Ana María Ibarra/ Claudia Iveth Robles

Ante los casos de pedofilia por parte de sacerdotes católicos que han causado no sólo escándalo en la Iglesia, sino también dolor en sus integrantes, párrocos locales hicieron una reflexión de estos hechos mostrando su sentir como parte del clero católico, pero también como seres humanos a quienes les duelen tanto las víctimas, como el pecado de sus hermanos.

 

Padre Amadeo Ruiz/Decanato La Sagrada Familia

Es un tema al cual se ha dado una difusión muy extensa, de tal manera que me he llegado a preguntar: ¿Realmente a quién beneficia todo esto?

Los objetivos no parecen ser proteger a quienes han sufrido abuso de parte de clérigos, pues cada vez se conoce que los abusos de este tipo, son más numerosos los cometidos por otras personas. Se conoce de resultados conseguidos por quienes han hecho investigaciones serias y de lo que se encuentra abundante y concreta documentación, pero de ello se habla muy poco o nada.

Sin embargo, este no sería el punto importante, pues, aunque fuera un solo caso comprobado de abuso, bastaría para experimentar vergüenza y dolor. Pero cuando se conoce de casos como el que se llevó en una ciudad de España, en donde se acuso a cuatro sacerdotes y, la acusación fue tal hábilmente presentada, que se le dio seguimiento puntual y hasta meticuloso durante tres años, durante los cuales, todos los sacerdotes a quienes implico la denuncia, hecha por un joven, pasaron por las mas impensables vejaciones, de rechazo de parte de la gente del colegio del cual era trabajador aquel joven, de la gente de la ciudad y de todos quienes conocieron del caso, para que, pasados esos tres años, el joven, al no poder más, confesó que había sido una calumnia.

Después de ello, la pena consistió en que tal muchacho pagara los gastos del juicio.

¿Y todo lo que llaman daño moral, que fue infligido a los sacerdotes? Creemos que son de los bienaventurados, por haber sufrido todo ello por la verdad al ser víctimas de una horrible calumnia. Con todo, de la aclaración y pruebas de inocencia de ellos, prácticamente se guardo silencio. 

Insisto, no debe ser tolerable ni siquiera un caso comprobado, pero: ¿Por qué ese odio hacia la Iglesia?

A veces, sólo me queda una conclusión, se nos está instando a vivir con radicalidad el Evangelio y, en nuestro caso, el ministerio sacerdotal, para que, si en algún momento somos alcanzados por estos ataques de odio, podamos mantener la frente elevada al cielo y confiar el juicio a Dios.

 

Se nos está instando a vivir con radicalidad el Evangelio y, en nuestro caso, el ministerio sacerdotal, para que, si en algún momento somos alcanzados por estos ataques de odio, podamos mantener la frente elevada al cielo y confiar el juicio a Dios.

 

Padre Freud Cuellar/ Decanato Cristo Sumo y Eterno Sacerdote

Pienso que los medios de comunicación siempre han jugado un papel muy importante, más en estos tiempos, y que de una manera muy positiva se puede informar de todo pero también, entendemos que a veces se puede manipular hacia otros intereses. La gente debe ser crítica, analítica,

Entendemos que la Iglesia ha tenido un papel importante en la sociedad, un papel de servicio, de entrega, de enseñanza, de santificación, creo que eso es importante mantenerlo, aunque se levanten voces que quieran generalizar, errores que pudieran haber en la Iglesia. Porque es importante entender que en la Iglesia siempre sigue obrando con la intención de hacer las cosas bien, de servir. Lo vemos aquí en Juárez, en el hospital psiquiátrico, en el asilo de ancianos, Ciudad del Niño, en el orfanatorio, acciones siempre a favor de los demás.

No se debe de perder esta idea porque, la intención de quienes nos consagramos a Dios siempre es servir, no servirnos, y que en un momento dado se manejen escándalos, o se suscite alguna situación, no es justo generalizarlo. El papa Francisco lo ha hecho en su momento pedir perdón por los errores, pero no dejar de ver las virtudes que la Iglesia a través de tantos años ha llevado a cabo, una gran cantidad de evangelización de niños, jóvenes, matrimonios y que continuamos trabajando en eso.

 

…Que en un momento dado se manejen escándalos, o se suscite alguna situación, no es justo generalizarlo…

 

Padre Agustín Navarro/ Decanato Jesucristo Sol de Justicia

Es una de las cosas que cualquier cosa que sea mala, para quien sea, hay que tener ese principio, que nadie es bueno, que todos cometemos muchos errores. Sí, dentro de la Iglesia se cometen errores, lo que cuesta más es saber que se tiene que ser mejor que los demás.

A mí me ha llamado mucho la atención cuando se nombran ministros de la Eucaristía se les dice que sean mejores que los demás, porque van a ser ministros, más debería ser para un sacerdote, que tiene que cambiar y encontrarse, que hay veces que hay que corregir.

Se debería meter el orden en el Seminario desde ahí ir poniendo los valores en los muchachos, y que cualquier cosa que suceda dentro del Seminario se debería de hablar, de decir. Es difícil, pero que también se haga. Debe ser desde ahí el principio y cuidar mucho el Seminario.

 

Se debería meter el orden en el Seminario desde ahí ir poniendo los valores en los muchachos, y que cualquier cosa que suceda dentro del Seminario se debería de hablar, de decir…

 

Padre Benjamín Cadena/ Decanato  Nuestra Señora del Carmen

Es un tema que merece reflexión, especialmente por los hechos que hemos conocido, que en primer lugar hemos de decir que son un dolor para la Iglesia, porque se han cometido y los causantes son personas que tienen autoridad en la Iglesia.

En el Magisterio de la Iglesia la palabra “escándalo” es definida como actitud o comportamiento que induce a otra a hacer el mal, y que incluso puede ocasionar la muerte espiritual, hace un daño grave o profundo al hermano y en la Iglesia como estamos unidos por la sacra mentalidad del Bautismo eso daña profundamente el Cuerpo de Cristo.

Volviendo a la palabra “escándalo” su raíz etimológica es “scandalum” y el significado que se le encuentra es “rocas que apenas afloran al mar, y que hacen encallar y naufragar a los navíos o que dificultan un camino”.

La metáfora ayuda para captar la gravedad, por que estos escorios pueden echar a la borda un viaje.

Es una sola conducta que hace caer a otros, que los induce al mal, esto también llama la atención del Señor Jesús, cuando denuncia que hay acciones dignas de que, los sujetos que los cometen, sean hundidos en el mar y jalados por una piedra porque ofenden al prójimo e incluso pueden ocasionar un daño severo o una muerte espiritual.

¿Cómo reaccionar ante los escándalos? En primer lugar somos invitados a evitar todo tipo de escándalos, llevando una vida acorde a nuestra opción cristiana católica, y todos podemos colaborar, somos laicos, religiosos, católicos.

Es también ante un obstáculo, saltar o  no caer en la trampa, somos no solamente solidarios porque participamos de la familia humana, sino que en la Iglesia somos hermanos, aunque el escándalo afecta el cuerpo de Cristo, todos tenemos que buscar medios para sanar ese cuerpo de Cristo y la espiritualidad tiene medios para reparar, para subsanar por las daños cometidos incrementando la caridad especialmente.

Esta sería mi opinión y que esto nos haga reflexionar en positivo para ver qué Dios quiere de nosotros.

 

Somos no solamente solidarios porque participamos de la familia humana, sino que en la Iglesia somos hermanos, aunque el escándalo afecta el cuerpo de Cristo, todos tenemos que buscar medios para sanar ese cuerpo de Cristo y la espiritualidad tiene medios para reparar, para subsanar por las daños cometidos incrementando la caridad especialmente.

 

Padre Antonio Cerda / Decanato del Espíritu Santo

Lo primero es entrar dentro del misterio mismo de la Iglesia. Podemos tomar la parábola del trigo y la cizaña, la parábola se ve por una parte el dueño del campo siembra buena semilla, pero luego llega el enemigo y siembra cizaña, empieza a crecer el trigo y la cizaña junta, y viene el reclamo de los agricultores que no sembraste buena semilla. La buena semilla se sembró pero vino un enemigo y sembró cizaña. A lo cual dice ¿Quieres que arrancamos la cizaña? ¡No!! Porque al arrancar la cizaña pueden arrancar también el trigo, entonces dejan que crezcan juntas y ya después se separaran.

La Iglesia es así, hay de todo: entra el misterio de la gracia que se derrama en todos y cada uno de nosotros y cómo respondemos a esta gracia.

Ahí está el misterio del don por parte de Dios nuestro Señor pero también está el misterio de la libertad, por cada uno de nosotros respondemos al misterio de la gracia de forma diferente.

Entre los mismos apóstoles  hubo un Judas, Cristo llamó a todos, dio la gracia a todos, sin embargo Judas traicionó. En el momento de la prueba todos corrieron, el único que se quedó ahí fue Juan.

Si nosotros lo vemos dentro de la historia de la Iglesia, ya desde el comienzo existen, por una parte la fidelidad o la infidelidad y esta última es escandalosa, porque ¿cómo entender el misterio de Cristo cuando llama a los 12 apóstoles con un Judas que lo traiciona?

Si tú tienes una misión dentro de la Iglesia, carácter sacerdotal, tienes la misión de ser sacerdote, profeta  y rey, tú tienes que ser fiel a la palabra de Dios, actuar conforme a la Palabra de Dios y ser pastor conforme a la misión que has recibido.

Si tú estas induciendo a una persona, aún dentro de tu misión pastoral, y te aprovechas de tu posición como autoridad para corromper o inducir a otros al pecado, ¡es gravísimo!

No se puede justificar a ninguna persona que haya incurrido en ese tipo de cosas, y de hecho en el Derecho Canónico se distingue muy bien el tema moral, o el tema jurídico o delito, y el delito se castiga.

Si hay un delito tiene qué perseguirse, hay tribunales eclesiásticos que juzgan los delitos eclesiásticos y además si tiene un carácter civil, también tiene que juzgarse civilmente con la penalidad que implica el juicio de la ley civil.

Si nosotros lo vemos dentro de la historia de la Iglesia, ya desde el comienzo existen, por una parte la fidelidad o la infidelidad y esta última es escandalosa, porque ¿cómo entender el misterio de Cristo cuando llama a los 12 apóstoles con un Judas que lo traiciona?