Mons. J. Guadalupe Torres Campos/ Obispo de Ciudad Juárez

Les saludo con mucho afecto como padre y pastor, con mucho amor. Estamos ya en el quinto domingo del tiempo ordinario. Hoy el tema fundamental que la Palabra de Dios nos presenta es la evangelización, el llamado a evangelizar a ejemplo de Cristo que anuncia el cumplimiento del Reino.

Lo que Isaías anunciaba él lo cumple y anuncia el evangelio, que es Él mismo con palabras. Ya decíamos, habla con autoridad, con hechos, curando enfermos, expulsando demonios. Hoy escuchamos en el evangelio de san Marcos cómo sana a la suegra de Simón que estaba en cama con fiebre. Le habla con autoridad y la libera de esa enfermedad y rápidamente la señora se levanta, y como respuesta, dice el evangelio, se pone a servirles.

Anuncia el evangelio con todo su ser, pero ahí también en el silencio y en la oración. En la segunda parte del evangelio dice que se retiró a un lugar solitario donde se puso a orar. También se evangeliza orando. Jesús ora siempre, nos enseña a orar y escoge momentos, espacios de silencio para retirarse a orar. Aquí la importancia de la oración que va junto con la evangelización.

Curiosamente cuando ya los discípulos lo buscan, la respuesta que da Jesús nos indica para qué vino: “Jesús respondió: vamos a los pueblos cercanos para predicar también allá el evangelio pues para eso he venido”.

Jesús invita a sus discípulos apóstoles, vamos a predicar el evangelio a pueblos lejanos, es decir, Él va recorriendo de un lugar a otro predicando la Buena Nueva, curando, perdonando, sanando, proclamando, transformando los corazones, pues para eso ha venido. Jesús tiene plena conciencia de que es llamado a evangelizar y recorre toda Galilea. Queridos hermanos me invito y te invito a tomar conciencia de que nuestro ser de cristianos bautizados como hijos de Dios, es evangelizar. Primero me evangelizo, recibo el evangelio lo hago vida en un encuentro personal con Cristo y luego necesariamente tengo que anunciarlo. Si no viene el compromiso del anuncio de evangelizar, realmente no ha habido un encuentro verdadero con Jesús.

Yo como obispo digo a toda la diócesis: vamos a predicar el evangelio, que el párroco  lo haga con su parroquia, que el padre de familia diga a sus hijos, vamos a predicar el evangelio y así todos, que también tomemos conciencia pues para eso soy enviado a predicar el evangelio igual con Cristo, preparándome en la oración, en la meditación de la Palabra de Dios, formándome en el Magisterio de la Iglesia, en el Catecismo y salir por todas partes a predicar el evangelio.

Por eso la segunda lectura de san Pablo a los Corintios, Pablo comienza esta lectura también haciendo conciencia de lo que es evangelizar. Hermosas palabras de Pablo, medítenlas y háganlas suyas: “No tengo porqué presumir de predicar el evangelio, puesto que esa es mi obligación. ¡Ay de mí si no anuncio el evangelio!”.

Fíjense: no presumir de predicar el evangelio, pero sí predicarlo, es mi obligación, tarea propia de todo cristiano. ¡Ay de mí, obispo, de ti, sacerdote, de ti consagrado, consagrada, fiel católico cristiano, si no evangelizamos!

Hay que predicar de muchas maneras: con la oración, con el testimonio, haciendo el bien, pero también salir de una manera organizada con tu párroco, por grupos bien preparados a visitar familias por los sectores parroquiales, a predicar el evangelio. ¡Ay de nuestra diócesis si no evangelizamos!

Yo dije y sigo diciendo que quiero una diócesis misionera no de un momento, sino una como nos invita Aparecida, a vivir en una permanente misión. Que siempre evangelicemos. Que cada día, que cada domingo vivamos con responsabilidad y alegría el compromiso de llevar el evangelio, de anunciar a Cristo por todas partes.

 

Vida consagrada

Además quiero compartirles que hemos celebrado este viernes pasado el encuentro con la vida consagrada en momentos de alegría. Les comparto esto para que sepan que hay una vida consagrada en nuestra diócesis y para que oremos y trabajemos por más vocaciones a la vida consagrada.

 

Toma de posesión

Por otra parte les comparto que  participaré en la misa donde el señor arzobispo Carlos Aguiar Retes tomara posesión de la Catedral y Arquidiócesis de México como nuevo cardenal primado es un momento eclesial de la Iglesia en México les invito a orar por todos los obispos por toda la Iglesia en México y en esta ocasión mañana lunes 5 de febrero orar por monseñor cardenal arzobispo Carlos Aguiar Retes en su toma de posesión que Dios lo ilumine para conducir al pueblo de Dios en esta grey de la arquidiócesis de México tan importante entre nosotros.

 

Invitación a enfermos

Y También invitarlos el próximo sábado 10 de febrero celebraremos la jornada de los enfermos en el Santuario de san Lorenzo a partir de las 8:30 de la mañana hasta 1:30 de la tarde. Habrá tema de reflexión, Hora Santa, confesiones con los enfermos la Eucaristía que tendré a bien presidirla es bonito y hermoso que lleven a los enfermos, hagan esa caridad de llevarlos a los enfermos para que participen de la celebración. Oremos por ellos y nos unamos en la jornada como nos pide el papa Francisco por los enfermos, el próximo sábado 10 de febrero en el Santuario de san Lorenzo.

Queridos hermanos, les saludo con afecto con cariño les pido que estén alertas a todos los signos y acontecimientos que como diócesis estamos viviendo y que cada vez nos comprometamos a vivir el evangelio, anunciarlo y proclamarlo con nuestra vida, con nuestro testimonio, con nuestras obras, con nuestra predicación. La bendición de Dios Todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo permanezca siempre con ustedes, buen domingo y buena semana a todos.