En un especial recorrido, monseñor Isidro Payán, quien fue custodio de la Misión de Guadalupe durante varias décadas, explica los detalles del templo que este año celebra 350 años de su consagración.

 

Claudia Iveth Robles

Este mes de octubre se conmemoran 350 años de la consagración del templo-Misión de Nuestra Señora de Guadalupe, el más preciado tesoro histórico de la ciudad, en torno a la cuál se edificó lo que hoy es esta urbe fronteriza del norte de México.

Para recordar la historia de esta joya, y reconocer cada uno de sus detalles, Monseñor Isidro Payán, quien fuera párroco de Catedral y custodio de la Misión por 37 años, acompañó a Periódico Presencia en un recorrido en el que fue describiendo cada uno de los lugares que hacen de la Misión de Guadalupe un tesoro inigualable.

 

Virgen María

No suele haber muchas imágenes de bulto de la Virgen de Guadalupe, pero esta se adquirió especialmente para la Misión. Fue hallada por el arquitecto responsable de la restauración, con ayuda de un anticuario. Data de hace 250 años. Tiene actitud de oración y lleva una pequeña corona que le fue colocada aparte.

La imagen está colocada en un vitral o relicario colocado en la restauración de la Misión de Guadalupe, el cual tenía en la parte posterior una leyenda que lamentablemente no se guardó.

 

Nave de la Iglesia 

Está construída como un cubo. Cuando se edificó en 1662 a 1668, no contaba con torre, sino que ésta fue añadida en 1818 a 1828 por fuerza y trabajo del padre Rafael Rascón, que fue párroco en esas épocas. Ya para entonces, la parroquia se había entregado a los sacerdotes diocesanos en 1798. Anteriormente la Misión estuvo a cargo de los padres franciscanos.

 

Muros

Los muros del templo tienen un espesor de cinco pies de ancho. Para darle más solidez y estabilidad al edificio se le hizo una especie de jaula de concreto por debajo; una cadena de concreto en la parte media y superior para prevenir derrumbes.

En cierto momento al templo se le instaló clima artificual y se hicieron ductos dentro de los muros. Con el clima, todo se conserva mejor.

Por otra parte, encima de las columnas hay vigas de acero que dan hacia abajo como tornillos de 1.20m que las “jalan” y sostienen el techo.

Restauración

Cuando el la ciudad cumplió 300 años de fundada, en 1968, se realizó una restauración muy importante, con varios cambios.

Previamente, al terminar el siglo XIX, entre 1894 y 1900 el sacerdote jesuita Carlos Pinto, de El Paso, Texas, decidió hacer un cambio a la fachada de la Misión, pues consideró que el que tenía no le era propio. Fue don Jesús Delgado quien se encargó de este trabajo hasta dejar al templo como actualmente lo conocemos.

Por otra parte, la restauración del templo fue idea del arquitecto Felipe Lacoutier Fornellli, quien, ayudado por el arquitecto Alberto Rosas Solís realizó este trabajo, previa autorización del obispo don Manuel Talamas Camandari y del párroco de la Misión Guadalupe.

Se comenzó el trabajo  a finales de agosto de 1968 y todo el proyecto tardo en concluir hasta el 01 de mayo de 1971, fecha en que se inauguró el interior restaurado del templo.

 

Templo

La torre se construyó entre 1818- 1828 y en la remodelación que hizo el padre Carlos María Pinto, se eliminó totalmente el sentido o anterior de la Misión de Guadalupe, por lo que su concepto original desafortunadamente se perdió.

 

Coro

Al entrar a la Misión de Guadalupe había una escalera en la parte norte, enfrente de lo que es ahora la Catedral. Por ahí se entraba y en el rincón estaba la entrada al coro, que ya no existe pues se eliminó en la restauración.

Vigas decoradas

Las vigas actuales de la Misión vinieron de Casas Grandes, gracias al Ingeniero González Musquiz y al señor Jose Chinolla, de parroquia de la Milagrosa en Nuevo Casas Grandes.

Su color se ve distinto y el tallado y limpieza corresponde a José Rosario y Fernando Domínguez, invitados por Pedro Guerra, maestro de obras de la restauración. De acuerdo a monseñor Payán, las flores que contienen las vigas como adorno, representan las flores del campo que había en la época en que se edificó la Misión, aunque otra versión indica que representa, una flor a los indios sumas, y otra, a los mansos.

Columnas

La Misión cuenta con un par de columnas de madera muy firme, las cuales fueron restauradas en 1968 porque estaban muy dañadas.

 

Pintura en las paredes

La pintura de las paredes de la misión hace figuras de rombos de colores negro y rojo, considerados colores indígenas debido a lo que representa la Misión: la cultura indígena.

Piso

El piso esta hecho de malpaís, una piedra que se usa en las haciendas del Estado de Chihuahua. Se utilizó para darle un sentido de antigüedad, al cambiarlo por madera.

Lápida de bronce

Cuando el piso de madera se levantó, se encontraron partes de esqueletos humanos:  72 cráneos y 12 cuerpos completos, uno de ellos de un fraile.

Esto indica la costumbre antigua de sepultar a los fieles en los templos, y así en la Misión de Guadalupe, para dar un lugar digno a las personas. Hay también una lápida de bronce que dice: “Aquí yacen múltiples restos de varias generaciones de mexicanos, habitantes de los siglos XVII, XVIII y XIX, removidos de sus sitios de inhumación durante los trabajos de restauración de 1968-1971.

Ventanas

Las ventanas de la Misión estaban tapadas aunque tenían unos vitrales hermosos. Luego estos vitrales fueron llevados al templo de Guadalupe en el Valle y es en estas ventanas donde se aprecia que son originales. Las ventanas tienen una característica interesante: una apertura en ángulo hacia adentro del templo, para darle mayor luz. En algunas de las ventanas hay un cuadrilátero largo, donde sale una bocina del templo.

 

Adobe original

A la derecha del templo se encuentra una viga, una especie de socavón. Y en el extremo derecho “Doriyo Pico Fiso”.

En esta parte los arquitectos descubrieron el adobe original de la edificación de un color rosa tenue. En los cimientos se encontró mucho barro con piedra ahogada, lo que representa el cimiento de este templo.

Lápida de piedra

A un costado del altar  hay una lápida (cantera) con una leyenda borrosa, pero aparece el nombre  Carmen Cordero, una niña. Debajo se hallan tres pequeñas cajas, una de madera, otra de lámina y una más de madera más fina. Cuando se abrió ese sitio se halló el cuerpo hecho polvo de la niña, y una pequeña una coronita de flores.

Imágenes

En el templo hay varias imágenes La imagen de San Judas Tadeo, se colocó en el año de 1972-1973, por la devoción del pueblo por el santo.

La imagen de Cristo Doliente, Cristo que va en la Pasión camino a la cruz, imagen antigua, por la configuración del rostro, es española.

La Virgen de la Soledad que es bellísima, es una imagen de origen español, tiene más de 250 años.

Bancas del templo

Fueron hechas a propósito para este templo, son rústicas y se construyeron con un diseño del arquitecto Felipe Lacoutier.

 

Sagrario

El marco de este Sagrario está decorado con los motivos generales de la Misión, haciendo una re semblanza de todo el conjunto del techo. Y la parte de abajo es una réploca de las puntas del arco principal que adorna el presbiterio.

Arco principal interno del templo

Los extremos del arco principal del templo son de un tallado muy hermoso, que adorna el presbiterio (Esto es lo que se replicó en el Sagrario).

En tres partes del arco se observan las palabras María a la izquierda, Jesús al centro y Joseph a la derecha.

Cristo

A la derecha del templo se puede ver la imagen de un Cristo que no es muy antiguo (Data  de aproximadamente 1975), fue un regalo de monseñor Manuel Ugalde, obispo de Querétaro, amigo de monseñor Payán., quien, por petición de don Manuel Talamás

Este Cristo le dijo a Manuel mándame a hacer un Cristo para la Misión, y él se lo mando desde Querétaro.  El Cristo esta tallado en madera y mide aproximadamente de 2.5 a 3 metros.

Virgen María

No suele haber muchas imágenes de bulto de la Virgen de Guadalupe, pero esta se adquirió especialmente para la Misión. Fue hallada por el arquitecto responsable de la restauración, con ayuda de un anticuario. Data de hace 250 años. Tiene actitud de oración y lleva una pequeña corona que le fue colocada aparte.

La imagen está colocada en un vitral o relicario colocado en la restauración de la Misión de Guadalupe, el cual tenía en la parte posterior una leyenda que lamentablemente no se guardó.

 

Altar y retablo

Una parte del retablo original se encuentra actualmente en la parroquia Todos los Santos y otra parte en la capilla de Nuestra Señora de la Caridad, de la parroquia Cristo Sumo y Eterno Sacerdote.

El altar que se construyó en la restauración se hizo para darle mayor seguridad. Es de cantera. En la cantera fueron talladas las mismas figuras de las vigas (flores de la región).

 

Puerta de entrada a la Sacristía

Tiene mismo diseño de las vigas y mucho trabajo de madera detallada; esta puerta no tiene bisagras. Las vigas de la sacristía muestran el labrado original, todo en consonancia.

 

Puerta principal

La puerta principal se re construyó pues tenía mucho desgaste debido al sol. Pero fue remodelada con el mismo estilo, aunque con más grosor para evitar el ruido de la calle.

 

 

Compartir