Ana María Ibarra

“Sigue la Luz”, fue el tema que distinguió este año la Feria Educativa número XIII del Centro Educativo Multicultural Yermo y Parres (CEMYP), que se llevó a cabo el pasado viernes primero de junio en las instalaciones educativas.

El evento contó con la presencia de bienhechores y religiosas Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres de la comunidad de El Paso, Texas.

Luz para los alumnos

Con una fonomímica, estudiantes del centro educativo mostraron a los asistentes la manera en que CEMYP aporta bienestar a sus vidas. Esto a través del acompañamiento y de la guía de religiosas y docentes. Además de la oportunidad que se les brinca de aprender y crecer con talleres, deportes, disciplinas y actividades culturales.

Los asistentes quedaron maravillados con la alegría y participación de los niños y adolescentes, quienes, como el girasol, símbolo elegido para esta feria, giran buscando la luz del sol, la luz de Cristo.

“Hoy vemos girasoles en nuestra decoración que nos dicen la alegría de seguir la luz. Queremos ser luz para nuestros estudiantes en este espacio por el cual hermanas y profesores han luchado cada día. Gracias a quienes han apoyado y creído en esta misión”, dijo la religiosa María de Lourdes, administradora del plantel, para quien el CEMYP es un rayo de luz para guiar a los niños y jóvenes de aquel sector.

“Este rayo de luz pretende desprenderse de la luz que es Jesús nuestro Señor, verdadera luz del mundo”, agregó.

Enseguida, las religiosas y bienhechores hicieron el corte de listón para dar por inaugurada la XIII Feria Educativa CEMYP.  

Participación de los jóvenes

Cabe mencionar que los trabajos realizados por los alumnos de los distintos talleres en esta ocasión fueron mostrados a través de módulos instalados en el auditorio.

Costura, estética, pintura, ajedrez, carpintería, manualidades, literatura, son algunos de los talleres y actividades que tomaron los estudiantes del CEMYP y de los que presentaron trabajos finales.

Otros más como deportes, danza y música, fueron parte del programa que se presentó para deleite de los asistentes.

Como parte del gozo y la alegría de la familia del CEMYP, se contó con la participación estelar de la Banda Sinfónica del CEMYP, integrada desde el año 2013.

Los asistentes aplaudieron el esfuerzo y el trabajo de la banda que interpretó hermosas melodías exponiendo el talento de niños y jóvenes.

Para concluir el programa, se entregaron reconocimientos a las personas que han apoyado la loable labor de CEMYP.

Finalmente se invitó a los ahí reunidos a pasar por los distintos módulos para apreciar los trabajos de los alumnos, así como a degustar de algunos de los platillos que se tuvieron a la venta en el exterior.