En el reporte “Tragedia y Crisol del sacerdocio en México. 10 años de persecución”, el Centro Católico Multimedial hace un recuento de los ataques.

 

Presencia

El pasado mes de diciembre se presentó en la Ciudad de México el reporte Anual de violencia contra sacerdotes en México, una investigación que presenta desde 2007 información actualizada de sacerdotes, religiosos y laicos, que han perdido la vida de manera violenta en México, a causa de su misión pastoral.

El reporte fue elaborado por el Centro Católico Multimedial, organismo que dirige el sacerdote padre Sergio Omar Sotelo, quien desde hace años se ha dedicado a dar seguimiento a los crímenes contra ministros religiosos y actos de violencia contra la Iglesia Católica.

En su reflexión al presentar los datos, el sacerdote aseguró que a casi un cuarto de siglo del asesinato del Cardenal Posadas Ocampo, “el periodo de historia del 2006 a 2016, se puede, lamentablemente, resumir como letal, por la violencia desbordada, resultado de asesinatos, secuestros, extorsiones y robo a mano armada, perpetrados con perversidad sin límite en contra de los ministros sacerdotales y lugares sagrados en México”.

Relató que los crímenes de tres sacerdotes en el 2016, resultaron doblemente dramáticos, pues no sólo se les asesinó física y brutalmente, sino que se trató, usando vías institucionales y algunos medios de comunicación de los gobiernos municipales de Veracruz y Michoacán, de difamar con calumnias calculadas y bien armadas, la imagen de los sacerdotes afectados.

Aseguró que es manifiesta una falta de seriedad y compromiso del gobierno para esclarecer y erradicar este tipo de actos.

Sacerdote asesinaado en Saltillo
Sacerdote asesinaado en Saltillo

Trágicas cifras

En el reporte, el CCM destaca que de 31 asesinatos de sacerdotes registrados en los últimos diez años, 15 corresponden a los últimos cuatro años. Y asegura que la gran mayoría de estos casos han tenido un modus operandi: amenaza, extorsión, levantamiento, tortura y asesinato.

Por ello, el sacerdote asegura que los delitos contra sacerdotes no pueden tipificarse indiferentemente como delitos del fuero común, sino que se trata de “delitos de alto impacto”.

“Ni las procuradurías estatales, ni la Procuraduría General han dado repuestas claras y eficientes a este fenómeno, por el contrario, las investigaciones están llenas de irregularidades y grandes vacíos. Más del 80% de los casos de asesinato a sacerdotes no han sido resueltos o se les ha dado el denominado “ carpetazo”, escribió el padre Omar.

 

Aquí un resumen del reporte:

  1. México es por octavo año consecutivo el país más peligroso para ejercer el sacerdocio. Durante los últimos 26 años, sucesos que han conmocionado a nuestro país, lo cual se traduce en 61 atentados contra miembros de la Iglesia Católica, de los cuales 57 son crímenes arteros; y 2 corresponden a sacerdotes que siguen en calidad de desaparecidos y dos a secuestros frustrados.
  2. Los datos recientes investigados, indican que de 1990 a 2016, la lista la encabeza

1 cardenal, 41 sacerdotes, 1 diácono, 4 religiosos, 9 laicos y una periodista católica.

  1. En un cuarto de siglo los atentados contra representantes de la Iglesia, en orden de importancia, son perpetrados contra sacerdotes, 78%; laicos , 10%; Seminaristas-religiosos, 8%; Diácono, 2%; comunicador o Periodista católica, 2%, respectivamente.
  2. El porcentaje de atentado más usual corresponde a Extorsión, Secuestro Tortura y Asesinato, 44%; Robo a Parroquia, 35%; Agresión en calle, 15%; y Causa desconocida, 6%.
  3. Según nuestro análisis, de 1990 a 2016, aumentaron un 375% los homicidios contra integrantes de Iglesia Católica.
  4. El saldo rojo de asesinatos visto por décadas, refiere un aumento de 384%, entre la presente década y el periodo de 1990 a 2000.
  5. Los registros de amenazas de muerte contra sacerdotes mexicanos, en el último lustro, se incremento un 113%.
  6. La tendencia de atentados en la modalidad de Secuestro y tortura contra sacerdotes sigue al alza: se registra un aumentó de un 100 %, al cierre de 2016, comparado contra el tercer año de gestión de la anterior administración.
  7. Los atentados en la administración actual han crecido de manera alarmante, si comparamos los datos del gobierno pasado de Felipe Calderón, en relación al cuarto año -2006-2010-, se tenía registró 15 casos de religiosos asesinados; es decir, 9 sacerdotes, 1 diácono, 1 religioso, 2 seminaristas, 2 laicos respectivamente.
  8. Ahora bien, sí vemos el fenómeno en los cuatro primeros años de la presente administración -Enrique Peña Nieto-, se tiene registro total de 25 atentados: 15 corresponde a sacerdotes, 1 seminarista y 5 laicos; además, 2 presbíteros aún continúan desaparecidos y 2 secuestros frustrados.
  9. Por lo tanto, los crímenes de odio se han incrementado alarmantemente en el presente gobierno. El análisis indica que se registra un aumentó de un 80 %, al cierre de 2016, comparado contra el cuarto año del ex-presidente Calderón Hinojosa.
  10. Los últimos 12 meses han sido los más trágicos en últimos 26 años, pues tres sacerdotes violentamente han sido despojados de su vida, dos secuestros frustrados a los sacerdotes, Luis Antonio Salazar de la Torre, del municipio Guadalupe y Calvo en Chihuahua y José Luis Sánchez de la ciudad de Catemaco, municipio de San Andrés Tuxtla Veracruz, así como el asesinato de cuatro catequistas de la Ruana, municipio de Tomatlán Michoacán, han dejado al descubierto la incompetencia de las autoridades para brindar seguridad.
  11. En 26 años los estados de Guerrero y la Ciudad de México son las entidades más peligrosas para el ejercicio ministerial, con un 15% cada uno. Le siguen Veracruz y Michoacán con 9% cada uno; Chihuahua, 8%;, Baja California, Tamaulipas y Puebla con 6% cada uno; Oaxaca, Jalisco, Estado de México, con 4% cada uno; Coahuila, Hidalgo, Aguascalientes, Guanajuato, Sinaloa, Durango y Colima con un 2% cada uno.
  12. Son cuatro estados de la república mexicana considerados peligrosos para el ministerio sacerdotal: GUERRERO, CIUDAD DE MÉXICO, VERACRUZ Y MICHOACÁN .
  13. El gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, se perfila como el más negro de la historia moderna de México. La tendencia a 2018 indica que de seguir el mismo rumbo, concluirá su mandato con un alza de un 100%, por encima del saldo rojo del expresidente Felipe Calderón, siendo el sexenio, más peligroso para ejercer el sacerdocio, en la era moderna.
  14. Los datos aquí expuestos, señalan lamentablemente, a la República Mexicana como el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal. Si vemos el fenómeno en perspectiva histórica, el panorama no es alentador, toda vez que nuestro país cumple una década como primer lugar en crímenes de odio contra sacerdotes, religiosos y laicos. Le sigue en peligrosidad Colombia, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y Perú.
  15. La única señal de esperanza que se vislumbra para México, no es del gobierno mexicano, por el contrario, este fenómeno, ha llamado la atención de la comunidad internacional. El Congresista Jeff Duncan (tercer Distrito, Sur de Carolina) está promoviendo en el Subcomité de Asuntos Exteriores para el Hemisferio Occidental, recomendaciones bajo la declaración en la 12ma audiencia del Subcomité titulado: “Desafíos a la Libertad Religiosa en las Américas”.
  16. El Departamento de Estado del Gobierno de Estados Unidos emitió en su reporte sobre la “Libertad de Culto 2015”, información importante sobre el asesinato de sacerdotes en México. La fuente de esta información es obtenida por el Centro Católico Multimedial.
  17. Christian Solidarity Worldwide, Ayuda a la Iglesia que Sufre, Agencia Fides, Pri´s the Word, La RAI, The Wall Street Journal así como las diversas agencias en el Vaticano, han dado seguimiento a este lamentable fenómeno.
Compartir