Niños, adultos y jóvenes, todos por igual deben aprender del uso de las nuevas tecnologías y redes sociales, afirma sacerdote expositor del IV Simposium salesiano…

Ana María Ibarra

La escucha y acompañamiento a los jóvenes en el mundo digital, fue el tema del Sexto Simposium Salesiano impartido por el sacerdote salesiano Jesús Javier Llorente, originario de Madrid, España.

En su exposición, realizada el pasado miércoles 21 de febrero en el Cibeles, el padre Llorente compartió a través de proyecciones la manera en que ha ido cambiando el uso de la tecnología e invitó a los adultos a perder el miedo y adentrarse en este mundo.

Tiempo y espacio digital

Para el padre Jesús Javier, J.J. como es conocido, el espacio y el tiempo están cambiando con el uso de la tecnología y las redes sociales.

“Ya no tenemos que estar en el mismo lugar para relacionarnos. Los tiempos se han acortado, no podemos esperar llegar a casa para compartir alguna situación, lo hacemos al momento”, dijo el padre Llorente.

Añadió que en los últimos 10 años esta situación ha generado sensación de ansiedad y de estrés porque las personas quieren hacer las cosas muy rápido.

Dijo que este mundo digital va cambiando y cuando alguna persona no obtiene la actualización de algún celular o aplicación, llega a sentirse desfasado.

 

Lo positivo y negativo

Y aunque el sacerdote compartió que no todo es negativo, ha cambiado la forma en que la tecnología hace daño.

“Hay cosas que no son buenas en la red, está el ciber acoso, la ciber violencia de género, el control de parte de los hombres hacia la mujer a través del celular, el ciber bullying. Las parejas terminan por whtasapp, nos escondemos detrás de una pantalla, creemos que así nos duele menos”, expresó.

Y agregó: “Los jóvenes permanecen conectados todo el día. Las cosas han cambiado tan rápido que no hemos tenido tiempo de reflexionar. Estamos en una cultura del ruido y de la superficialidad, no hay tiempo para la oración, no se puede ver una película sin estar revisando el celular”.

Sin embargo, dijo, el mundo digital es bueno ya que se puede acceder a la información, se puede tener voz propia a través de un mensaje, y se crean comunidades de aprendizaje.

“Hay muchas cosas que los adultos pueden aprender de los niños y adolescentes. Eduquemos en las relaciones fuera y dentro de la red. Debemos enseñar a los niños y jóvenes a ser personas auténticas en la red. No somos personas distintas. Lo mismo que les decimos para cuidarse en el exterior, les debemos decir para cuidarse en la red”, exhortó.

No tener miedo

El padre Llorente exhortó a los adultos a no tener miedo del mundo digital, a no criticarlo ni juzgarlo, sino acercarse y aprender a utilizarlo.

“Hay tres pedagogías a seguir: la pedagogía de la alianza: aliémonos con los jóvenes, no tengamos miedo. Don Bosco decía “amen lo que los jóvenes aman”. La pedagogía de la confianza: generemos confianza en ellos, aprendamos de ellos. Y pedagogía de la esperanza: vamos a dar a los jóvenes esperanza en medio de este mundo digital”, compartió el padre Llorete.

Para finalizar el sacerdote motivó a los asistentes a adentrarse y disfrutar de la red, utilizar las mismas herramientas que los jóvenes, ir a su encuentro como Jesús se encontró con la Samaritana.

“Que el encuentro que tengamos dentro o fuera de la red no sean relaciones de indiferencia. Que sea un encuentro que transforma. No centrarse en uno mismo, sino abrirse al otro. Todos estamos aprendiendo, no tengamos miedo”.