Ana María Ibarra

Con un triple objetivo, el pasado viernes 29 de diciembre se llevó a cabo el concierto navideño “Hemos venido a adorarle”, en el Seminario Conciliar, a cargo del Coro Ecos del Valle, conformado por talentos del Valle de Juárez.

El concierto fue iniciativa del tenor Eduardo Belmonte y la soprano Daniela Carreón, artistas de esta diócesis, quienes apoyados por los sacerdotes del poblado de El Valle, destinarán lo recabado para la reconstrucción de los templos de San Isidro Labrador y Nuestra Señora de Guadalupe.

Adoraron al Niño Dios

Para iniciar con el evento, el padre Istibal Valenzuela recostó una imagen de Jesús Niño en un sencillo pesebre colocado en el escenario, para dar paso a la primera interpretación de la noche, a cargo de Eduardo Belmonte. Y fue a través del canto que los asistentes adoraron al Niño Dios.

El segundo canto fue el Ave María, interpretado por Daniela Carreón, soprano de 19 años de edad.

Enseguida aparecieron en el escenario más de una docena de bellas voces del coro Ecos del Valle, quienes deleitaron con su canto al público que llenó el auditorio.

 

Apoyo para el Valle

“Queremos que el arte que hay en esta zona hable bien del Valle, y que toda la gente que tenga la posibilidad lo haga. Ya la gente no va al Valle porque solo ven noticias malas, por eso el nombre del coro, que lo bautizó el padre Sergio Hernández, para cuando lo anunciamos, será la sonoridad de las voces del Valle”,  expuso el padre Istibal.

El sacerdote añadió que lo recabado del  concierto será para avanzar la construcción de la cúpula en la parroquia San Isidro Labrador y la instalación de electricidad en el templo.

“Hago el llamado a las personas que saben lo que necesita un templo grande a que se acerquen, sé que muchas personas se quieren solidarizar. Queremos construir una comunidad. Que los ladrillos estén embonados por el arte y la cultura de nuestra tierra”, expresó.

Y agregó: “Queremos donar una parte a mi hermano sacerdote Lalo Mendoza y la comunidad Nuestra Señora de Guadalupe que ahorita necesita de nuestra ayuda. Este concierto también quiere tener una participación para ellos”, expuso.

 

Agradece

El párroco de San Isidro agradeció a Dios  y a la Santísima Virgen por lo vivido y extendió su agradecimiento al señor obispo, don José Guadalupe Torres, como pastor que impulsa. A las autoridades municipales y al director de cultura, licenciado Miguel Ángel Mendoza.

Igualmente felicitó a las familias de los músicos “que han puesto todo su corazón” y especialmente a las comunidades parroquiales de San Ignacio, Nuestra Señora de Guadalupe y al padre Sergio Hernández de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

“Él nos ha impulsado en cada una de las ocurrencias de los sacerdotes jóvenes. Destaco que Ángel Rivera no pudo estar aquí pero ha impulsado mucho el canto litúrgico en el Valle. Y a todos los que estuvieron con nosotros adorando al Niño Dios esta noche”, finalizó.

Ecos del Valle

Los integrantes de este coro son testimonio del arte litúrgico y la cultura cristiana de las comunidades rurales de la frontera. La mayoría viven en el Valle de Juárez y unen sus voces a otros talentos para anunciar la razón de la esperanza: “El Valle está vivo porque Cristo vive en el Valle, en el andar de cada migrante y en el sudor de cada agricultor, en el altar de cada uno de sus pueblos y en la oración esperanzadora de cada hogar”.