el templo tiene capacidad para 400 personas.

El padre Lozoya aseguró que lo que caracteriza a la parroquia Mater Dolorosa es que siempre hay oficina abierta y el séptimo el domingo, la librería funciona como oficina, para dar informes a quienes lo solicitan.

Destacó que también hay una buena tradición de catequesis para primera Comunión, en sus dos formas: familiar y la del Buen Pastor.

El grupo de Confirmaciones se apoya en un folleto-programa “muy bien hecho” para el apoyo del curso.

 

Compartir