En un evento organizado por el centro diocesano de enseñanza del Método Billings, sacerdotes expertos reflexionaron sobre encíclica Humanae Vitae…

 

Ana María Ibarra

Con motivo del 50 aniversario de la Encíclica Humanae Vitae del hoy santo Pablo VI, el Centro de Enseñanza y Promoción del Método Billings realizó una conferencia titulada Voces, donde sacerdotes de la diócesis compartieron algunos aspectos importantes de la vida de Pablo VI, así como el entorno en el que se escribió la encíclica, y algunos retos actuales.

Antes de la participación de los sacerdotes, los asistentes vieron proyectado un video sobre el Método de Ovulación Billings, sus inicios y avances en la diócesis.

San Pablo VI y su encíclica

El padre Benjamín Cadena, asesor del movimiento organizador, compartió en la primera parte del evento algunos datos importantes de la biografía de san Pablo VI, así como algunas características de su personalidad.

Explicó que San Pablo VI nació en una familia adinerada, y fue un niño frágil de salud pero inteligente.

“Desde niño conoció las enfermedades, pero Dos le dio la fuerza para su vocación. La oración la aprendió de su madre, ella le enseñó cómo estar en la presencia de Dios”, expuso.

A los 22 años se ordenó sacerdote, y siendo elegido papa fue reconocido como un hombre de diálogo, arzobispo de los trabajadores, profeta de la caridad y la justicia y protector de la vida.

En la segunda parte del panel el padre Víctor Fernández habló sobre el contexto histórico, político y social en el que se escribió la encíclica.

“Fue en 1968, el mundo pasaba por un punto social importante. Fue el momento de la Guerra Fría y la posibilidad de una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. El mundo vivía en una lucha de ideologías, capitalismo y socialismo. La televisión trasmitía ideologías. México se encontraba en un lugar vulnerable y manipulable”, explicó.

La encíclica y las reacciones

Por su parte el diácono transitorio Felipe Ramos habló del documento de 31 capítulos que habla de fe y moral.

“El papa hace reflexiones en materia de ética, en un contexto de revoluciones, principalmente la sexual. El documento habla sobre los medios lícitos e ilícitos para la regulación de nacimientos, del acto sexual de la pareja como colaboradores de la creación para dar vida”, resumió.

Luego, el padre Eduardo Hayen, asesor de la Pastoral de la Vida se adentró a las reacciones que ocasionó la Humanae Vitae.

“El papa Pablo VI sabía que sería algo muy pesado lo que venía. Críticas al exterior de la Iglesia. Era inaceptable la teología en el mundo de la sociología y economía, pero fue más doloroso lo interno. 200 teólogos impugnaron la autoridad del papa, los mismos obispos estaban en contra de la encíclica”, dijo el padre Hayen.

La encíclica en la actualidad

En las conclusiones, el padre Víctor dijo que a 50 años de Humanae Vitae la libertad sexual no trajo la felicidad, ha crecido el número de abortos, se ha perdido el respeto a la mujer, pues con la píldora anticonceptiva el varón la usa y no la ama.

El diácono Felipe compartió que los sucesores de Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI defendieron la doctrina de la encíclica desde que eran cardenales. Y hoy Papa Francisco con Amoris Laetitia.

Así mismo, el padre Hayen dijo que uno de los retos que ha dejado la encíclica es la educación en la teología del cuerpo, lo cual es fundamental para educar a las nuevas generaciones.

Al concluir este segundo momento, se dio paso a preguntas de parte de los asistentes.

También se entregaron  imágenes de san Pablo VI a coordinadores de distintos grupos que forman la Pastoral de la vida: LAMP, VIFAC, Esposas Católicas, Método Billings, Caballeros de Colón y 40 días por la vida de El Paso, Texas.

Por su parte, el obispo diocesano, don J. Guadalupe Torres Campos aplaudió el esfuerzo y dedicación para llevar a cabo la conferencia y motivó a los asistentes a ser apóstoles defensores de la vida.