El teólogo Fernando Casanova, converso al catolicismo, visitó por segunda vez Ciudad Juárez para hablar sobre las virtudes de María, en evento a beneficio de Radio Guadalupana…  

 

Ana María Ibarra 

Motivado e inspirado por la persona de María, el teólogo Fernando Casanova impartió la conferencia “María Santísima, Peregrina de la Fe” el pasado viernes 3 de mayo en la parroquia El Señor de la Misericordia. 

La conferencia fue organizada por Radio Guadalupana, dando un espacio para sus radioescuchas para participar de una excelente ponencia, además de ofrecer un espacio mediante el cual pudieran seguir apoyando a la radiodifusora. 

Proceso de fe 

En su conferencia, Casanova tomó algunos números del Concilio Vaticano II para mostrar a los asistentes que María Santísima, aun siendo la llena de gracia, realizó el peregrinaje de la fe como cualquier creyente.  

“Tuvo que ir aprendiendo. Cierto que fue la llena de gracia, pero durante su vida siguió creciendo en la fe”, explicó Casanova. 

Esa fe de María, dijo el teólogo, se vio manifestada en la unión que, como madre, tuvo con Jesús, su Hijo. 

“María se mantuvo erguida, sufriendo y asociándose, consintiendo amorosamente la emulación de su Hijo. Si el Señor Jesús sometió a su madre en este proceso de peregrinaje, ¿por qué nosotros nos quejamos tanto?”, cuestionó el conferencista, quien reflexionó el pasaje de la Anunciación. 

Fe y humildad 

Casanova agregó que para hacer la voluntad de Dios, no se necesita saberlo todo, solamente dos virtudes que María tuvo: fe y humildad. 

“Nuestra Santísima Madre se sometió a la voluntad y palabra de Dios”. 

Citando textos de la Biblia, el conferencista explicó cómo María recibió la profecía de que una espada atravesaría su corazón, lo cual vivió desde la niñez de Jesús. 

“En la presentación del Niño en el templo, éste se quedó ahí y estuvo perdido tres días. Imaginen la incertidumbre de la Madre”, expresó. 

Aunado a esto, agregó: “El católico de hoy cuestiona. Nos falta fe y humildad. Lo queremos todo seguro, queremos hacer lo que nos convenga y que nos traten de la mejor manera. No queremos vivir en incertidumbre”. 

Meditó también el momento de la crucifixión y cómo la Santísima Virgen presenció ese doloroso momento. 

“En ese momento, la Virgen María se mantuvo erguida junto a la Cruz. Hasta ese momento se mantuvo en el Hágase en mí”. 

 

La Madre de todos 

Fue en el momento de la Cruz cuando Jesús entregó a su madre al discípulo amado, en quien están todos los cristianos, expuso. 

“Nos la entregó como Madre. Desde entonces, dice la Escritura, el discípulo la acogió como una de las cosas más preciadas. Lo que comenzó en Nazareth, se cumple hoy en ustedes y en mí”, celebró. 

Para finalizar, Casanova invitó a la comunidad reunida a realizar una oración de entrega al Señor. 

En seguida, el padre Juan Carlos López, director de Radio Guadalupana, agradeció al conferencista su presencia, y a los asistentes su apoyo, despidiéndolos con su bendición.    

 

Compartir