Por primera vez, la Diócesis de Ciudad Juárez fue sede del Encuentro de Comisiones Diocesanas para la Pastoral Litúrgica, organizado por la Dimensión Episcopal de Pastoral Litúrgica.

 

Ana María Ibarra

Noventa agentes de pastoral provenientes de distintas diócesis del país participaron en el 42 Encuentro de Pastoral Litúrgica, realizado en Ciudad Juárez del 30 de julio al 2 de agosto y dirigido responsables diocesanos de la pastoral litúrgica junto con sus equipos.

Los temas y talleres impartidos estuvieron enfocados a las celebraciones litúrgicas en el proceso para la iniciación a la vida cristiana.

 

Tema y objetivos

El padre Luis Arturo Guzmán Ávila, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Pastoral Litúrgica y de la Dimensión Episcopal para la Pastoral Litúrgica, dijo en entrevista que el objetivo principal del encuentro fue profundizar en el proceso de la iniciación a la vida cristiana desde el punto de vista de las celebraciones.

“Mediante signos, oraciones, ritos, la gracia de Dios actúa en una persona que va a introducirse cada vez más al Misterio Pascual de Cristo en este proceso de iniciación a la vida cristiana, que culmina con la recepción de los sacramentos”, dijo el padre Arturo.

Agregó que estos encuentros son formativos para quienes se van integrando en esta responsabilidad diocesana, pero también de comunión y para compartir experiencias.

“Estos encuentros quieren ser un momento de inducción. Que quien asume la responsabilidad a nivel diocesano pueda verdaderamente ayudar al obispo a caminar en la línea de su cargo y como una única Iglesia. Las diócesis que llevan un mayor avance puedan orientar a quienes se están introduciendo en este trabajo”, dijo.

Y aseguró que en la Iglesia de México se busca partir de los elementos con los que se cuenta, para profundizarlos y aprovecharlos.

“Soy originario de la Ciudad de México pero me crié aquí en Ciudad Juárez, mi iniciación a la vida cristiana fue aquí. Es una Iglesia local con mucha riqueza. Sigan echándole ganas y con los procesos de iniciación se formen cristianos comprometidos. Juárez necesita testimonio de vida cristina en medio de la realidad que está viviendo”, compartió el sacerdote.

Gran respuesta

Como secretaria adjunta en la Conferencia Episcopal de la Pastoral Litúrgica, la hermana Adriana de Jesús Romero, Pía Discípula del Divino Maestro habló en entrevista sobre el interés de los obispos por lograr lazos estrechos de unidad entre las diócesis del país, para trabajar en los procesos de formación litúrgica.

“Me quedé sorprendida porque, por la distancia, teníamos el temor que nadie vendría, pero nos ha sorprendido el esfuerzo y participación de los comisionados. He visto la participación de laicos y me da gusto, porque nuestros pastores son pocos y contando con laicos se puede llevar adelante eventos como este”, dijo la religiosa.

Lamentó que las religiosas no estén tan cercanas a la liturgia, pero agregó que desde la catequesis hay un gran aporte de parte de la Vida Consagrada.

“Falta más apasionarnos de la liturgia, involucrarnos como consagradas. En nuestra congregación tenemos pocas vocaciones y nos hemos cuestionado porque nuestro carisma es la Eucaristía, el sacerdocio y la liturgia”.

La religiosa atribuyó la falta de vocaciones a que, quizá, anteriormente su congregación no explotó el carisma por el temor de no estar formadas en la liturgia.

“Ahorita somos dos hermanas que hemos estudiado la licenciatura y estamos colaborando en los diplomados compartiendo ese amor a Cristo celebrando con dignidad su misterio pascual. Y no perdemos esperanza que lleguen más jóvenes amando la liturgia e ingresen a la congregación”, expresó.

Deseo de participación

Agradecido con la Diócesis de Ciudad Juárez por recibirlos en este encuentro, Monseñor Víctor Sánchez Espinoza, arzobispo de Puebla y responsable de la Comisión de Pastoral Litúrgica, compartió en entrevista que en estos más de 40 años de reuniones nacionales han ayudado a que las comisiones se actualicen a través de los distintos temas.

“La liturgia siempre es un tema que los sacerdotes y laicos trabajan con mucho cariño. Cuando un laico tiene un tiempo de formación, para hacer algún apostolado se va a la liturgia, que cuenta con la riqueza de la piedad popular y sobre todo de la Eucaristía.”, expuso.

“Cada vez hay más disponibilidad para participar, hay más interés entre los laicos. Estas comisiones de las diócesis van y las reproducen entre sus laicos, en sus parroquias”, dijo.

Y sobre su estancia en Juárez afirmó: “Nos sentimos acogidos, muy contentos. Mi saludo, mi cercanía con mi buen amigo don José Guadalupe, con el presbiterio y nuestro agradecimiento por este apoyo para realizar este encuentro en Ciudad Juárez”.

Celebró don Guadalupe misa de inicio

El martes 31 de agosto, los asistentes al encuentro acudieron al templo de Catedral para participar de la celebración eucarística presidida por el obispo diocesano, don José Guadalupe Torres Campos.

A la luz del evangelio, que narró la parábola del sembrador, monseñor Torres reflexionó sobre el trabajo que se inició en el Encuentro, donde, dijo, se habló del kerigma, la evangelización, y la iniciación cristiana.

“Sin embargo hay retos, dificultades. La cizaña se manifiesta de muchas maneras, en ignorancia, apatía, indiferencia. Estamos en un encuentro nacional porque el Señor nos trajo. Quiere que recibamos la palabra, que sigamos trabajando, que no nos dejemos vencer por la cizaña. Que el Señor nos dé su gracia para trabajar y producir abundantemente”, dijo el obispo.

Después de la celebración, los asistentes al encuentro disfrutaron de una linda velada en el atrio de la Catedral, donde degustaron una rica cena mientras compartían sus experiencias del encuentro y escuchaban bonitas melodías.