Presencia

PALABRA Y TESTIMONIO DE LA IGLESIA CATÓLICA EN CIUDAD JUÁREZ

Local

Profesó votos perpetuos religiosa dominica

Ana María Ibarra

Con profunda alegría y gratitud, la hermana Ana Lilia Reyes realizó sus votos perpetuos como religiosa Dominica de la Doctrina Cristiana, el pasado 30 de junio.

Acompañada de sus hermanas de congregación, familiares, amigos y miembros de la comunidad, la consagrada dio gracias a Dios por su vocación con una misa de acción de gracias en la parroquia Santa Cecilia, donde nació su vocación.

Dispuesta a la voluntad de Dios

La misa fue presidida por el padre Ramiro Rochín, párroco de la comunidad, quien estuvo acompañado por el padre Arturo Veleta, párroco de Santa María de los Ángeles.

Después de que el padre Arturo Veleta proclamó el evangelio, la hermana Gloria Gil, superiora provincial, llamó a la hermana Ana Lilia por su nombre.

La religiosa se postró en el suelo y expresó: “Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad” como signo de su disposición a la entrega perpetua.

“Se han derramado tantas gracias en su persona: una comprensión de que la vida es mucho más que este mundo que nos rodea, más que un buen trabajo, dinero, conocer el mundo. Una inteligencia espiritual”, dijo en su homilía, el padre Ramiro sobre la hermana Ana Lilia.

“Dios cuando llama a una vocación especial no lo hace por méritos propios. La llamó porque Él quiso. Siéntase alegre y con un orgullo santo”, le dijo el sacerdote.

El padre Ramiro invitó a la hermana Ana Lilia a saber reconocer al Señor en la Liturgia, en la Eucaristía, en sus hermanas de congregación y en el prójimo.

“La invito a buscarlo donde quiera que el Amado se presente, con un amor completamente libre”.

 

Entrega

Al terminar la homilía, la hermana Ana Lilia hizo su profesión de votos perpetuos delante del sacerdote y de la superiora provincial, firmando enseguida el acta.

En un abrazo, la superiora le da la bienvenida a la congregación, y el sacerdote la bienvenida a la Iglesia.

En el ofertorio, los padres de la hermana Ana Lilia, ofrecieron a su hija, mientras ella expresó la fórmula de profesión perpetua.

Antes de concluir la celebración, el padre Arturo Veleta dirigió unas palabras a la religiosa:

“Además de felicitarle, quiero que, como comunidad, sigamos orando por la generosidad de las vocaciones. Usted ha podido responder con todas las dificultades que implica. Hay una esperanza grande de que existe un mundo mejor. Qué afortunado soy de conocer estas vocaciones entregadas al Señor”, expresó el sacerdote.

 

Cinco años

“Es algo indescriptible. Desde que el Señor me llamó decidí responderle y me ha bendecido abundantemente”, dijo la hermana Ana Lilia en entrevista con Presencia.

La religiosa compartió que después de un proceso de cinco años buscando el lugar donde el Señor la llamaba, ingresó a los 21 año a la congregación.

“Ingresé al postulantado el 25 agosto 2007, al año hice mi noviciado y mi primera profesión fue el 28 agosto 2010.

“Desde la primera profesión tenía la convicción de que era para siempre y así lo manifesté a las hermanas”, aseguró.

 

Frase…

“Quiero decir a las jóvenes las mismas palabras del Papa San Juan Pablo II: no tengan miedo. Cristo esta ahí en medio de las tinieblas, Él es la luz y nunca se va”.

Sor Ana Lilia, OP

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: