Ana María Ibarra

Mediante una charla muy amena, el maestro Moisés Contreras, profesional en comunicación humana y bio energética, compartió con padres de familia y maestros del Colegio Teresiano cómo el entorno en que viven niños, adolescentes y jóvenes, influye en su desarrollo.

El objetivo de este evento realizado el pasado 2 de octubre en las instalaciones del plantel, fue crear conciencia en los padres de familia de que su función es distinta cada año que pasa.

Crear entornos

Con la definición de que el entorno es el ambiente que envuelve a los niños, adolescentes y jóvenes, inició el maestro Moisés su charla.

“Si modificas el entorno se modifica el estilo de vida. Una de las funciones de los papás es crear entornos que eduquen”, dijo el maestro.

El ponente explicó que cuanta más tecnología existe, existen cerebros menos desarrollados.

“Cada persona nace y se desarrolla en entornos diferentes: sanos o no, con  riqueza o no. El mundo, y México específicamente, es diverso en entornos. Cada entorno dará a la persona una serie de competencias, memorias, valores, ilusiones, miedos, expectativas, habilidades y comportamientos que determinen qué es y qué será la persona en el caminar de su vida”, afirmó.

Y dijo que los padres de familia deben pensar en crear un entorno tomando en cuenta lo anterior.

“Crear entornos pobres está de moda. El entorno determina el comportamiento y el comportamiento determina la personalidad”, explicó.

 

Evitar unidades de placer

El profesionista explicó por qué las nuevas generaciones se envuelven en entornos pobres, es decir, que eliminan el esfuerzo y buscan satisfactores de corto plazo.

“De los 0 a los 18 años es cuando se forma la mayor cantidad de habilidades cognitivas complejas, hábitos y valores. Si nos esforzamos en estas edades a trabajar con cero placer, los niños y jóvenes descubrirán algo llamado esfuerzo”, explicó.

Compartió que en una visita previa a los alumnos de preparatoria del ese colegio, se dio cuenta que los adolescentes carecen de músculos, ocasionado porque hoy en día los niños, adolescentes y jóvenes no realizan actividad física, sino que se la pasan en los aparatos electrónicos y en las redes sociales, o bien jugando los últimos video juegos de moda.

“Los niños y adolescentes no deben por sí mismos definir sus entornos, buscarán los satisfactores a corto plazo y eliminarán las experiencias o actividades de mayor esfuerzo o que parezcan aburridas. La falta de músculo causa depresión, ansiedad, baja autoestima. Si te concentras en que tu hijo tenga todos los placeres, será infeliz”, sentenció.

El maestro invitó a los padres de familia a crear entornos donde sus hijos puedan realizar actividades físicas y artísticas, donde puedan desarrollar sus habilidades y pongan a trabajar su inteligencia.

“Reténganles  los aparatos electrónicos. Necesitamos niños y adolescentes más inteligentes. Motívenlos a la música, al deporte, lean con ellos, cuiden que duerman bien, que su alimentación sea sana. Lo más importante es establecer reglas que no se salten ni ustedes. Analicen los entornos donde se mueven sus hijos y acérquenlos a los más enriquecidos”, finalizó.