Ana María Ibarra

Visiblemente contento, el padre Benjamín Eleazar Gaytán tomó posesión como nuevo párroco de la comunidad de Nuestra Señora de Lourdes el pasado 25 de junio de manos del señor obispo don J. Guadalupe Torres Campos.
El nombramiento de toma de posesión se leyó al inicio de la celebración por el secretario canciller, padre Jorge González.

Fe y servicio

Dentro de la liturgia, el padre Benjamín recibió de manos del señor obispo el libro del Evangelio, mismo que proclamó.

En su homilía, el obispo resaltó que el párroco es un hombre de Dios, que tiene una intimidad con Dios para enamorar al pueblo del Señor.

“La misión del párroco es santificar al pueblo. Mantener su fe que se transforma en servicio, a ejemplo del Buen Pastor. Dar la vida, entregarse cada día. Debe tener paciencia y delicadeza, amar para guiar a la comunidad”, dijo el obispo.

Para ello, agregó, el párroco necesita la fuerza del Espíritu Santo.

“Tenemos talentos, pero necesitamos al Espíritu Santo. Necesitamos la gracia de Dios. Hay que pedirla y recibirla”, expresó.

El obispo invitó al padre Benjamín y a la comunidad a dejarse guiar por la fuerza del Espíritu Santo en comunión.

Toma de posesión

Después de la homilía, se llevó a cabo el rito de toma de posesión, momento en que el obispo, acompañado del padre Julián Badillo, quien hasta ese día fue el párroco, entregó al padre Benjamín los lugares celebrativos.

La pila bautismal, el confesionario, el tabernáculo, el Altar y la sede, son los lugares sagrados del templo que el padre Benjamín recibió, para enseguida firmar el acta y dar su primer mensaje como párroco.

“Mi más sentido agradecimiento por estar aquí. A nuestra comunidad de Lourdes los felicito, está muy bonito nuestro templo, nuestra capilla”, fueron las primeras palabras del nuevo párroco.

El sacerdote se dijo agradecido con Dios por tantos buenos amigos, y contento por contar con la presencia de algunos feligreses de sus anteriores comunidades.

“Hace un mes no pensaba venir para acá, por lo tanto, deseo ser un don de Dios para ustedes y que ustedes lo sean para mí. Hace dos años fue un día muy triste porque me despedí de la parroquia Santo Niño, hoy es un día muy alegre por encontrarme en esta comunidad”, resaltó.

Recordando las palabras del obispo, el sacerdote dijo tener claro que su primera misión es ser un hombre de fe.

“Le doy gracias a Dios porque a través de tantas personas he crecido en la fe. Este mes estoy celebrando mis 21 años como sacerdote. En San Isidro fueron las primicias del sacerdocio, en Santo Niño mi primera juventud. Hoy en Lourdes el Señor quiere que entregue la experiencia del ministerio”.

El padre Benjamín agradeció al padre Julián por su trabajo en la comunidad y al final de la misa, la comunidad ofreció un sencillo pero fraternal convivio para su nuevo párroco.

El párroco que llega

Pbro. Benjamín Eleazar Gaytán

Nació el 16 de julio de 1967

Su vocación nació en la parroquia Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Los sacerdotes Ignacio Villanueva y Javier Gómez, fueron su inspiración

Ingresó al Seminario en septiembre de 1988

Su ordenación sacerdotal fue el 4 de junio 1998

Recién ordenado fue vicario parroquial en el Sagrado Corazón de Jesús y luego en San Judas Tadeo

Fue párroco por primera vez en San Isidro Labrador en el Valle de Juárez, por tres años.

Párroco en Santo Niño de Atocha por 15 años

Formador en el Seminario dos años

Dio clases en el Seminario y en el Insrtituto de Teología por cinco

Fue asesor de Caballeros de Colón

Fue asesor del MFC sector Santo Niño

Es responsable del Instituto del diaconado permanente

 

Frase

“Vengo con alegría. El encuentro con la comunidad es más enriquecedor, más gratificante, me llena de mayor gozo, me gusta el terreno abierto. Soy un hombre de andar por los caminos”.

Pbro. Benjamín Gaytán

 

La parroquia que recibe

Nuestra Señora de Lourdes

Es una comunidad madura, con casi 53 años de parroquia.

Hasta hace cuatro años, era la más pequeña de la diócesis.

Con la adhesión de la capilla Jesús, Hijo de María se amplió el territorio parroquial.

Su territorio comprende las colonias Galeana, Nueva Galeana y Tiradero municipal. Su territorio llega hasta una cuadra antes de la curva de la Avenida de los Aztecas.

El área de la capilla es más grande que el territorio original de la parroquia.

La parroquia cuenta con muchos jóvenes en Confirmaciones y se está retomando la pastoral juvenil.

Los matrimonios que sirven en la parroquia tienen un camino espiritual estable.

La mayoría de las personas en el entorno del territorio, son personas dedicadas al comercio, la industria, la obra, y muchas amas de casa,

La problemática tiene qué ver con la indiferencia de personas externas. Quienes no participan, no se acercan.

En sus alrededores se encuentran asentados más de 20 templos de sectas como Luz del Mundo, Testigos de Jehová, Pentecostés, Evangélicos y Adventistas.

 

“Fue una comunidad maestra. Ha tenido grandes sacerdotes que han dejado una huella muy grande. Me ha permitido formarme en la enseñanza, en la predica, en la caridad, en el servicio. Le agradezco a Dios que me haya permitido haber vivido mi ministerio en esta parroquia”.

Pbro. Julián Badillo

Compartir