Presencia

Jóvenes del grupo JUCLA (Juventud Claretiana) participaron en una marcha peregrinación por el sector parroquial, para recordar y promover la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa Francisco para que se celebre todos los años en el domingo anterior a la Fiesta de Cristo Rey.

La marcha, que se realizó el pasado domingo 7 de enero, fue convocada por el equipo de Pastoral Social de la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, ubicada al norponiente de la ciudad, la cual es atendida por sacerdotes misioneros claretianos.

“Este espacio fue un momento para reflexionar, a través de frases del Papa y de diferentes signos sobre el hecho de que «La pobreza es fruto de la injusticia social» y que ante esa realidad, nosotros no queremos hacer caso omiso porque «El pecado más grande es la indiferencia ante los pobres»”, dijo el hermano Cristóbal García, misionero claretiano.

Formar conciencia

El contingente se reunió al mediodía en la capilla Corazón de María y los participantes mostraron pancartas con frases como «La pobreza tiene el rostro de mujeres, hombres y niños explotados, pisoteados por la lógica del poder y el dinero».

Durante la peregrinación, los jóvenes y agentes de la pastoral social entonaron cantos animados por el coro “24 de marzo”.

Luego participaron en una Eucaristía celebrada en la misma capilla, donde se presentaron algunos signos de la realidad que viven los pobres: los tenis de los migrantes, las herramientas de trabajo de las maquiladoras, los niños y niñas como fuente de esperanza y una manta con rostros de mujeres desaparecidas.

“Esto debido a que en nuestra ciudad nos faltan 106 mujeres que se encuentran desaparecidas, la mayoría son jovencitas que viven en colonias populares pertenecientes a nuestro territorio parroquial, como en Riveras del Bravo y Sauzal”, dijo el hermano Cristóbal.

En el evento se ofreció también un detalle  a la ‘madre Tierra’, «saqueada día a día por la codicia de la riqueza para unos cuantos»”.

Así, con gran emotividad concluyó la celebración que intenta ser “una voz de esperanza y solidaridad con todas los hombres y mujeres que cada día viven los estragos de la injusticia social y una toma de conciencia de los dolores de la realidad social, en la que nuestro Dios, encarnado en niño frágil y débil, camina con nosotros los pobres”, concluyó el religioso.

Para saber…

La Jornada Mundial de los Pobres fue instaurada por el Papa Francisco al final del Año de la Misericordia (2016). Se celebró por primera vez el pasado 19 de noviembre de 2017 y tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Se celebrará el domingo previo a la Fiesta de Cristo Rey.