Claudia Iveth Robles

El pasado miércoles 12 de junio se llevaron a cabo dos conferencias impartidas por el padre Ángel Espinosa de los Monteros, quien fue invitado por el Movimiento Familiar Cristiano para hablar a jóvenes y matrimonios de la diócesis local, en un evento presentado en la parroquia El Señor de la Misericordia.

“Prepárate para amar” fue la charla dirigida a los jóvenes,  a quienes dijo cómo construir un amor para toda la vida. Mientras que a los adultos les habló sobre la “Intimidad conyugal”, ante un nutrido público que escuchó los requisitos para que haya auténtica intimidad de cuerpo y alma entre marido y mujer.

Encuentros y diferencias

El padre Angel explicó a los matrimonios que para tener una relación íntima como Dios quiere, se debe tener siempre presente las diferencias objetivas entre el hombre y la mujer, quienes son seres distintos que se atraen y se complementan.

El conferencista dijo que el problema de ahora es que el hombre espera que su mujer nunca cambie, mientras que la mujer espera que el marido cambie algún día, en lo físico y psicológico.

También explicó que hay diferencias espirituales, como el hecho de que la mujer se apoya más en Dios, mientras que el hombre reacciona de modo inmediato ante los valores meramente carnales del sexo, algo que se que no le pasa a la mujer.

“El hombre por naturaleza se inclina a poseer, a ser el primero, el de la iniciativa. A la mujer le gusta ser poseída, pero no como objeto, sino perseguida, conquistada”.

Dijo que los casados deben encauzar sus pasiones, en lugar de reprimirlas, y aseguró que hay una educación de las pasiones para ponerlas al servicio del amor.

Dijo que algunos hacen de la sexualidad un desahogo, pero aseguró que así como se educa el cuerpo para el deporte o el trabajo, hay que educarlo para la intimidad poniendo de por medio ternura, dominio y diálogo, así como paciencia, respeto y pudor.

El sacerdote hablo de la fidelidad, como “el pórtico de la intimidad”.

“Si quieres una bonita intimidad, tu marido o tu mujer deben tener la certeza absoluta de que no hay otra u otro; debe haber transparencia en los ojos para que el otro sepa que lo que estás diciendo es la verdad”, dijo el sacerdote.

El sacerdote aseguró que en la intimidad debe haber amor, libertad y conciencia, y que dos cosas se deben respetar: que sea un acto humano y que sea expresión de amor.

“Si ella se incomoda ante ciertas cosas, ya no es libertad…amor y libertad es que los dos lo quieran, que ninguno se sienta presionado”, expresó.

El sacerdote explicó que el acto conyugal debe terminar abierto a la vida, y que debe haber  naturalidad, pero también pudor. Y concluyó diciendo que “todo está permitido en la intimidad, si se realiza con amor”, pues la intimidad conyugal “es una oportunidad maravillosa de demostrarse el amor”.

Para saber…

El padre Ángel tiene especialidad en bioética, teología moral y humanidades, estudios que ha realizado en España y Roma. Ha impartido más de tres mil conferencias alrededor del mundo. Es experto en temas sobre: Matrimonio, valores familiares, bioética, y espiritualidad. Se dedica de tiempo completo a impartir conferencias y organizar renovaciones matrimoniales en 20 países del mundo.

Compartir