Presencia

PALABRA Y TESTIMONIO DE LA IGLESIA CATÓLICA EN CIUDAD JUÁREZ

Local

Recibió asombroso milagro de Conchita Armida, futura beata

El hombre cuya sanación de esclerosis múltiple permitirá la beatificación de la Mexicana Concepción Cabrera de Armida presentó su testimonio en la vecina Diócesis de El Paso y lo compartieron en Ciudad Juárez…

 

Ana María Ibarra

Por intercesión de esta mexicana que se convertirá en la primera ama de casa en ser elevada a los altares, Jorge Treviño fue sanado de esclerosis múltiple, enfermedad que deterioró su cuerpo casi hasta el extremo, y hoy es prueba del milagro obrado por Concepción Cabrera de Armida.

El hombre, originario de Monterrey, Nuevo León, ha viajado a distintos lugares de la república para dar su testimonio de sanación por intercesión de Conchita Cabrera.

Convencido de que su caso debe conocerse, el pasado domingo 13 de enero Jorge se presentó en la Diócesis de El Paso (Texas) para compartir su historia ante integrantes de la espiritualidad de la Cruz y fieles en general.

 

Su encuentro con Conchita

Jorge compartió que él no conocía la espiritualidad de la Cruz ni a Conchita, pero un familiar le regaló una fotografía de Concepción Cabrera de Armida cuando iba a iniciar un tratamiento para buscar una mejoría de su esclerosis. Ya sus manos estaban deterioradas, tenían muchos desgarres y los médicos decían que sólo las inyecciones podrían ayudarle.

“Mis pies estaban como los de bailarinas de ballet, fijos de punta, mi mano estaba toda paralizada. No aprendí a orar, pero recordaba a mi abuelita que me dijo que si no sabía orar al menos en la mañana diera a Dios gracias por este día, y en la noche por las experiencias que tuve”, compartió Jorge en su testimonio.

Agregó que cuando le regalaron la foto de Conchita, le comentaron que estaba en proceso de beatificación y que sólo esperaban un milagro por intercesión de ella.

“Cuando miraba la foto le dije a mi esposa que no se enojara, pero que los ojos de Conchita eran muy bonitos y me estaba enamorando de ella. En las noches le decía: Conchita, como tú necesitas un milagro para ser beatificada y yo necesito ser sanado. Si tú intercedes y le pides a Dios el milagro que yo necesito tu podrás ser santificada”, compartió.

Desde entonces, dijo Jorge, su oración hacia Conchita era mirar su foto y decirle: “Conchita: una y una”.

Asombroso milagro

Una noche, explicó Jorge, se fue a dormir pensando en que, por su enfermedad, cada día se convertía en un peso para su esposa.

“Mi esposa estaba triste porque no me recuperaba y cada día se complicaba más mi enfermedad. Me sentía desesperado”, expresó.

Esa noche Jorge durmió desesperanzado, pero siempre con el cuidado de su esposa.

“Tuve un sueño donde miré que estaba en un jardín grande y una mujer me habló. Era la voz de Conchita que me dijo: ¿en qué quieres que te ayude?, le pedí que intercediera a Dios por mi porque ya estaba cansado de sufrir y no quería ver sufrir a mi esposa ni a mis hijos”, añadió.

Jorge nunca le pidió a Conchita que lo sanara, él pensaba que, si era necesario, Conchita le pidiera a Dios que ya lo recogiera.

“En ese sueño escuché que ella comenzó a rezar la oración del Padre Nuestro, lo que Jesús le dijo a sus apóstoles cuando ellos le piden que los enseñe a orar. Como no sabía orar, recordé que esa era la única oración que yo sabía”.

La esposa de Jorge vio que él se empezó a mover y escuchó que oraba el Padre Nuestro. En ese momento la fotografía de Conchita, que Jorge tenía en su pecho, comenzó a moverse por todo su cuerpo sin que nadie la moviera y su cuerpo fue volviendo a su estado normal. Todo esto quedó documentado y grabado por la esposa de Jorge.

 

Su misión

Después de esta experiencia, Jorge y su esposa acudieron al médico que lo estaba tratando, y éste no podía creer lo que veía. Incluso creyó que su paciente había acudido con otro médico.

A partir de ese momento, Jorge se puso en contacto con los Misioneros del Espíritu Santo, quienes lo invitaron a visitar la casa donde vivió Conchita, en San Luis Potosí.

Acudió al huerto de esa casa, donde Conchita se encontraba con Jesús en experiencias místicas de oración. Y en el momento en que llegaron al huerto, Jorge lo reconoció como el lugar de su sueño, explicó en su testimonio.

“Los Misioneros del Espíritu Santo tomaron este hecho como milagro y lo propusieron a la Santa Sede. Esto es todo un proceso de años, y me desesperaba que no se resolviera. Se llevaron más de 16 mil páginas, entre estudios de archivos de médicos, reportes de enfermeras de todos los años que estuve enfermo y donde señalaban que mi enfermedad no tenía cura”, explicó.

En la documentación, se aclara que Jorge fue sanado por la relación que tuvo con Dios gracias a la intercesión de Conchita.

“Dios usa instrumentos, como Conchita, para hacernos entender que el manifiesta su gracia y que gracias a su intercesión muchos pueden recibir bendiciones. Hoy ha crecido mi amor por la oración. Entiendo que Dios tiene algo más para mí, que es una misión y a través de este testimonio lo tengo que revelar a los demás para que sepan que la cruz del apostolado es un medio para santificarse”, finalizó.

Jorge siempre lleva consigo una Cruz del apostolado. Estará presente en la misa de beatificación de Concepción Cabrera de Armida, el 4 de mayo, en la Basílica de Guadalupe, donde dará su testimonio.

 

Piden oraciones por canonización

En entrevista con Periódico Presencia, el padre Armando Hernández, Misionero del Espíritu Santo explicó algunos aspectos del proceso de beatificación de Concepción Cabrera de Armida.  Dijo que el proceso tardó aproximadamente entre 4 y 5 años pues se tuvo que revisar, entrevistar a cada médico, y hubo un congreso con los miembros de la Santa Sede que están a cargo de las causas de los santos.

“Debúa haber una votación unánime de que la sanación de Jorge es un milagro de Dios, algo sin respuesta, algo divino. Hasta el momento, es el único caso conocido y documentado de un milagro por intercesión de Concepción Cabrera de Armida”, dijo el sacerdote, quien impartió una charla sobre la Espiritualidad de la Cruz en la Parroquia Jesús El Salvador.

El padre Armando dijo que la Familia de la Cruz, fundada por Conchita, pide a la comunidad oraciones a Concepción Cabrera de Armida para que interceda ante Dios, se llegue a encontrar otro milagro y pronto sea canonizada y declarada santa de la Iglesia.

 

Frase…

En la documentación, se aclara que Jorge fue sanado por la relación que tuvo con Dios gracias a la intercesión de Conchita.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *