Orar para que las redes sociales favorezcan la solidaridad y el respeto de la otra persona, es la intención del Papa Francisco para el mes de junio que está por concluir. Aquí los ejemplos de un sacerdote y una laica para conseguirlo.

 

Ana María Ibarra

Aunque hay testimonios de que las redes sociales son en muchas ocasiones utilizadas para actos que dañan a la persona, también son utilizadas por muchos para hacer el bien.

Sacerdotes y laicos son ejemplo de ello:

Kathia Terrazas, una joven de 21 años utiliza las redes sociales para promover a los jóvenes, motivarlos a seguir estudiando y alejarlos de las calles.

Y el padre Hugo Muñoz, sacerdote diocesano, ha logrado a través de las redes sociales captar no solo la atención de personas de buena voluntad, sino también mover su corazón a la donación para necesidades de la comunidad de San Lucas Evangelista y sus fieles, comunidad de grandes necesidades.

Ambos, compartieron con Presencia su experiencia y algunos consejos para utilizar las redes sociales en solidaridad con el prójimo.

Promueve a jóvenes

Con tan sólo 21 años, Kathia Terrazas, estudiante de Derecho, se dedica a promover a otros jóvenes y a alejarlos de las drogas a través del arte.

En entrevista, la joven compartió que se adentró en las redes sociales desde los 11 años de edad, pero fue hace poco más de un año cuando se cuestionó su misión en el ciber espacio, por lo que decidió crear plataformas desde donde buscar la empatía y la solidaridad con los demás.

 

Inició como un  juego

Cuando tenía 11 años de edad, Kathia empezó a utilizar las redes sociales para convivir con sus compañeros de la escuela.

Un día, buscando junto con sus primas y sus hermanas, el permiso de sus padres para realizar algunos juegos y “travesuras”, comenzaron a realizar videos creativos dirigidos a sus progenitores.

Kathia recordó que utilizaban un pequeño celular Nokia para grabar y al ver que su estrategia funcionó siguió haciéndolo para conseguir lo que buscaba.

“Fuimos creciendo y empecé a descubrir programas de edición. Salieron las cámaras digitales y empezamos a grabar sólo por diversión y para familiares. Nos fuimos armonizando, acoplando con lo que iba saliendo nuevo. Fui conociendo este mundo y me di cuenta que había gente que estudiaba y se dedicaba  a estas cosas”, compartió.

En 2009, con el boom del Facebook, Kathia se desplazó a esta y otras redes sociales.

“Hace un año mi vida dio un giro de 180 grados. Vi que hay demasiada evidencia del odio que hay allá afuera, está el bullyng y el ciber bullyng. Mi mensaje siempre ha sido la inclusión, la oportunidad que puedo dar a otras personas de expresarse en las redes sociales”, explicó.

 

Motivada y empática

Con todo lo negativo que Kathia logró apreciar en las redes sociales, nació en ella la interrogante de qué hacer al respecto y descubrió en las redes una manera de trascender, de promover la solidaridad y la empatía entre las personas, lo cual ha ido logrando a través del arte de la fotografía.

“Estaba muy de moda la fotografía. Compramos una cámara, buscamos niños y jóvenes con bajo rendimiento escolar y adentrados en las drogas para disuadirlos a través de la fotografía. Los distraemos de alguna forma para crear arte y luego publicarlo, de esta manera ellos se sienten orgullosos, esa es la clave, compartir para generar empatía”, afirmó.

Lo que retroalimenta a Kathia es ver la satisfacción de las personas a las que promueve.

“Es una manera de querer cambiar el mundo y cuando se suman personas viene la satisfacción. Es una manera de encontrarme a mí misma por medio del arte. Lo importante es descubrir lo que te apasiona y te hace disfrutar”, dijo.

 

Kathia compartió estos consejos para utilizar redes a favor de los demás:

* Ser auténticos: Muchas veces la gente comparte una vida que probablemente no está viviendo. La autenticidad viene cuando expresas tus sentimientos y crees en tus propias ideas.

* Ver a los seguidores como una consecuencia, no como una meta. Los seguidores son personas que se sienten inspirados. Para tener seguidores debe ser gente que simpatice con uno, genuinos y auténticos, que comparten las ideas de la persona.

* Crear la marca personal. Es importante saber cómo te ve la gente en las redes sociales. Debe ser responsable. Lo que compartes debe ser constructivo, inspirador y con un buen mensaje.

“Las redes sociales son una pandemia. Invito a todos los jóvenes y padres de familia, a todas las generaciones, a que las usen responsablemente. Cuando lancen un contenido, una opinión, un video piensen en quien lo verá y de qué manera va a incluir a las personas”, fimalizó.

 

Utiliza las redes en apoyo a su comunidad

Con la intención de utilizar las redes sociales como herramientas a beneficio de su comunidad, el padre Hugo Muñoz se adentró en éstas, primero para conocerlas y después para utilizarlas.

 

Su incursión

Fue en 2010 cuando el padre Hugo comenzó a interesarse por las redes sociales, al ver que adolescentes y jóvenes de su parroquia hablaban de ello y de la manera en cómo se empezaron a comunicar.

“Al inicio fue experimentar y preguntar a los muchachos cuál era la utilidad y cómo manejarlas. Empecé a interesarme por el vocabulario que se utiliza en las redes sociales. Fue de gran importancia conocer de qué manera podrían ser útiles como herramientas que ayudaran a mi comunidad”, dijo el sacerdote.

Para el sacerdote, fue sorprendente descubrir el impacto que tienen las redes sociales en las personas y a cuántas puede llegar el mensaje.

“Fue cosa de ponerme a estudiar un poco y cómo se va haciendo una necesidad de la gente”.

¿Por qué no utilizar esta herramienta en beneficio de la comunidad?, fue la pregunta que el padre Hugo se hizo un día, y cuando lo puso en práctica, se dio cuenta que su mensaje no solo recibía la aceptación en forma de likes sino que la gente se interesaba en apoyar los proyectos que proponía.

“La primera ocasión fue para pedir apoyo para los medicamentos para una enferma de cáncer y, aunque no fue un gran éxito, pude comprobar que a través de este medio podía llegar a personas interesadas en colaborar en cosas positivas para nuestra ciudad y comunidad”.

 

Propuestas y respuestas

Entre las solicitudes de apoyo que el padre Hugo ha realizado a la comunidad se encuentran las  convocatorias para el apoyo a APANICAL (asociación de padres de niños con cancer), para cenas navideñas a familias de escasos recursos, apoyo al Comedor Infantil San Juan Diego, medicamentos, juguetes y dulces para niños en Navidad, entre otras.

“Hay algunas otras actividades que se realizan y que encuentran respuesta positiva en la comunidad fronteriza. Me ha emocionado ver que a veces se supera lo planeado, pues la ayuda se desborda, y en otras no hay mucho eco, pero igual y la respuesta es hermosa”, afirmó.

El sacerdote reconoció las redes sociales son herramientas que se pueden utilizar de manera sencilla en beneficio de los más necesitados.

“Ten por seguro que lo que tú publicas en las redes sociales siempre habrá cuando menos una persona que lo lea, y si tocas ese corazón habrás logrado mucho. Siempre he dicho que las redes sociales si las sabes utilizar te van a dar muchas satisfacciones. Pero si no, será sólo un pasatiempo, un lugar para publicar frustraciones, los chismes, la presunción, la vanidad, etcétera”, finalizó.