Dimensión de Misión Permanente: Compartir la alegría del evangelio

  • Continuamos explicando la labor que se realiza desde cada una de las dimensiones pastorales que se incluyen en el Proyecto Diocesano de Pastoral…Esta dimensión forma parte de la Comisión de Pastoral Profética.

 

Ana María Ibarra

Como parte de la Comisión Profética, la Dimensión de Misión Permanente tiene como objetivo impulsar y animar la misión que, como su nombre lo indica, debe ser permanente.

El padre Fernando Valle, coordinador de esta dimensión, señaló que este impulso debe partir de una experiencia kerigmática, centrada en la Palabra de Dios, que nos lleve a la conversión personal, comunitaria y pastoral para hacer presente la alegría del Evangelio en los diversos ambientes.

 

Misión, identidad de la Iglesia

Para entender esta dimensión, se debe caer en cuenta de que la Pastoral se realiza en el corazón de la historia de la humanidad, señaló el sacerdote

“La pastoral de la Iglesia está llamada a mirar de manera permanente el “Libro de la vida”, a sintonizar con la historia, a unir la fe y la historia y ayudar a las personas a saber leer, interpretar y vivir la vida desde Jesucristo y su Evangelio”.

Ante esto, la Iglesia no puede continuar con una “pastoral de mantenimiento centrada en el servicio cultural y en la práctica devocional”, resaltó.

“Se necesita urgentemente una pastoral con fuerza evangelizadora que anuncie el Evangelio de Jesucristo, que suscite y fortalezca la fe de las personas. Que forme comunidades eclesiales maduras en la fe y que sea capaz de fecundar y fermentar la sociedad con los valores del Reino de Dios”, explicó.

Convencido de que el tiempo presente es un “tiempo de Misión” para sembrar con un renovado entusiasmo el evangelio de Jesucristo en el corazón de las personas y en el corazón de la sociedad, el padre Valle dijo que con esta Dimensión se pretende rescatar a la parroquia como un lugar fértil para proclamar el Evangelio.

“Queremos rescatar a la parroquia como un espacio amplio de testimonio creíble y una tarea de acompañamiento leal a los que se empeñan en servir a Cristo en un mundo donde los valores trascendentes parecen estar en decadencia”.

Por lo tanto, agregó que es importante recordar que la parroquia que es capaz de retomarse y adaptarse continuamente y renovarse, podrá seguir siendo la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas (christifieles laici 26 ).

“Recordemos pues que una parroquia misionera es un ámbito del encuentro con Jesús (EG.1 ). La misión es parte constitutiva de la identidad de la Iglesia; ella existe para evangelizar, es su razón de ser y existir ( cfr. EN14)”, resaltó.

 

Una Iglesia Misionera en Ciudad Juárez.

Con lo anterior, dijo el sacerdote, la Diócesis de Ciudad Juárez, en sintonía con la propuesta del Documento de Aparecida de 2007, quiere ponerse en estado de Misión permanente y buscar así responder a los retos y desafíos que plantea la realidad.

“Con la Misión Permanente lograremos recuperar y revitalizar en Cristo la vida plena, nuestro ser de bautizados y podremos responder y comprometernos en la construcción de una sociedad que viva en paz, justicia y reconciliación”.

Así pues, retomó, la Misión Permanente es para animar la vocación misionera de los cristianos, fortaleciendo las raíces de su fe y despertando su responsabilidad, para que todas las parroquias, se pongan en estado de misión permanente y así despertar en todos y en cada uno y en cada una la alegría y el gozo de creer en Cristo.

“Esto implica aprovechar este momento de gracia que el Señor nos concede y dejarnos iluminar y guiar por Él; para vivir este nuevo pentecostés en todas nuestras comunidades parroquiales siendo dóciles a la acción del Espíritu Santo que está suscitando una nueva y renovada vida nueva en la Iglesia”.

Agregó que al adentrarse a la misión permanente se logrará despertar la vocación misionera de todos los bautizados, comenzando por quienes han consagrado su vida al servicio del Reino de Dios.

“De esta manera podremos salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo que ha llenado nuestras vidas de sentido, de verdad y amor, de alegría y de esperanza. Urge acudir en todas las direcciones para proclamar que el amor es más fuerte que el mal y la muerte ( cfr. DA 548)”.


Para formar el corazón del Discípulo misionero

 

Para entrar en el dinamismo de una Misión Permanente, se requiere un proceso pedagógico con un itinerario pastoral en el que podamos formar un corazón del discípulo misionero en todos: bautizados, confirmados y ordenados, junto con los consagrados.

Así, queda claro que en esta dimensión se incluye a toda la comunidad diocesana, iniciando en la parroquia como comunidad en salida.

“Para el Papa Francisco ¨la parroquia es presencia eclesial en el territorio, ámbito de la escucha de la Palabra del crecimiento de la vida cristiana, del diálogo, del anuncio,

de la caridad generosa, de la adoración y la celebración”.

“Es comunidad de las comunidades, santuario donde los sedientos van a beber para seguir caminando, y centro de constante envió misionero¨(EG 28 )”, citó.

Así pues, añadió, la parroquia está llamada a ser casa y escuela del Evangelio.

“Por una parte, la parroquia ha de ser el ¨hogar ¨del Evangelio; es decir, el ámbito donde se anuncia se acoge y se vive el mensaje evangélico. Y por otra parte la parroquia ha de ser también ‘escuela’ y ‘taller’ donde se aprenden los valores del Evangelio y el estilo de vida de Jesucristo”.

Para finalizar dijo que, para que las parroquias sean comunidades en estado permanente de misión y lograr que sean comunidad evangelizadas y evangelizadoras, las comunidades parroquiales deben integrarse en esta dimensión.

“Todo será posible si la parroquia se pone en estado permanente de misión y viva en clave misionera el Evangelio”, finalizó.


En resumen…

Comisión de Pastoral Profética

* Dimensión de Nueva Evangelización y Catequesis. Pbro. Jorge Pablo Lozano

* Dimensión de Animación Bíblica. Pbro. César Campa

* Dimensión de Pastoral Educativa. Pbro. Antonio Cerda, CCR

* Dimensión de Misión permanente. Pbro. Fernando Valle

* Dimensión de Doctrina de la Fe, Pbro. Ramiro Rochín

* Dimensión de Cultura. Pbro. Javier Gómez


frase…

Queremos rescatar a la parroquia como un espacio amplio de testimonio creíble y una tarea de acompañamiento leal a los que se empeñan en servir a Cristo en un mundo donde los valores trascendentes parecen estar en decadencia.

Pbro. Fernando Valle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: