Fray Gabriel Chávez de la Mora: los rostros del artesano de Dios

Desde la Fe

 

Un lápiz y una libreta, además de su fe, han sido los mejores amigos de Fray Gabriel Chávez de la Mora por casi nueve décadas. Lo han acompañado como sus únicos juguetes de la infancia y en la creación de sus trabajos más reconocidos.

Con ellos ha construido el estilo que ha definido sus facetas como artista: modernista, con simplicidad de materiales y aprovechamiento de los recursos naturales, combinación que ha dejado huella en cientos de obras en el país y fuera de él.

Ahora, a sus casi 90 años, el arquitecto benedictino recuerda que sus creaciones, incluso las más apreciadas, no siempre fueron bien recibidas.

“Nunca quise ser un referente de la arquitectura, ni tampoco pensé trabajar en lugares tan importantes como el Vaticano. De niño me entretenía con un lápiz y papel, y más grandecito hacía mis maquetitas”, dice en entrevista con Desde la fe.

El arquitecto sorprendente

Fray Gabriel Chávez de la Mora nació en Guadalajara en 1929, en una familia católica formada por cinco hijos, tres de los cuales siguieron el camino de la vida religiosa. La arquitectura fue su primer llamado, por lo que en 1955 fue el primer egresado de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara (UDG). Apenas salió, ingresó al Monasterio Benedictino de Santa María de la Resurrección, en Cuernavaca.

Recuerda que, en ese entonces, el rumor de que la Iglesia renovaría su arquitectura fue el detonante para unirse a la vida monástica. Su primera obra fue la restauración de la Capilla del Monasterio de Santa María de la Resurrección en Ahuacatitlán, Morelos, que hasta la fecha recuerda como su encargo más querido. Y entre sus trabajos más destacados están la Abadía del Tepeyac, el acondicionamiento litúrgico de la Basílica de Guadalupe y la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe en el Vaticano.

“La crítica a mi trabajo siempre ha existido, sobre todo desde la capilla de Cuernavaca cuando puse el presbiterio como parte central del recinto, para que todos pudieran formar parte de la liturgia. Este diseño se hizo antes de que se diera a conocer el Concilio Vaticano II, que pedía una renovación de la Iglesia a los tiempos modernos que se vivían. La crítica más aguerrida fue cuando renové litúrgicamente la Catedral de Guadalajara; hubo pancartas, insultos y hasta periodicazos, pero ahora ya soy el consentido, la catedral funciona y muy bien”, ríe al recordar aquellos días.

Ahora que está cerca de cumplir 51 años de servicio en la Basílica de Guadalupe como asesor litúrgico y casi 65 años como arquitecto, tanto su talento artístico como su memoria siguen llenas de proyectos.

El amigo y discípulo

La figura clave para que el trabajo de Fray Gabriel llegara al Tepeyac fue el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, encargado de construir la Nueva Basílica de Guadalupe.

Ambos se conocieron en 1955, cuando Ramírez Vázquez fue sinodal en el examen profesional de Chávez de la Mora. “Mi papá quedó impresionado por su talento como diseñador”, recuerda Javier Ramírez Campuzano, hijo del reconocido arquitecto.

Años después lo contactó para que elaborara algunas de las medallas y souvenirs de las Olimpiadas de 1968.  A partir de ahí.  la relación laboral continuó. “Mi padre no delegaba con facilidad, pero a Fray Gabriel le permitía hacer aportaciones y a ojos cerrados lo dejaba al frente”, asegura.

En 1974 iniciaron los trabajos del santuario mariano, donde el monje fue coautor de la construcción y responsable del acondicionamiento litúrgico del santuario.

“Al principio la gente no entendía sus obras, pero después reconocieron que cumplían los cánones religiosos y de funcionalidad, lo que le dio renombre a nivel mundial. Hicieron un gran trabajo de equipo”, dice Ramírez Campuzano.

El maestro

A lo largo de 50 años, Fray Gabriel ha dejado impresa su huella en la Basílica de Guadalupe, es el canónigo encargado de conservar la funcionalidad del recinto y de renovar algunos templos que se ubican en la Villa de Guadalupe.

Por 15 años, el arquitecto Timoteo Pineda, jefe de obras del santuario mariano, ha trabajado con él, a quien considera como un gran maestro. “Es un gran ser humano y sacerdote. No pierde su sencillez y su calidad humana. Es un hombre modesto, sencillo y disciplinado”.

A su modo de ver, Fray Gabriel es más artesano que arquitecto, pues aún hace a mano los trazos, piensa el proyecto, lo estudia y ejecuta.  Aunque es visible el paso del tiempo por su cuerpo, su fe, memoria y capacidad creativa parecieran las de un intrépido joven.

A su edad, sigue activo profesionalmente, sus proyectos actuales se concentran en gran parte del Bajío, y es en Guadalajara donde encontró a otro de sus colaboradores, el arquitecto Luis Miguel Argüello Alcalá, quien le apoya para la ejecución de varias obras, como el Santuario de Santo Toribio Romo, en Jalisco.

“Fray Gabriel Chávez de la Mora tiene cuatro carismas muy importantes: sacerdote, liturgo, arquitecto y artista”, comenta Timoteo Pineda.

“Estos son elementos fundamentales para realizar arte sacro y obras de excelencia. Además, no escatima, siempre está dispuesto a enseñar, es muy exigente, detallista y sencillo. Tiene una gran facilidad para trazar grandes proyectos con tan solo la ayuda de lápiz y papel”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: