Presencia

PALABRA Y TESTIMONIO DE LA IGLESIA CATÓLICA EN CIUDAD JUÁREZ

Local

Hicieron emotiva despedida a padre Agustín Navarro 

Diana Laura Mtz-Adriano 

Con una solemne misa celebrada el pasado domingo 7 de julio en punto de las 12 del mediodía la comunidad de la parroquia Inmaculado Corazón de María despid al padre Agustín Navarro, quien la dirigió durante varios años con mucho amor y alegría.  

El templo se encontraba completamente lleno, y los fieles, con sentimientos encontrados por presenciar la última Eucaristía de quien fue su párroco durante los últimos cinco años y levantó los muros de los que hoy es su templo, con ayuda de toda la comunidad.   

“Nos encontramos tristes pues sabemos que el padre deja una comunidad que lo aprecia mucho y contentos ya que tenemos claro que el padre ya no tendrá tantas responsabilidades y podrá descansar mucho más”, dijo Joaquín Díaz, servidor de la parroquia.  

El padre Agustín, con 38 años de vida sacerdotal, recordó durante la homilía que fue en el año 1966 cuando empezó su servicio pastoral en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. 

En ese momento se enfocó a los jóvenes de la comunidad y logró enamorarse así del servicio en la Iglesia, a pesar de los obstáculos, que no le impidieron seguir llevando el Reino de Dios a todo lugar. 

Durante la homilía también hizo énfasis en hacer saber a los laicos que lo importante es lo que se tiene en el corazón, y les hizo la pregunta de qué hacían ellos para que la gente que no conoce a Dios, se acerque a él. 

De igual manera se tomó un tiempo para darles un mensaje a los matrimonios, diciéndoles que se tienen que amar con el corazón y buscar siempre la presencia de Dios y trabajar juntos, para que esa vocación a la que han sido llamados pueda tener un fruto. 

Pide por nuevo párroco 

En un momento muy emotivo pidió por la comunidad, para que pueda seguir avanzando y seguirse encontrando con Dios, pero ahora con la guía de su nuevo párroco, el padre Jorge Ramos.  

Durante la Eucaristía estuvieron presentes todos los grupos de la parroquia, entre monaguillos, Confirmaciones, ministerio de la Renovación y a una sola voz todos los coros reunidos cantaron durante esta santa misa.   

Gerardo Daniel Hernández Flores miembro del coro dominical dijo: “El padre fue estricto con nosotros y nos decía que entregáramos todo a Dios, es un excelente sacerdote y se le va a extrañar, sus regaños se quedan en el corazón”. 

Antes de partir a su nueva encomienda el padre se sentó y de una manera muy alegre, dio gracias a Dios por haberlo elegido y darle la dicha de ser un instrumento para su obra. 

Los fieles lo arroparon con una ola de aplausos, que le hicieron ver su agradecimiento. 

Al término de la Eucaristía, la comunidad despidió al sacerdote con cantos, mientras unos se arremolinaron a su alrededor para abrazarlo y tros hicieron fila para pedir su bendición, o tomarse la foto del recuerdo. 

“Ahora empiezo un servicio de apoyo con el padre Patricio (Pelayo) y no sé qué me espera en esta nueva experiencia (en La Natividad del Señor). Le pido a Dios que me ilumine y que sea útil en lo que él me pida” compartió el padre Agustín a través de su cuenta de Facebook.  

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: