Este es uno los retos que enfrentan los nuevos presidentes diocesanos del MFC, quienes tomaron posesión de su cargo en un encuentro diocesano realizado este mismo mes…  

 

Ana María Ibarra 

Lograr atraer a más familia para formarlas en el diálogo de pareja y la educación de los hijos, son algunos de los retos que Hugo Alonso Pérez y María Lourdes Sierra tendrán que enfrentar como nuevos presidentes diocesanos del Movimiento Familiar Cristiano y junto con toda la membresía del Movimiento dar respuesta durante el trienio 2019-2022.  

Hugo y Lulú tomaron posesión de su cargo el pasado domingo 5 de mayo en el Encuentro Diocesano del MFC realizado en el Instituto México con la presencia del obispo y del asesor diocesano, padre Omar Gutiérrez. 

Nombramiento sorprenderte 

Con ocho años en MFC, Lulú y Hugo compartieron en entrevista que sus inicios fueron en la parroquia San Judas Tadeo, donde recibieron su curso básico de tres años, para después ser promotores zonales. Antes de asumir el cargo de presidentes fungían como secretarios de sector en San Judas Tadeo. 

Explicaron que el nombramiento fue una sorpresa para ellos, incluso no esperaban ser parte de la terna de la elección. 

Pero votaron por nosotros y les agradecemos la confianza. En comparación con muchos otros matrimonios del Movimiento, tenemos relativamente poco tiempo, pero el Señor manifestó su confianza muy rápido en nosotros”, dijo Hugo. 

Y a pesar de no tener mucha experiencia cuentan con mucha disposición para asumir el cargo y trabajar por el Movimiento. 

“Dios puso la mirada en nosotros, Él sabe por qué en este momento necesita de nosotros para salir adelante”, expresó Lulú. 

Un movimiento fuerte 

UMovimiento activo, con un gran número de integrantes en la membresía es lo que recibieron los nuevos presidentes diocesanos. 

Tenemos muchas familias trabajando, alegres, dispuestas a servir, a aprender y formarse en nuestra fe, aunque también con necesidades que hay que atender”, dijo Hugo. 

Lulú dijo que en este último trienio, el movimiento creció bastante por lo que cuenta con 30 sectores y pre sectores en el mismo número de comunidades. 

“Recibimos bastantes familias para evangelizar y trabajar con ellas. También recibimos muchos jóvenes entusiastas, dispuestos de seguir al Señor, y parte del MFC son también las madres responsables, que por distintas circunstancias están solas al frente de una familia, y que también se están formando para llevar valores cristianos y humanos a sus familias”, dijo el matrimonio Pérez. 

Los nuevos presidentes reiteraron su disposición para continuar la labor que realizaron Mildred y Willy Lara, presidentes salientes. 

“Seguiremos trabajando los lineamientos del movimiento, reforzando el ciclo básico que es la base de la formación de las familias. Pondremos todo nuestro esfuerzo, y si hay cosas que mejorar o algo nuevo que implementar trabajaremos en ello”, afirmó Hugo. 

Estar s atentos y presentes ante cada matrimonio, es una línea a seguir, pues la membresía ha crecido y cuenta con 900 familias aproximadamente.  

“Entre las cosas por hacer es atraer a más jóvenes e impulsar más el taller para padres”, dijeron.   

 

Retos 

Para los nuevos presidentes un reto al interior del movimiento, es crear una base de datos con la información de todas las familias de la membresía. 

Otro reto fuerte es enfrentar el exceso de trabajo de los padres de familia para cubrir sus necesidades, ya que esto debilita la comunicación entre la pareja. 

Igualmente el uso de tecnologías en la familia, ya que absorbe a todos los miembros, aunque ayuda en ciertos aspectos, origina distanciamiento familiar. 

“El ciclo básico de MFC cuenta con los servicios institucionales como el taller de formación para padres que ayuda a que los papás puedan dar una mejor educación a los hijos. Tenemos temas sobre el diálogo conyugal para fortalecer a las parejas”, explicó Lulú. 

Hugo explicó que otro reto es salir a “pescar” a las familias que, por muchas razones, se alejan de la Iglesia y reintegrarlas, así como hacerles a Cristo centro de su hogar. 

“Como equipo vamos a trabajar más con Madres Solas para que el servicio llegue a más mamás en esta situación. Vemos que por distintas circunstancias, son muchas madres que están solas”, agregaron. 

 

Mensaje 

Lulú y Hugo invitaron a la comunidad a que conozcan el movimiento y agradecieron a la membresía por la confianza depositada en ellos. 

“De mayo a julio se hace la pesca. Iremos a las parroquias a invitar a las familias a que pertenezcan a este Movimiento”, compartió Lulú. 

“Nosotros estamos ahora al frente, pero el trabajo se hace en conjunto. Agradecemos el trabajo que hacen acompañando a las familias. Estamos aquí para lo que se les ofrezca”, finalizó Hugo.  

 

 

 

“Invitamos a las familias que tengan necesidad o inquietud de mejorar su familia, a que se acerquen al MFC. ¡Conózcanlo para ver si es lo que necesitan!”. 

Hugo y Lulú Pérez 

 

 

 

Compartir