95 por ciento de las relaciones pre matrimoniales se quedaron en pre, no llegaron a matrimoniales. 95 por ciento de las relaciones no son pre matrimoniales, son solamente relaciones sexuales.

 

Presencia

Continuamos con reflexiones de los temas que se presentaron en el Segundo Congreso Binacional por la Vida y por la Familia el pasado sábado 29 de abril en Ciudad Juárez y El Paso. Reflexionamos a través de estos paneles pro vida con los cuales compartimos la experiencia de los expositores en diversos aspectos de la vida y la familia.

 

Instrumento de ayuda

Ya en nuestra pasada edición abordamos el tema “Noviazgo y matrimonio” y hoy presentamos las preguntas para el tema “Castidad y relaciones pre matrimoniales”, que respondieron varios de los conferencistas del Congreso Binacional.

Este panel pretende ser instrumento de ayuda para los jóvenes de nuestra diócesis que están en una relación de noviazgo o simplemente han pasado a la etapa de la vida en que es necesario pensar en este aspecto de la vida y de la propia sexualidad.

  1. ¿Puede un joven vivir castamente…? ¿Que debe hacer para lograrlo?

Responde: Rafael Becerra/ Líder de Dilo Bien/ Máster en política y gestión pública/Seminarista

¡Claro que sí! No solamente en la soltería, también cuando se es casado, en el matrimonio, en cualquier estado de vida es posible la castidad.

‘Si puede vivir un joven castamente’, es como una pregunta. Debe ser una afirmación.

Hay que recordar que la castidad es una virtud que requiere del esfuerzo, constancia. No es una meta que se alcance, yo ya soy casto, vivo castamente, ya llegué a la meta ¡No!.

En realidad es un camino que se alcanza con un esfuerzo, con algún método, con la ayuda de la gracia, de la tenacidad, pero sobre todo del conocimiento profundo de sí mismo y de tener disposición para decir qué quiero de mi vida, si quiero vivir en armonía, o quiero vivir así como se vayan dando las cosas ¡No!

Yo puedo ser integral y puedo vivir con armonía. Aquel joven que se masturba, pierde la armonía, la vitalidad. Aquel que deja de masturbarse, que vive la castidad, puede tener más atención en los estudios, más rendimiento en el deporte, puede tener mejores relaciones interpersonales con los demás, pero sobre todo, lo que hoy necesita la sociedad: sale de sí mismo para donarse a los demás, le puede dar todos sus talentos a todos los que están a su alrededor.

¿Como sería un México en el que todos nuestros jóvenes se dediquen a donarse a los demás que pusieran  todo su talento en beneficio del bien común? ¡Un México unido, que no tenga fronteras, que no ponga muros, que construya puentes!

La capacidad y el talento de todos los jóvenes puestos al servicio de los demás sería fabuloso.

Sin embargo hay algo que lo afecta: hoy alguien le dice a los jóvenes que es imposible, que no se puede vivir en la castidad, que puede masturbarse para tener una sensación placentera, que puede ver pornografía, pero eso le va a provocar basura en el cerebro.

Además, al joven lo invitan a que tenga relaciones sexuales y que sólo tiene que protegerse y no pasa nada. Esto se ha convertido en un mundo de lo normal. Es normal el “grooming”, en el que hablan a menores por internet y luego llegan a casos en los que buscan encuentros, e incluso hay violaciones que transmiten por Internet. Hoy sucede el sexting, que no es más que una pornografía amateur. El 98 por ciento de jóvenes han dicho que ha hecho sexting y pareciera un tema novedoso.

 

  1. ¿Cuál es la relación entre las relaciones sexuales antes del matrimonio y el éxito o fracaso en el matrimonio, en la vida conyugal?

Responde: Pbro. Ángel Espinosa de los Monteros, LC/ sacerdote conferencista, experto en temas de matrimonio y familia

Yo lo veo como muy peligroso porque todo lo que es la sexualidad es muy pasional, es una cosa muy hermosa, la inventó Dios, no la inventó el hombre, es procreativa, unitiva, es maravillosa, pero es tan intensa, es tan fuerte la experiencia, que cuando se tienen antes del matrimonio, muchísima gente descuida todo lo demás: ya no me doy cuenta cómo es la familia, cómo es su carácter, su capacidad de diálogo, de caer y de levantarse, de pedir perdón y de perdonar, de escuchar. Como que cuando empiezan con relaciones mal llamadas pre matrimoniales, la gente piensa que ya se encontró con el amor de su vida y ¡no!. Una cosa tan grande como es vivir con una mujer o con un hombre por 50 o 70 años, la decisión se tiene que tomar en frío. Cuando se toman decisiones al calor de las pasiones, muchísima gente se equivoca.

Yo a la gente le recomiendo que es muchísimo mejor esperar para que realmente te estés casando porque te estás enamorando de una persona, no invadido de sentimientos, de pasiones, que son muy buenos, y que a partir del matrimonio podras gozar de todo lo que ofrece el amor humano, que no es nada mas sexo, eso es una parte. Es la compañía, cuidarse, los hijos, la casa, la responsabilidad, acompañarse, divertirse, es algo muy grande, pero por eso hay que tomar las decisiones en frío.

¿por que dice que son mal llamadas pre matrimoniales?

El otro día una niña de 20 años vino a decirme que estaba teniendo relaciones prematrimopniales y yo le dije, pues ¡felicidades!, ¿te casas el sábado o qué?

y ella me dice ¡no! ¿cómo cree?, me faltan cuatro años, tengo 20, y le digo, entonces ¿por qué las llamas prematrimoniales?, ¡vaya espíritu de previsión que tienen!

95 por ciento de las relaciones pre matrimoniales se quedaron en pre, no llegaron a matrimoniales. Si dijeras, me caso dentro de un mes y me adelanté, porque fui a una fiesta y nos emocionamos, eso se podría llamar pre matrimonial. Pero 95 por ciento de las relaciones no son pre matrimoniales, son solamente relaciones sexuales.

 

  1. ¿Cómo aconsejas a tus hijos para que vivan castamente?, ¿puedes darnos algunos argumentos y ejemplos?

Responde: Cecilia Rodríguez/ Conferencista Vida Humana Internacional (esposa y madre de seis hijos)

Específicamente golpeándolos en la adolescencia, no creo que sea una sugerencia muy adecuada si no les damos un contexto. Los jóvenes son muy inteligentes, son muy inquisitivos, tienen una rebeldía natural a la autoridad, pero todo es positivo para nosotros y para la formación de nuestros hijos. Implica un poco de esfuerzo para los padres el identificar a cada uno de nuestros hijos en la etapa en la que se encuentran, y llevar una relación no de amistad, pero sí de paternidad con ellos, dándoles a conocer nuestros propios puntos de vista en una forma muy ordinaria. Si quiero que mi hijo sea casto, no voy a sentarme un día y decirle: ‘no tengas relaciones sexuales porque así te va a ir’, pero sí podría llevarlo desde pequeño en una plática ordinaria, hablando sobre el valor de su cuerpo,  sobre el valor de sí mismo, sobre el respeto a sí mismo y a los demás. En cosas muy concretas y muy ordinarias que les enseñamos a nuestros hijos desde que son pequeños, como decirles que no dejen que nadie se acerque a ellos cuando se están bañando, cerrar la puerta cuando se vista, usar la falda más larga, usar el escote más alto, no usar tal tipo de ropa, tener cuidado cuando se acerque a un chico o una chica. Veo a mis hijos jóvenes y veo que las chicas son más libres, se sienten más en confianza con los hombres, los abrazan, se les cuelgan del cuello. Siempre trato de recordarle a mis hijos que deben respetarlas, que no le gustaría que a sus hermanas las trataran así, que son chicos guapos y las chicas son guapas, que deberían de tener un límite en los espacios personales. Podemos hablar con nuestros hijos de una forma muy clara, muy directa, dándole pequeños tips sin saturarlos, ellos siguen siendo rebeldes, siguen tratando de imponer sus puntos de vista, pero son muy inteligentes. No debemos dejar de hablarles a las conciencias de forma ordinaria. Escuchando la música  que escuchan hoy suelo poner la letra, sentarme con ellos y ponerlos a que escriban la canción para racionalizar lo que están haciendo en forma involuntaria, y han decidido que es incorrecto, que atenta contra su propia castidad, contra la castidad de otros ese tipo de música, el baile que hacen y deciden dejarlo de lado. Pero si no les ayudamos a racionalizarlo, van a llegar a racionalizarlo pero quizá en 5 o 6 años y quizá con consecuencias que no tendrían que haber vivido.