Ana María Ibarra

Con el objetivo de retomar las tradiciones mexicanas y de ofrecer un espacio de convivencia y de unión fraterna, la Pastoral Juvenil de la parroquia Dios Padre organizó un concurso de altares de muertos en el que participaron algunas de las pequeñas comunidades de la parroquia, así como algunos grupos parroquiales.

 

Momento de convivencia

Fue el sábado 28 de octubre cuando los grupos iniciaron la elaboración de sus altares poniendo todo su empeño y creatividad para la decoración, sin olvidar los elementos indispensables.

La convivencia se hizo presente en todo momento. Niños, jóvenes y adultos participaron entusiastas y compartieron la experiencia que vivieron durante la investigación que realizaron para conocer más sobre lo que significaba cada elemento de la ofrenda.

Los altares fueron dedicados a algunos miembros de la comunidad, familiares de algunos servidores, así como algunos santos.

Concurso

El concurso se llevó a cabo el domingo 29 de octubre, y fueron el padre Jorge Iglesias, párroco de la comunidad de Dios Padre, y las hermanas Oblatas de Santa Marta, María del Sol y Graciela, quienes evaluaron cada uno de los altares y finalmente eligieron los tres mejores así como al ganador.

Resultó ganadora la pequeña comunidad “Siervo Fiel”, conformada por cinco matrimonios, quienes se llevaron un sencillo, pero significativo reconocimiento por parte de los organizadores.

Los altares quedaron expuestos para ser apreciados por la comunidad hasta el dos de noviembre, día de los fieles difuntos.