Ana María Ibarra

Con gran alegría y agradecimiento, 54 becados de Voluntarias Vicentinas recibieron lentes de parte de la familia Ramírez Ruíz, propietarios de Opticas Franklyn, quienes tienen lazos de unión con la familia Vicentina.

Hace algunas semanas, motivados por la espiritualidad de San Vicente de Paúl, propietarios de Optica Franklyn se acercaron a Voluntarias Vicentinas para ofrecer su apoyo con lentes para niños y jóvenes becados, que así lo requirieran.

El personal de la óptica acudió dos fines de semana a revisar a los 115 becados, de los cuales 54 requirieron anteojos.

Fue el sábado 12 de enero cuando la familia Ramírez Ruíz, encabezada por la señora Lala Ruíz, hija de quien fuera una gran vicentina, doña Ofelia Torres de Ruíz, hizo entrega de los lentes.

El evento se realizó en la Casa Vicentina, donde los beneficiarios recibieron instrucciones de cómo utilizar y cuidar sus lentes.

Margarita Hidalgo, encargada del programa de becas, agradeció a la familia Ramírez Ruíz por responder al llamado de apoyar a los más necesitados.

“San Vicente de Paúl nos encargó, como Voluntarias Vicentinas, extender el llamado e invitar a gente de buena voluntad a apoyar a los más necesitados. Ópticas Franklyn responde a esta invitación. Nuestro agradecimiento de todo corazón”, dijo Margarita.

Enseguida, las Voluntarias Vicentinas entregaron una placa de agradecimiento a Ópticas Franklyn, mismo que recibió la señora Lala Ruíz.

Servir, un don

Agradecida con Voluntarias Vicentinas, Lala Ruíz dijo:

“Tenemos que devolver un poco de lo que la mano de Dios nuestro Señor nos da, empezando por la vida. La vista es uno de los dones más grandes y hay que cuidarlo. Aprovechen sus lentes para su estudio. Reciban bendiciones a nombre de mi familia. Ayudar es algo que mi esposo siempre hizo. Esto es de corazón y con mucho cariño”, dijo Lala.

Por su parte, Alejandro Ramírez Ruíz compartió que Ópticas Franklyn este año cumplirá su 60 aniversario de haber sido fundada por su padre Juan José Ramírez, y una manera de celebrar es sirviendo a la comunidad.

“Estamos muy contentos, siempre buscando poner un granito de arena a nuestra comunidad que tanto nos ha dado. Aquí empezó esta gran empresa, estamos muy complacidos de haber podido otorgar lentes a 54 personas, a muchos de ellos les cambiará la vida y les servirá mucho para su desempeño”, dijo Alejandro.

Alejandro agregó que seguirán al pendiente de las necesidades de Voluntarias Vicentinas y de otros grupos vulnerables en la ciudad.

Compartir