Presencia

Hace dos semanas el gobierno municipal comenzó un programa especial para vigilar el centro histórico de la ciudad y sancionar a quien tire basura en esa zona.

De acuerdo a información publicada en medios de comunicación, inspectores de la Dirección de Servicios Públicos estarán vigilando la limpieza en el centro y a quien encuentren tirando basura, primero le apercibirán verbalmente. Pero si reinciden se aplicarán multas que van desde 754 a 7 mil 549 pesos, según la gravedad del caso, explicó el director de Servicios Públicos.
De acuerdo a las notas periodísticas, con estas acciones se buscará concientizar a los visitantes y comerciantes del Centro Histórico para que eviten tirar basura en la vía pública.
Por ello la pregunta de esta semana es:

 

¿Que opina del aspecto que presenta el Centro histórico en cuestión de orden y limpieza y si cree que tendrán efecto positivo las nuevas sanciones del municipio a quien tire basura en esa zona?

 

El centro histórico, a pesar de los esfuerzos que ha hecho el gobierno por mantenerlo limpio, sigue estando sucio. Los lunes en la mañana, luego de que ha pasado el fin de semana con tantas personas que lo visitaron, parece, muchas veces un muladar.

Me pregunto por qué los juarenses no cuidamos nuestra ciudad y por qué nos gusta vivir en el desorden. Veo, con tristeza, que muchas personas tiran la basura en las calles y si se sientan en una banca a comer pepitas, se levantan dejando alrededor un montón de cáscaras.

En el fondo descubro un problema de falta de educación, de civismo y de cultura en muchas personas que habitamos Ciudad Juárez. Se trata de un problema que viene desde la educación elemental que se recibe en la familia.

Celebro con alegría que el gobierno vaya a aplicar multas costosas para los negocios que tiren basura y para los transeúntes que la tiren en la calle. Es lamentable que solamente cuando se nos pegue en el bolsillo aprendamos a vivir en el orden.

También lamento que nuestro gobierno municipal haya permitido, en semanas pasadas, a tantos vendedores ambulantes convertir al centro en un tianguis de vergonzoso aspecto. Los vendedores de comida dejaron las calles manchadas de mugre y hasta tiraban la grasa por las alcantarillas.

Si queremos un centro histórico que sea orgullo de los juarenses, el gobierno debe hacer todo el esfuerzo por mantenerlo limpio, multar severamente a quienes lo ensucien y, nosotros, los ciudadanos, educarnos más para vivir con decoro y dignidad. Es cuestión de amor propio, de amor por la casa que habitamos los ciudadanos y autoridades.

Pbro. Eduardo Hayen/ párroco de Catedral

 

 

Te voy a decir la verdad, veo las fotos que llegan, tenemos un informe que nos llega de fotos que te indican cómo amanece el centro y cómo termina después de que ya se van todos los comerciantes. Tenemos el antes y el después…están limpias las calles y luego, esa noche, las calles están otras vez llenas de cajas, de basura…entonces tenemos que arreciar la campaña…Creo que definitivamente las multas funcionan. Duele más una patada en la cartera, que en la espinilla.

Aunado a eso, estamos en coordinación con la Dirección de Limpia y de Comercio para que identifiquen áreas con la cuestión de que los ambulantes no se pongan en cualquier lado. Y también en cuestión de ruido estamos en pláticas, porque hay mucha contaminación auditiva en esa área y afecta mucho a la gente: predicadores, bocinas a todo volumen…pero se tienen que respetar las normas, ajustarse a las reglas…

Queremos hacer una campaña, sobre todo conciencia con la gente, con los niños. Estamos buscando la manera de meter algo con mimos. Sabemos que al centro histórico hay mucha gente que va, y no sabe leer, entonces toda la campaña que traemos la queremos hacer muy gráfica, para que todos la capten, inclusive con el programa “pega tu chicle”, esa campaña nació como un proyecto, pero en universidades e iglesias nos estan pidiendo esos posters. Hace poquito levantamos un millón de chicles del centro histórico, entonces queremos hacer un programa de conciencia y estamos trabajando también en un proyecto para instalar contenedores de reciclado, pero si no hacemos un programa de educación, de reciclaje con los comerciantes y las personas que caminan en el centro de la ciudad, con algo gráfico, entonces los contenedores van a terminar los de plástico con orgánico y así, entonces tenemos que tener un plan aunado a una campaña educativa, sobre todo muy gráfica  porque a veces la gente capta más lo gráfico, aunque sepas leer.

Ing. Jurgen Ganser Carbajal/ Director de Ecología Municipal

 

En ese sentido el centro, por el número de personas que lo visitan, siempre ha sido un reto en lo que es el manejo de la basura. Se ha trabajado mucho en la remodelación del centro, pero uno de los elementos que definitivamente se tiene que trabajar más, es también en la educación y promoción de una cultura ambiental entre los locatarios, los dueños de los negocios, y también los visitantes al centro. La medida de imponer sanciones es una buena medida, en mi opinión, porque una persona que tira basura está causando un daño a todos los demás que visitamos el centro, y eso no es justo.

Sin embargo, esta medida de la multa no puede ir sola, tiene que ir acompañada con infraestructura, es decir, contenedores de basura estratégicamente colocados y adecuados para el tipo residuos que generan los transeúntes, la gente que va a visitar los negocios a las tiendas, que va a pasearse a la plaza. Entonces empezamos por los contenedores, luego seguimos por la promoción de una cultura del manejo adecuado de la basura, es decir, los mismos negocios deben de promover entre sus visitantes y sus clientes, y la autoridad también debe de promover que la gente deposite la basura en los contenedores adecuados. Entonces esta parte de la promoción de la cultura y luego, como una tercera etapa, las sanciones. Las puras sanciones por sí solas me parece que no ayudan mucho, pero deberán ser necesarias en algún momento.

Biól. Luis Carlos Salmerón/ Unión Social de Empresarios de México