Claudia Iveth Robles

“La Sagradas Escrituras son el alimento que la Iglesia se esfuerza permanentemente en dar al pueblo, para que las viva e interiorice para llegar a la salvación”.

Esto dijo el periodista Alejandro Bermúdez, al ofrecer la plática “La Sagrada Escritura, faro para la familia”, como parte del programa de conferencias que preparó el Instituto Bíblico San Jerónimo en el marco de su décimo aniversario.

Las conferencias se ofrecieron del 12 al 14 de octubre con la participación de tres ponentes, el padre Gabriel Fierro, la hermana Georgina Onofre, MMD y el periodista católico Alejandro Bermúdez, director del grupo ACI, quien tuvo a su cargo la conferencia magistral el sábado 14 de octubre.

Agradecido por la segunda invitación que le hace el Instituto Bíblico a Ciudad Juárez, el periodista explicó que en la medida en que se reconozca que las Sagradas Escrituras tienen un origen sobrenatural, se comprenderá la importancia de la Biblia en la vida del cristiano.

Recordó al santo patrono del Instituto y dijo que San Jerónimo decía que sin las Sagradas Escrituras el cristiano no se salva, por lo que la Iglesia ha convertido la liturgia de la Iglesia en un vehículo para que todos sean salvos.

“La Sagradas Escrituras son ese alimento que la Iglesia se esfuerza, permanentemente en dar como alimento al pueblo y que lo reciba, lo escuche, lo vive, y lo internalice y lo interiorice cada vez más, con mejores herramientas como las que proporciona el Instituto”, dijo.

Biblia y familia

El periodista, quien es un hombre consagrado, dijo que a lo largo de su vida ha compartido con muchas familias católicas que tienen un sincero deseo de criar hijos santos y recordó que “el todo o nada de la Iglesia se juega actualmente en la familia”, de donde van a salir los próximos fieles, creyentes, vocaciones, laicos y padres de familia.

“La misión de la paternidad y maternidad cristiana, que es la de traer hijos al mundo y lanzarlos a la Iglesia en búsqueda de la santidad, ha sido carcomida por las misiones mundanas que ‘quieren hijos exitosos’”, expuso.

“El problema no es que la gente haya dejado de ir a misa, hay un problema demográfico: ahora las familias tienen dos hijos y con eso no llenas parroquias”, agregó.

Y pidió a los asistentes:

“Hagan familias mas cristianas, sólidas, unidas, mejor formadas, con más hijos, porque los números importan. Si no hay más juarenses, no va a haber Ciudad Juárez, no habrá futuro para la Iglesia”, alertó.

 

Consejos de Bermúdez

En una parte de la Conferencia, el periodista hizo las siguientes recomendaciones a las familias:

  1. Que la palabra de Dios se enseñe en la familia. Nuestros hijos tienen que nutrirse de la palabra de nosotros.
  2. Que la palabra de Dios ilumine la vida de la familia. En la vida cotidiana se expresa en el hecho de que nuestra vida de familia esté orientada por las enseñanzas bíblicas. No basta con decir ser una familia bíblica, también hay que aplicar la vida en los criterios de las Sagradas Escrituras.
  3. Que la palabra de Dios sea visible como telón de fondo de la familia.
  4. Salir a anunciar la Palabra, como familia.