Legionarios de María pusieron esta intención en el desarrollo del Sitio de Jericó que se realizó en diversas parroquias de la diócesis y concluyó el 9 de junio pasado en Todos los Santos…

 

Ana María Ibarra

Un tiempo de bendiciones vivieron distintas comunidades parroquiales de la diócesis a partir del pasado 02 de junio, día en que inició un Sitio de Jericó con distintas intenciones, una de ellas, orar por el Proyecto de Plan de Pastoral.

El espacio de oración concluyó el pasado 09 de junio en todas las parroquias que lo llevaron a cabo, una de ellas la comunidad parroquial de Todos los Santos.

 

Intenciones

Durante ocho días el Santísimo Sacramento se mantuvo expuesto las 24 horas del día, en siete parroquias de la diócesis, donde servidores parroquiales custodiaron a Jesús en adoración y oración.

Al igual que en el resto de las comunidades, en la parroquia Todos los Santos, por primera vez sede del Sitio,  se pidió por el Papa Francisco, el obispo y los sacerdotes; por la paz del mundo, por los cristianos perseguidos, por los laicos, la familia, por los gobernantes, por lo jóvenes y niños, por los movimientos católicos, por la conversión ecológica y, en vísperas de Pentecostés, para que los corazones se abrieran a recibir al Espíritu Santo.

Además, dado que el sábado 8 de junio se llevó a cabo la Asamblea Diocesana de Pastoral, se pidió ante el Santísimo por estos trabajos y por la unidad en el Proyecto de Plan Pastoral.

Comprometidos con Jesucristo Eucaristía, los grupos parroquiales cumplieron con la guardia correspondiente, según sus posibilidades.

Bendiciones

El domingo 9 de junio, a las 8:00 de la mañana, concluyó el sitio de Jericó, y el padre Amadeo Ruiz, párroco de Todos los Santos, explicó la bendición tan grande que la comunidad recibió durante los días de adoración, pero de manera especial, al concluirlo en la fiesta de Pentecostés.

“Se hizo mucha oración estos días, pero hace falta más, para que se derrumben las murallas externas. Meditemos el Pentecostés. En lugar de orar en plural, que sea en singular. Hoy termina el sitio de Jericó hacia afuera, que inicie hacia adentro”, expresó para enseguida cuestionar: “¿Cuáles son esas murallas que impiden la convivencia con los otros?”

Agregó que se debe identificar cada una de las murallas y darle permiso al Señor que las derrumbe.

“El poder de Dios está, si hay disposición nuestra obrará. Dios nos tiene amor, eso estamos llamados a dar, amor. Ofrezcamos esa disposición, llenos de amor. Concluyamos este Sitio de Jericó en este Pentecostés”, invitó.

El padre Amadeo, dio la bendición con el Santísimo y así concluyó este espacio de adoración.

Compartir