Presencia

Redoblar el compromiso para que “el testimonio de nuestra entrega y generosidad, iluminen la vida social, con el evangelio de la vida, de la paz y de la solidaridad”, pidieron los Obispos de México al felicitar al nuevo presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

En un comunicado publicado este lunes 2 de julio, los obispos mexicanos saludaron y felicitaron al presidente electo con abrumadora mayoría, y destacaron que la jornada electoral del domingo “fue en general, ordenada y serena”.

Como se sabe, el conteo rápido presidencial del Instituto Nacional Electoral da como ganador a López Obrador , candidato de la coalición de izquierda “Juntos Haremos Historia”, con el 53% de los votos.

 

Compromiso conjunto

Los obispos aseguraron que “todos estamos llamados a colaborar, de forma positiva con nuestras autoridades electas”.

“Detrás de este esfuerzo democrático está la dignidad y libertad de cada ser humano, llamado a participar en la vida social”, señalan los obispos en su comunicado.

“Nuestro reconocimiento a las autoridades electorales, así como a todos los ciudadanos en general. Gobierno y sociedad, trabajando juntos, podemos hacer grandes cosas”, señalaron.

Los obispos mexicanos subrayaron que “solo podremos crear mejores condiciones de desarrollo para todos, si nos involucramos en primera persona, en el mejoramiento de nuestros municipios, entidades federativas y de toda la República Mexicana”.

“Ningún gobernante por sí mismo tiene todas las ideas y todas las soluciones. Es responsabilidad nuestra seguir participando cívicamente, siempre con respeto de los derechos humanos y del auténtico bien común”.

 

Exhorto a católicos

La CEM subrayó también que “la educación y el combate a la pobreza, la verdad y la libertad, el respeto a la diferencia y la búsqueda de consensos, son los caminos para vencer la desigualdad, el egoísmo y el abuso”.

Además, expresaron su condena a “los actos de violencia suscitados en algunas localidades del país, especialmente aquellos que atentaron en contra de la vida humana”.

Los obispos alentaron a los creyentes del país “a unirnos en oración, para agradecer y consolidar este momento cívico-político”.

“A los católicos, en especial, los exhortamos a redoblar su compromiso para que el testimonio de nuestra entrega y generosidad, iluminen la vida social, con el evangelio de la vida, de la paz y de la solidaridad”.

La CEM aseguró que “seguiremos implorando la protección maternal de Santa María de Guadalupe, quien nos impulsa a construir un México reconciliado, justo y fraterno que reivindique la dignidad de los más pobres y excluidos, la vida del no-nacido, el bien de nuestras familias y la auténtica libertad religiosa”.

“La Virgen del Tepeyac es Patrona de nuestra libertad y lugar de acogida para todos. Por su intercesión la ayuda del cielo nunca nos faltará”, concluyeron los obispos.