Ana María Ibarra

Por segundo año consecutivo, la Pastoral Universitaria realizó el Encuentro Universitario Católico dirigido a estudiantes y maestros universitarios, en esta ocasión con el tema del aborto, desde el enfoque de la defensa de la vida.

El tema, abordado desde dos perspectivas, ética y científica, se tituló Fundamentos del inicio de la vida.

“La misión de Pastoral universitaria es balancear la fe y la razón, y nuestro objetivo es tocar temas actuales para mostrar la perspectiva de la Iglesia Católica”, dijo Juan Carlos Balderrama, coordinador.

Valor de la vida

El primer ponente fue el padre Juan Carlos López, quien habló sobre el valor de la vida desde el aspecto ético y teniendo como eje el valor trascendental de la persona.

“La vida tiene valor por sí misma, tiene derecho a ser vivida”, dijo el padre Juan  Carlos.

Ante algunas preguntas de parte de los asistentes, el sacerdote explicó que la bioética católica refiere que se debe suprimir el sufrimiento, pero no a los sufrientes.

“Para respetar la vida simplemente basta que sea vida humana. El valor ahí radica, no sólo en las circunstancias. Cuando contemplamos que la vida encuentra su valor en lo económico pierde su sentido porque le quitamos el valor”, expresó el sacerdote.

 

Seres vivos

Por su parte el biólogo Luis Carlos Salmerón habló sobre el inicio de la vida y la manera en que se construye un ser vivo, su interacción con la materia y la energía, su proceso de cambio permanente.

“La vida empieza cuando empieza a moverse, y termina cuando se detiene”, dijo al hacer referencia a personas pro aborto que argumentan que un óvulo fecundado no es un ser vivo.

Y agregó: “Somos resultado de la información genética y el entorno que nos toca vivir. Un ser empieza cuando el material genético se combina. No tiene lógica decir que un embrión no es un ser vivo”.

Ante las nuevas ideologías y pensamientos, el maestro dijo que dentro del paradigma científico, la verdad es única.

“Puede ser distinta opinión, pero la verdad es única. Muchas veces queremos que la verdad se adapte a nosotros, pero las leyes de la naturaleza nos indican que el ser humano empieza en la unión de dos materias, ahí empieza una materia diferente”, explicó.

“La vida tiene un inicio, no hay saltos. La vida no surge de la nada, es todo un proceso que inicia cuando se juntan dos células”, finalizó.

Para concluir este encuentro, los asistentes tomaron un refrigerio mientras compartían lo expuesto en las ponencias.