Evento de Agencia francesa de noticias aborda el tema de la migración en la frontera México Usa con participación católica en foro-debate…

 

Ana María Ibarra

La migración está llevando el concepto de familia a un punto de desaparición, advirtieron expertos en migración que participaron en un foro-debate sobre el fenómeno realizado el pasado 4 de mayo en las instalaciones del Colegio de la Frontera Norte.

En el evento, los expertos también expresaron su preocupación por la postura del gobierno mexicano ante el fenómeno migratorio, pues, dijeron, es indiferente ante los efectos que genera la migración.

El debate, organizado por el Proyecto foto Frontera México-USA de la Agencia France Presse y que incluyó también una muestra fotográfica monumental, contó con la participación de Fernando García de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, la documentalista Michelle Salord, y el padre Javier Calvillo, director de la Casa del Migrante.

El periodista Yussel González fungió como moderador y Lourdes Romo, directora general del Colegio de la Frontera, fue la anfitriona.

Sin futuro

Cada panelista abordó un aspecto del fenómeno migratorio, pero al final los tres concluyeron en condenar la postura y la acción del gobierno mexicano ante el fenómeno de la migración, así como en resaltar la dignidad del migrante.

“El migrante es una persona capaz de hacer un cambio social y con derecho a una vida digna, eso se está trabajando en Estados Unidos. Con México no se ve futuro. México está haciendo el trabajo sucio: detener a migrantes en el sur para que no lleguen al norte. Se violan los derechos humanos del migrante, más que en Estados Unidos”, afirmó Fernando García.

Por su parte, el padre Calvillo afirmó: “Desde la perspectiva de la Iglesia nos preocupa el muro de Trump y los mensajes fuertes de discriminación. Pero nos preocupa más la indiferencia de México, nos preocupan estas elecciones. Estamos haciendo que la sociedad despierte y se sume a cuidar a los migrantes por ser personas e hijos de Dios”.

Michelle concluyó: “México debe estar avergonzado por tratar mal a los migrantes de Centroamérica. Es necesario que la gente se dé cuenta de lo que está pasando. No sólo le toca a los albergues enfrentar estas situaciones, es cuestión política tomar conciencia”.   

Dolor en la familia de migrantes

Al abordar el tema de las familias migrantes, los ponentes hablaron del dolor que enfrentan las familias, especialmente aquellas que son separadas.

“Tenemos miles de hijos que no están con sus padres, esposos separados. Se está llevando el concepto de familia a un punto donde no existe”, dijo Fernando.

“Reconstruir una familia después de la separación, de la deportación, es un reto que no sabemos cómo enfrentar. Como albergue no podemos ir más allá de asistencia y apoyo. Es un reto doloroso”, dijo por su parte el padre Calvillo.

Michelle, por su parte, dijo que ante este reto, el trabajo fuerte se realiza desde los albergues, aunque no todos están capacitados para recibir familias, lo que hace de la dinámica familiar una dinámica complicada.

 

Migrantes son tratados

como criminales

Como parte del debate, Fernando García hizo un recuento de cómo ha cambiado el trato que Estados Unidos da a los migrantes.

“El primer concepto de cruce fronterizo fue el de proteger la frontera y registrar quién entra y quién sale. En la década de los 80´s se inició la guerra contra las drogas y los mexicanos significaron una amenaza por el tráfico de drogas. Después del 2001 la última narrativa fronteriza fue que cualquier persona es considerada un terrorista”, compartió García.

Pero explicó que de 100 migrantes que ingresan a Estados Unidos, sólo 8 representan un peligro, y es con base en esta minoría que se criminaliza al migrante.

“No ha habido un solo caso donde un migrante mexicano haya cruzado con planes terroristas… pero ahorita hay una guerra donde los enemigos son los migrantes”, expuso.

Por su parte, Michelle Salord compartió que también a los centroamericanos se les criminaliza, sin embargo su realidad es otra.

“Sus razones para emigrar son económicas. Vienen de países extremadamente pobres y violentos. Es gente que huye de la violencia”, dijo.  

Así mismo, el padre Javier Calvillo expresó que México juega un papel fundamental en ambas fronteras (sur y norte), pues es un país que también criminaliza a los migrantes centroamericanos.

“Es algo que se tiene que quitar. Tenemos que despertar y actuar. La migración es un fenómeno social”, afirmó.