Ana María Ibarra 

Hace cinco años, José Manuel Martínez Osorio se integró en el grupo juvenil del Movimiento Familiar Cristiano en su parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, donde recibió su formación básica hasta convertirse en promotor juvenil. 

Después de cuatro años de promotor, Osorio, como es conocido en el Movimiento, fue parte de la terna para la elección de nuevo joven coordinador, recibiendo el nombramiento el pasado 21 de abril en la parroquia La Transfiguración del Señor, de parte del padre Gregorio López, asesor juvenil del MFCEl joven comparte este cargo con el matrimonio de Mara y Raúl Gutiérrez, nuevos presidentes diocesanos de MFC. 

 

Su servicio 

Muy grato y feliz ha sido para Osorio este tiempo dentro del MFC. 

“Mi vida cambió en muchos aspectos. Mi formación en Confirmaciones se reforzó con lo promueve el Movimiento. Ha sido de mucho servicio en la comunidad, muy alegre y mi crecimiento personal fue grande, descubrí nuevos dones y talentos para poner al servicio de los chicos del movimiento”, dijo. 

Tras quedar en la ternaJosé Manuel pasó a una etapa de entrevistas con el matrimonio responsable de jóvenes y los presidentes diocesanos, siendo nombrando al mes como coordinador del área juvenil. 

“Me siento muy feliz, muy bendecido, pero a la vez con una gran responsabilidad con los jóvenes. Vamos a trabajar con más de 500 jóvenes que tenemos en el MFC, en dieciséis sectores”, añadió. 

 

Retos 

Aunque Osorio asegura que son bastantes los retos actuales que se enfrenta la juventud, dijo que los más fuertes, según su percepción, son la ideología de género, la violencia, la drogadicción. 

“A veces pensamos que la violencia y la drogadicción ya pasaron de moda o ya está muy hablado, pero al ir a las comunidades nos damos cuenta que hay jóvenes que recaen en las drogas y que pertenecen a grupos delictivos, incluso adolescentes desde los trece años. Esto es algo que he notado mucho y siento que es uno de los problemas más grandes en la diócesis”, explicó.   

Para enfrentar estos retos y continuar con el trabajo que ya se lleva a cabo, el coordinador considera que se requiere fortalecer el ciclo básico de formación, consistente en temas para adolescentes y jóvenes en sus distintas etapas. 

“El ciclo tendrá un cambio, quienes ya lo tomamos deberemos fortalecernos ya que este material contará con más temas de la actualidad, dinámicas, y varias cosas que corresponden a nosotros, dando prioridad a los valores”, señaló. 

 

Salir por los jóvenes 

Junto con el matrimonio coordinador del MFC, José Manuel seleccionó a siete jóvenes de distintas comunidades, para formar parte del equipo. 

“Es un equipo muy variado de parroquias de Santa Inés, María Reina del Universo, Santo Toribio de Mogrovejo, San Judas Tadeo y San Carlos Borromeo. De esta manera podremos tener conocimiento de cómo están los jóvenes en distintas áreas de la ciudad con sus realidades y necesidades”, expuso. 

El coordinador juvenil del MFC dejó un mensaje a todos los jóvenes que ya son parte de algún grupo o movimiento de la Iglesia. 

“Salgamos a buscar a los jóvenes que lo necesitan. Por más grupos y movimientos que seamos en la diócesis, somos pocos en comparación a todos los jóvenes que hay en Ciudad Juárez. Debemos salir, no sólo preocuparnos por los que ya tenemos, sino vayamos a buscar a quienes necesitan saber de Dios”, motivó.  

   

Compartir